NoticiasTrabajo logo Casas prefabricadas para los afectados por el Volcán de La Palma

Casas prefabricadas para los afectados por el Volcán de La Palma

El Gobierno de Canarias estudia comprar casas prefabricadas con carácter urgente para las familias afectadas por el volcán de La Palma.

Casas prefabricadas para los afectados por el Volcán de La Palma
Trini Rodríguez
Trini Rodríguez
Actualizado a:

El consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda, Sebastián Franquis, del Gobierno de Canarias ha anunciado que se baraja la posibilidad de comprar casas prefabricadas para las personas afectadas por la irrupción por el volcán de La Palma que en las últimas dos semanas han visto sus hogares destruidos por completo o afectadas por la lava. 

La fugacidad en el particular proceso de fabricación y posterior montaje que caracteriza y aventaja a las casas prefabricadas respecto al inmueble tradicional las convierte en ideales ante la urgencia y provisionalidad de la medida. Compuestas por módulos previamente confeccionados, se trasladan fácil y directamente para su montaje en un corto periodo de tiempo, fijado en torno a los 18 días.

En este sentido, el consejo de administración de Viviendas Sociales de Canarias (Visocan) aprobará mañana su compra como ayuda extra junto a la de un primer paquete de 18 pisos, que serán acondicionados y podrían ser habitados en un plazo de una semana o diez días.

En cualquier caso, el objetivo es llegar a las 107 a lo largo de este mes de octubre y hasta poco más de 200 hasta final de año como respuesta a las casi 700 familias que se han visto directamente afectadas por la irrupción volcánica del volcán en la isla de La Palma desde que diera comienzo el pasado domingo, 19 de septiembre de 2021.

Terreno urbanizable para las casas prefabricas en La Palma

A pesar de todos los esfuerzos llevados a cabo por el Gobierno de España junto al de Canarias, uno de los mayores problemas que se plantean hasta el momento tiene que ver con dónde ubicar este tipo de construcciones prefabricadas. Cabe destacar que existen graves problemas sobre el terreno urbanizable que ha limitado la lava, aunque donde sí sea propicio, el Gobierno insular “está en condiciones” de establecer ya este tipo de viviendas.

Esto marcará el lugar de ubicación de las mismas, por la imposibilidad de establecerlas en cualquier sitio. Sin embargo, la idea es que las viviendas, ya sean tradicionales o prefabricadas, se ubiquen en los tres municipios más afectados: Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte. Siendo esta última localidad la que reciba, por orden de urgencia, los primeros 18 hogares. Además, también se prevé que esa cifra global de 200 los habrá situado en otras partes de la isla. 

Una solución provisional

Completar el proceso de regeneración de todas las viviendas afectadas llevará años”, afirmaba la alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García. “Lo más importante es transmitir a las familias que se han quedado sin esa primera vivienda que van a tener un techo donde estar, y quizá de forma temporal tengan que ir a otro sitio".

Aparte de su rapidez de construcción y montaje, la versatilidad y movilidad de las casas prefabricadas va a permitir al gobierno canario adaptarse a las particularidades urbanísticas y de licencia de construcción de las viviendas modulares, que necesitan un suelo urbanizable y que sea, al menos, un 20% mayor que los metros cuadrados de la vivienda. Y también la posibilidad de añadir módulos una vez construidas, por si se quisiese reciclar su uso para otra función que no fuese la vivienda, o incluso cambiarlas de ubicación.

La lava amontonada tras su solidificación, que ha arrasado infraestructuras de soporte básico como telecomunicaciones o electricidad, y las reducidas dimensiones de una isla dificultan el proceso. Pero el Ayuntamiento palmero ya está "en esa búsqueda de parcelas con un número de metros importante".
Tardará más o menos”, afirma Franquis, pero “cada familia tendrá su vivienda definitiva”. Por el momento y para que ese tiempo sea menos que más, las viviendas modulares, de las que ha asegurado serán de “buena calidad”, aparecen como respuesta urgente y provisional. Serán ofrecidas a los afectados y aquellas que fueran rechazadas pasarán a formar parte de los ayuntamientos de cada localidad, pudiéndose utilizar, por ejemplo, para alojar a familias desahuciadas.