Ingreso mínimo vital: Qué países europeos tienen renta vital y cuánto se cobra

Ayudas sociales en Europa

Ingreso mínimo vital: Qué países europeos tienen renta vital y cuánto se cobra

Búsqueda activa de empleo, residencia legal: estos son los requisitos para cobrar hasta 2.000 euros al mes en algunos países de Europa con su ingreso mínimo vital

Berta F. Quintanilla
Actualizado a:

El ingreso mínimo vital es una ayuda para familias en situación de pobreza, desempleados de larga duración sin trabajo, que ya se concede en otros países de Europa, pero que no se llama igual. Cambia de nombre en función del sitio en que se pague, pero las bases y el objetivo es el mismo: una prestación para parados que no consiguen encontrar trabajo y están en riesgo de pobreza.

Esta renta vital se paga, por ejemplo, en Francia, Países Bajos o Italia, con requisitos distintos a la española y cantidades que varían según se tengan hijos a cargo o un trabajo parcial de bajos ingresos. 

Solicitar el IMV en España no es complicado, habrá que ir a la Seguridad Social o bien realizar el trámite en la Sede Electrónica. Y, en el resto de Europa no se quedan atrás. Cuentan con modernos mecanismos administrativos para cotejar datos y conseguir que la prestación se apruebe cuanto antes, mejorando la calidad de vida de los beneficiarios. 

La mayoría dependen directamente de los ayuntamientos, aunque aparecen algunas centralizadas en la administración pública competente.

¿Cuántos países europeos tienen ingreso mínimo vital?

Muchos países de Europa cuentan con una ayuda económica llamada renta vital, muy parecida al ingreso mínimo vital de la Seguridad Social. Así, la Unión Europea quiere garantizar a los desempleados que no consiguen un puesto de trabajo, cobrar un salario mínimo que les ayude en su lucha contra la pobreza. 

Los países de la Unión Europea que cuentan con la renta básica universal tienen unos requisitos de acceso y una cantidad a cobrar que cambia continuamente según las condiciones que presente el solicitante, pero en las que es frecuente encontrar la búsqueda activa de empleo o tener residencia legal en el país.

Francia

La renta de solidaridad activa, que es como llaman allí a su IMV, es de 550 euros para un beneficiario que viva solo. Si existen cargas familiares, puede subir a 1.050 euros para dos adultos y dos menores. 

Pueden pedirla las personas que tengan nacionalidad francesa o aquellos que llegan de fuera pero cuenten con el permiso de residencia en vigor.

Alemania

La renta mínima de subsistencia cubre los gastos elementales como la calefacción o alojamiento y va desde los 430 euros para una persona sola hasta 1.200 euros mensuales de las familias con hijos. Incluye la cobertura médica mediante el pago de un seguro.

Los requisitos son tener residencia legal en Alemania, acreditarla con el certificado de empadronamiento, no tener contrato de trabajo y haber terminado ya de cobrar la prestación por desempleo.

Hace unos meses, el Gobierno de Merkel puso en marcha un plan piloto para ‘probar’ el funcionamiento de una ayuda similar al IMV.

Italia

El salario mínimo de la renta vital es de 500 euros mensuales y 900 euros para una familia con dos hijos a cargo. En este caso, sí tiene una duración determinada. No podrá cobrarse durante más de 18 meses: año y medio. 

Puede solicitarla aquella persona que lleve residiendo de manera legal en Italia durante 10 años.

Dinamarca

Los países nórdicos destacan por la buena gestión de su renta vital, que es garantía de ingresos para las personas que se encuentran en búsqueda activa de empleo o están en riesgo de pobreza. La ayuda es de 476 euros para personas que tengan entre 25 y 28 años pero puede llegar a los 2.036 euros para menores de 30 con hijos a cargo.

Además existe una prestación especial para las personas discapacitadas que debido a su incapacidad no pueden trabajar y necesitan cobrar un salario para mantener a sus familias. 

Esta ayuda social es gestionada por el ayuntamiento de cada ciudad. 

Suecia

En Suecia, cada ayuntamiento lleva un recuento de las familias en riesgo de pobreza extrema y gestiona una ayuda mínima, similar al ingreso mínimo vital. La cantidad a cobrar no es pública, porque dependerá de las consideraciones de cada uno de los casos de manera individual. 

Los requisitos a acreditar son la búsqueda activa de empleo, no tener derecho a cobrar ninguna prestación, haber agotado los ahorros y demostrar que en las condiciones en las que se encuentra la familia, no pueden llevar un modelo de vida digno.

Noruega

Más de 200.000 hogares recibieron esta ayuda durante los últimos años. Se trata de una prestación de 576 euros para una persona que viva sola y llega hasta los 963 euros para una pareja. En el caso de que tengan hijos, o alguna persona con discapacidad a cargo, esta aumenta.

Portugal

El Ingreso Social de Inserción, RSI, es la ayuda vital para las personas que acrediten unos ingresos de menos de 189 euros mensuales. Así, la cantidad va subiendo incrementándose en 132 euros por cada persona mayor de edad y 95 por niño.

Los requisitos para cobrar el RSI son estar estar en búsqueda activa de empleo, y que el patrimonio de la familia no sea de más de 26.145 euros en total, entre inmuebles y otros bienes particulares.

Austria

El máximo del ingreso mínimo es de 917 euros mensuales (sin paga extra) para los austriacos que vivan solos. Puede subir hasta 1.375 euros para parejas que no tengan hijos. Y será más alta en los casos en que sí aparezcan hijos a cargo.

La gestiona cada región y serán los Servicios Sociales de cada una de las zonas quienes calculen la cantidad a cobrar. 

Holanda

Holanda distingue el pago del ingreso mínimo vital por familia o individuo. La cantidad inicial no es la que se va a cobrar siempre y la administración competente revisará la solicitud cada seis meses.

El importe mínimo por pareja es de 1.653 euros al mes, y para las personas que vivan solas, 1.219 siempre y cuando cumplan todos los requisitos. También tendrá que estar viviendo en su ciudad a la hora de presentar la solicitud.