NoticiasTrabajo logo Suecia, Dinamarca y otros grandes apagones como el que prevé Austria

Suecia, Dinamarca y otros grandes apagones como el que prevé Austria

Fue en la isla danesa de Zelanda donde se produjo el mayor apagón registrado en Europa registrado hasta el momento.

Suecia, Dinamarca y otros grandes apagones como el que prevé Austria A lo largo de la historia se han producido varios apagones eléctricos incluso en España
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

El gran apagón eléctrico y que afectaría al grueso de Europa para 2025 que prevé Austria ha extendido una corriente de incertidumbre. “La cuestión no es si habrá un gran apagón, sino cuándo", afirmaba la ministra de Defensa, Klaudia Tanner, en base a los informes de los servicios militares y de inteligencia, que cuentan con el respaldo de credibilidad de haber acertado en otras elucubraciones como la llegada de una pandemia.

El país centroeuropeo ya ha preparado a sus servicios militares, una campaña para concienciar a la población y hasta un kit de supervivencia. Otros países, más reticentes a estas teorías, como Alemania, también han sucumbido y han optado por seguir el mismo camino, el de prevenir.

España, por el contrario, como ha afirmado Teresa Ribero, ministra para la Transición Ecológica, no lo contempla por ser “una isla energética” autodependiente. Este ‘blackout’, como se le denomina, tumbaría toda la infraestructura eléctrica. Es decir, un retroceso de casi 300 años atrás, cuando se vivía sin depender de la electricidad. Internet, cajeros, telefonía, calefacción y un innumerable grupo de servicios quedarían paralizados. Algo que ya tiene antecedentes.

¿Es posible el gran apagón?

Declaraciones de la ministra de Defensa de Austria aparte, el ‘blackout' tiene precedentes. Ya ha ocurrido, y no precisamente una vez. Además, en gran número de países de Europa, incluida España. Por lo que no resultaría un hecho novedoso.

Suecia y Dinamarca: 1983 y 2003

Dos veces ocurrió en ambos países escandinavos. Casi cinco millones de personas se quedaron privadas de electricidad y la gran mayoría de los países se quedaron sin actividad ni en industria, ni tampoco aeropuertos, trenes y puertos. Una parálisis total. Un cortocircuito general en la infraestructura eléctrica general dejó K.O. durante dos horas la región sueca de Escania, donde se ubica Malmoe, la capital.

Lo mismo sucedió en la isla danesa de Zelanda, donde está Copenhague. Bomberos tuvieron que rescatar a personas atrapadas en ascensores y atascos de tráfico a causa de la falta de semáforos que provocaron el caos. Es el mayor apagón registrado en Europa. Marcó un antes y un después.

Italia: 2003

No se quedó atrás el país transalpino hace menos de 20 años. Una sucesiva caída de árboles destrozó parte neurálgica de la línea de alta tensión y dejó sin servicios casi durante 18 horas a más de 56 millones de personas. Además, estuvo acompañado de fuertes lluvias. Roma, e incluso Suiza, al que afectó, fue la que sufrió un mayor alboroto.

Londres: 2009

Hasta tres días estuvo entre el 20 y el 23 de julio de 2019 la capital inglesa sin servicios eléctricos, con todo lo que eso conlleva, después de un corte de energía debido a un incendio en el puente de Dartford Creek, donde pasa gran parte del cableado nacional de cuatro circuitos eléctricos. Más de 100.000 hogares, transportes, estaciones de servicio y hasta hospitales necesitaron generadores de emergencia traídos de Escocia, que llegó al auxilio.

Turquía: 2015

Casi 42 provincias del país, la mitad, incluidas Estambul y Ankara, las dos ciudades con mayor afluencia de población, sufrieron un ‘blackout’ de más de tres horas en marzo de 2015. El personal de Seguridad del Estado no dio abasto para los múltiples accidentes en los que se vieron involucrados cientos de personas. Accidentes de tráficos, vagones de metro bloqueados, ansiedad y miedo.

Inglaterra y España: 2019

Los precedentes más recientes. Primero fue el Reino Unido, el 9 de agosto de 2019. Casi un millón de ciudadanos de Inglaterra y Gales se vieron afectados a causa del impacto de un rayo de dimensiones generales que quemó el alambrado eléctrico que comparte el archipiélago británico.

Casi dos meses más tarde, el 29 de septiembre, le tocó el turno a otra isla, la de Tenerife, en las Islas Canarias. Un corte de energía del que todavía se desconocen las causas abocaron al caos a cerca de un millón de personas y pusieron al límite a los servicios de emergencia. Más cerca, el pasado mes de julio, España también registró un apagón eléctrico a pequeña escala.

El pasado mes de julio, un avión que trataba de apagar un incendio en el Pirineo francés dañó una línea eléctrica de alta tensión estructural para España que interrumpió el suministro a algunas zonas. El centro de operaciones de la Red Eléctrica Española (REE) lo solventó cediendo la corriente de distintas empresas a los hogares mientras se acabó por solucionar, en algo menos de una hora.