NoticiasTrabajo logo Hacienda tumba la ley del PP y Ayuso para deflactar el IRPF: no quieren bajarlo

Hacienda tumba la ley del PP y Ayuso para deflactar el IRPF: no quieren bajarlo

Pedro Sánchez avanzó que la medida propuesta por Núñez Feijóo no llegará ni siquiera a ser debatida en el Congreso. ¿El motivo? El Fisco perdería entre 3.000 y 4.000 millones de euros.

Ayuso contra Hacienda: tumban la ley del PP para deflactar el IRPF Hacienda impide deflactar el IRPF como quiere el PP
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

La propuesta de Isabel Díaz Ayuso y Alberto Núñez Feijóo de modificar los tramos del IRPF para la región de la Comunidad de Madrid no llegará siquiera a ser debatida en el Congreso de los Diputados. Ha sido el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, el que ha tumbado la proposición de ley de bajar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) ideada por el Gobierno regional del Partido Popular madrileño.
 
El motivo aludido por el Ejecutivo ha sido la notable pérdida de ingresos a la que tendrían que hacer frente las arcas estatales. Según los cálculos que ha expuesto los expertos en fiscalidad del Gobierno, Hacienda, el principal motivo por el que la proposición no verá la luz, dejaría de ingresar en torno a 3.000-4.000 millones de euros si acabara aprobándolo. 
 
De hecho, no es la primera vez que socialistas y populares chocan espadas en el ‘campo de batalla del IRPF’. El Gobierno de Mariano Rajoy ya aprobó en 2014 una rebaja fiscal para ajustar este impuesto. Aquella vez no se consiguió echar abajo la medida por parte de la oposición, pero esta vez sí: mediante la herramienta conocida como el veto y bajo el amparo de la Constitución, que permite vetar medidas que impliquen aumento del gasto o bajada de ingresos. Lo ha hecho, además, en dos ocasiones.
 
Una presentada por Ciudadanos y esta, la última, por el PP. Feijóo, cuando todavía era presidente gallego, le pidió a Sánchez que lo incluyera en el paquete de medidas aprobadas para paliar los efectos económicos de la invasión rusa de Ucrania, pero, de la mano de Unidas Podemos y otros socios del bloque de investidura, volvió a decir ‘no’. 

¿Qué es deflactar el IRPF?

Básicamente, ‘grosso modo’, es tener en cuenta la inflación en el cobro de impuestos a los contribuyentes. Es lo que Ayuso anunció el pasado lunes para todos los tramos del IRPF de los madrileños, y que contribuiría a ahorrar "en torno a 300 millones de euros". La propia presidenta autonómica lo explicaba: "Si una familia ingresa más ese año, su tramo de renta será ajustado para que siga pagando los mismos impuestos y no pierda su poder adquisitivo por culpa de la inflación".

Propiamente dicho, y como se encargó de recordar Ayuso, la idea es del nuevo presidente popular general, Alberto Núñez Feijóo. Se trata de una sus medidas insignia: deflactar el IRPF a las rentas menores de 40.000 euros. Lo que tendría un impacto fiscal superior a los 3.500 millones de euros, tal y como prevé.
 
En resumen, por tanto, deflactar es adaptar los cambios en los precios, disparados históricamente en un contexto inflacionista como el actual, y los salarios. El Estado deja de ingresar un dinero que dejan de pagar los contribuyentes. La deflactación, por tanto, supondría actualizar las cuantías de los tramos, los mínimos personales y las reducciones. De esta manera, la subida fiscal no sería mayor que la mejora de poder económica.
 
El IRPF se paga en base a la renta de cada persona. Ya que los salarios contemplados en los convenios colectivos, las nóminas de los funcionarios y las pensiones han subido un 2% para ajustarse a la inflación, aumentaría la parte del dinero que se queda Hacienda en concepto de este tributo al provocar que muchos subieran de tramo. Esto, a la larga, acabaría suponiendo otra arista de la pérdida de poder adquisitivo, en primera línea de debate.
 
“Resulta imprescindible ajustar el IRPF para que las familias no paguen dos veces el alza de precios: una en la cesta de la compra y otra cuando hacen la declaración de la renta”, puntualizaba el texto que recogía la proposición de ley del PP, que indicaba que desde la ‘reforma Rajoy’ la inflación ha subido un 12,8%, mientras que las tarifas del IRPF llevan congeladas desde 2014.