NoticiasTrabajo logo Este es el dinero máximo que se puede pagar en efectivo entre particulares sin ser multado

Este es el dinero máximo que se puede pagar en efectivo entre particulares sin ser multado

Un pago en efectivo entre dos particulares tiene un límite de dinero establecido por Hacienda, que si se supera puede tener una sanción.

Este es el dinero máximo que se puede pagar en efectivo entre particulares sin ser multado Por eso un particular puede ser multado por Hacienda
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

La Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) avisa a todos los ciudadanos que deben tener cuidado a la hora de hacer un pago con dinero en efectivo. Esto ocurre en todos los casos, ya sea para pagar una factura a una empresa o profesional autónomo, o incluso para abonar una deuda que se tenga con otra persona, es decir, un pago entre dos particulares.

Sea quien sea la persona a la que se va a dar el pago, siempre que se haga con dinero físico, tiene establecidos unos límites que no pueden ser superados. ¿Qué ocurre si se pasa? Hacienda podrá multar con una cuantía bastante alta a las dos personas implicadas en el pago, tanto al que da el dinero como al que lo recibe, por superar esta cantidad fijada.

El objetivo de esta medida sancionadora y de control es tratar de prevenir los posibles fraudes fiscales con dinero en efectivo. Algo que para la Agencia Tributaria es más complicado de controlar debido a que no tienen “poder” sobre este dinero físico, al contrario que ocurre con los pagos con tarjeta o por transferencias, donde sí tienen un mayor control.

¿Cuál es el límite de pago entre dos particulares?

El límite que ha establecido la Agencia Estatal de Administración Tributaria entre dos personas particulares es diferente al que marca con el que se hace a una empresa o a un particular. Por ese mismo motivo hay que diferenciar estos dos casos, ya que dependiendo del destinatario del dinero, hay un límite u otro que no se puede sobrepasar para evitar posibles multas económicas de Hacienda.

En primer lugar, el límite que un particular puede pagar en efectivo a un trabajador autónomo o a una empresa, se queda en los 1.000 euros. Una cifra que aprobó el Gobierno de España y que recorta la que había hasta el momento. Pero, ¿por qué? El ejecutivo lanzó y aprobó esta iniciativa para que Hacienda pudiese investigar aquellos pagos mayores y evitar posibles facturas “en negro”.

Por otro lado, también se encuentran los pagos entre dos personas que no tienen un vínculo profesional, es decir, son dos particulares, como podría ser el caso en el que “un amigo que le debe dinero a otro”. En este caso, la Agencia Tributaria tiene marcado otro límite de pago distinto, bastante más alto que en el anterior caso. Tanto es así que Hacienda fija el pago con dinero en efectivo en 2.500 euros como tope máximo, no pudiendo superarse esta cantidad para evitar posibles problemas futuros por parte del que da el dinero y el que lo recibe.

¿Qué ocurre si no se respeta este límite de pago en efectivo?

Si se da el caso de que se supera el límite de dinero fijado por parte de la Agencia Tributaria, es decir, se pagan más de 2.500 euros en efectivo a otro particular, esto puede acarrear un problema serio con Hacienda. Ya que la administración tributaria pondrá una multa económica a las dos personas que forman parte de esa transacción económica. Es decir, al que paga ese dinero y al que lo recibe, lo que hace indicar que hay que tener un cuidado especial de no superar esa cantidad fijada.

Esta multa llega a ser de un 25 % de lo que se pague en efectivo a la otra persona. Por ejemplo, si hay un pago de 3.000 euros de un particular a otro, la multa sería el 25 % de esos 3.000. Por lo que cada una de las dos personas involucradas tendrán que pagar una sanción de 750 euros.

¿Se puede reducir la multa?

Sí, esa multa se puede reducir al 50 %, para ello tan solo es necesario cumplir con dos normas que marca la Agencia Estatal de la Administración Tributaria. Estas son, primero, pagar la sanción de manera voluntaria, y, segundo, no presentar ningún tipo de alegaciones para evitar pagarla.

En el caso de que se cumplan estas dos condiciones, la multa bajará, poniendo el ejemplo anterior, desde los 750 euros, hasta los 375 euros. Lo que hace que la sanción económica baje hasta pagar tan solo la mitad de lo que tenía fijado anteriormente.