Sociedad

​​La DGT recuerda que las matrículas cambiarán por otras con código QR

La Dirección General de Tráfico (DGT) avisa de la llegada del nuevo sistema de matriculación, que recogerá toda la información obligatoria de forma electrónica. Se abre la puerta también a la personalización de las matrículas.

Un conductor poniendo la matrícula en el coche
​​La DGT recuerda que las matrículas cambiarán por otras con código QR
Javier Martín
 

Las matrículas de la Dirección General de Tráfico (DGT) tienen fecha de caducidad. Al menos, las actuales, tal y como se conocen desde la llegada del segundo milenio, que supuso un antes y un después para los actuales sistemas de matriculación españoles, que empezaron a incorporar la letra ‘E’ de España y pasando a acumular generaba un escenario de otros 80 millones de combinaciones, otorgando una vida media al sistema cercana a los 40 años.

Ese cambio se hizo efectivo este pasado mes de septiembre, cuando la letra ‘M’ hizo acto de presencia en uno de los sistemas obligatorios de identificación vehicular junto al número de bastidor o el Número de Identificación Vehicular (VIN), al pasar de la secuenciación 9999 LZZ a la 0000 MBB. Pero no será el último, al menos a largo plazo, ya que Tráfico ha anunciado que en 2053 llegarán los nuevos sistemas de matriculación a España.

Cuándo llegarán las nuevas matrículas de la DGT

A falta de confirmación oficial, las matrículas nuevas contarán con código QR como gran novedad. Aunque se prevé que se vayan implantando antes para su progresiva adaptación, se espera que para 2053 el portar una nueva de este tipo sea de obligatorio cumplimiento al estar recogido en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Se ha señalado ese año como en el que se prevé se agote el actual método.

Cómo serán las nuevas matrículas de la DGT

La DGT se encuentra en estos momentos estudiando los sistemas de matriculación de países con un volumen considerable en su parque de vehículos, como China (294 millones), Alemania (53 millones de unidades), Francia o Italia (45 millones). En ellos está ubicando la fuente de inspiración que acabará de concretar en los próximos años.

De momento, se sabe que su principal componente o novedad estrella será el código QR o, en su defecto, un microchip integrado. La idea es que, sea cual sea el sistema final elegido, sea capaz de almacenar información como la fecha de matriculación, la clasificación ambiental, el historial de la ITV o cuando debe pasarla, si está corriente del seguro o si ha tenido siniestros. Aunque el derecho a la privacidad de esa información también es otro asunto de prioridad que se valora.

También se valora la posibilidad de permitir las matrículas personalizadas, tan extendidas y populares en Estados Unidos y en el que se puede sustituir una de las placas por una palabra a elección del usuario sin omitir u obviar la información obligatoria que reclama la DGT. Sin embargo, no serán baratas: se esperan que este proceso pueda llegar a costar más de 1.000 euros.

Lo que no cambiará es la no inclusión de los distintivos provinciales o de las vocales para evitar palabras malsonantes. También quedan fuera las letras ‘Ñ’ y la ‘Q’, expulsadas del código de matriculación con tal de evitar posibles confusiones con la ‘N’ o la ‘O’ a la hora de la identificación de vehículos, o los dígrafos ‘CH’ o ‘LL’, para imposibilitar la formación de matrículas con cuatro caracteres.
 

ARCHIVADO EN: