NoticiasTrabajo logo Huelga de profesores de cinco días en Cataluña para protestar ante el Govern

Huelga de profesores de cinco días en Cataluña para protestar ante el Govern

El adelanto unilateral del inicio del curso escolar ha acabado de prender la mecha de los sindicatos, que han convocado un paro docente de cinco días: 15,16, 17, 29 y 30 de marzo.

Los profesores de Cataluña estallan en una huelga educativa contra el Govern Huelga educativa en Cataluña
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

Los profesores de Cataluña elevan la voz ante el Govern, y especialmente, ante el Consejero de Educación de la Generalitat. Este, Josep González-Cambray, fue el principal promotor de la idea de adelantar el inicio del curso escolar. En teoría, una propuesta que debería haber pasado consulta ante sindicatos y la totalidad del colectivo docente pero que acabó decidiéndose unilateralmente. No consultó su conveniencia, y ahora se encuentra acorralado.
 
“Ha olvidado que es su obligación promover el respeto y el reconocimiento al colectivo docente”, afirmaban los sindicatos en un comunicado que leían ante los medios de comunicación a las puertas de la Conselleria de Educación. La lectura levantó el telón a una huelga convocada de cinco días, que comenzó ayer día 15, que continuará hoy y pasado mañana y que también tomará partido a finales de mes, los próximos días 29 y 30.
 


 
“Desde los centros educativos decimos al departamento que nuestra paciencia se ha acabado”, continuaban, justificando que no les queda otro motivo que movilizarse con tal de solicitar una “negociación real” al Govern, para pedir la dimisión de González-Cambray y mejorar las condiciones laborales, así como solicitar una mayor inversión educativa. 

Pedagogía, equidad y conciliación, las razones del Govern

A esas tres razones, pedagogía, equidad y conciliación, alude la Conselleria de Educación para haber decidido por su cuenta adelantar el inicio del curso escolar al 5 de septiembre. Una iniciativa que “afecta a las condiciones laborales”, según los sindicatos Ustec Stes, CC.OO., Intersindical-CSC, Aspepc Sps, UGT, CGT y Usoc, que han llamado a filas a la huelga educativa.
 
De esta manera, sin esa primera semana de septiembre, los profesores no tendrán tiempo para preparar correctamente el curso escolar, según sus argumentos. Educación ha contestado que todo estará preparado en julio y que el inicio intensivo, en el que se podrá dedicar una hora postclase a la preparación, será suficiente.

¿Qué piden los profesores?

El decálogo de reclamaciones del colectivo docente, con la guinda de la dimisión de González-Cambray, incluye los siguientes puntos:

  • No a la reducción de horas de ámbito y retirada del nuevo currículum, los contenidos que despliegan la nueva ley educativa estatal, la Lomloe.
  • Regularización de interinos.
  • Garantía de inmersión lingüística.
  • No a la desaparición de Filosofía y Ciencias del Mundo Contemporáneo (CMC) y a la reducción de horas de Ética y Valores, Tecnología y Educación Plástica y Visual.
  • Más democracia en los centros.
  • Nuevos sistemas de evaluación. Una enseñanza transformadora y no reproductora.
  • Continua financiación de centros privados.
  • Reducción de los ratios de alumnos por aula.
  • Una Formación Profesional de calidad.
  • Inversión del 6% del PIB en Educación.  

Una huelga de más a menos: de la marea al boicot

Piquetes informativos, pancartas y griterío en varias localidades de Cataluña en el primer día de huelga, celebrado ayer, 15 de marzo, con un 60% de seguimiento del profesorado de centros públicos y del 75% de secundaria. Barcelona, Girona y Tarragona han visto como cerca de 22.000 personas se manifestaban por las calles de Barcelona para pedir la cabeza del consejero de Educación. Los datos de seguimiento contrastan con los que ofrece la Conselleria, de un 31,79 % en los centros educativos públicos y de un 8,50% en la escuela concertada.
 


Mientras la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, llamaba a parar la huelga y a la negociación, el segundo día de protestas se mostró menos multitudinario, pero más intenso y en el que ha destacado el boicot al acto de inauguración del Saló de l’Ensenyament, que tenía que presidir Cambray. El consellero ha frenado la aplicación de los currículos pero, de momento, descarta dimitir y cancelar el adelanto del calendario escolar.