NoticiasTrabajo logo Huelga de transportes: los taxistas se suman y anuncian otra manifestación

Huelga de transportes: los taxistas se suman y anuncian otra manifestación

Otros conductores como los de vehículos de alquiler, ambulancias y autobuses de transporte no regular se unen a las protestas de los camioneros. El domingo, convocatoria en Madrid frente al Gobierno.

Huelga de transportes: los taxistas se suman y anuncian otra manifestación Huelga de taxistas
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

Transportistas, Inspectores de Hacienda, el mundo rural y el pesquero…y ahora los conductores en general. Todo ello sin contar a la población de a pie. Al Gobierno se le acumulan las huelgas y las manifestaciones de colectivos laborales que claman por la implementación y ejecución de medidas urgentes ante la drástica subida de los combustibles, situados en números históricos.

La gasolina y el diésel se mantienen cerca de los dos euros por litros, lo que está resultando otro golpe nuclear para algunos colectivos que todavía se tambaleaban o estaban recuperándose de las secuelas económicas de la pandemia de Covid-19. Trabajar, para muchos, no sale rentable al perder dinero al hacerlo. Por ello, deciden alzar la voz.

Los últimos adeptos en sumarse a la ola generalizada de protestas iniciada por los transportistas han sido otros conductores. El resto, si contamos a tractoristas o vehículos agrarios. De esta manera, vehículos de alquiler, ambulancias y autobuses de transporte no regular se unen al levantamiento por el encarecimiento energético y de las materias primas que está produciendo ya notables consecuencias en la cadena de suministro nacional, con supermercados con faltas de existencias o industrias al borde del cierre.

El domingo, 27 de marzo, manifestación de conductores en Madrid

Ni la oficialización de las medidas pactadas sobre los albores de la no-huelga de Navidad, ni la partida pública de ayuda de 500 millones de euros destinados al repostaje del sector transportes ha conseguido calmar las aguas. De hecho, las ha embravecido. El grito general de “medidas inconcretas” de la Plataforma Nacional en Defensa del Sector del Transporte por Carretera se ha generalizado, por lo que la huelga sigue en pie y los problemas, acrecentándose para consumidores e industrias. El Gobierno está más que nunca en un brete, obligado a buscar soluciones inmediatas tras el contexto de apuro postpandémica, con las cuentas nacionales comprometidas.

De no mediar fumata blanca en las negociaciones antes del 26 de marzo, el 27 de marzo será otra fecha marcada en rojo en la hoja de ruta del conflicto. Ese día se han citado en Madrid para una manifestación multitudinaria las asociaciones que componen el departamento de viajeros por carretera del CNTC, la plataforma autorizada por el Ejecutivo para negociar. Ronda, Murcia, Cartagena o Barcelona ya han experimentado concentraciones minoritarias durante esta semana.

En ella se darán cita taxis, vehículos de alquiler, ambulancias y autobuses de tipo discrecional, que son aquellos que cubren rutas de distinta naturaleza de todo el país. Ellos se encuentran en idéntica situación que los transportistas de mercancías. Por lo tanto, su objetivo, como recalcan en el comunicado oficial emitido por parte de dicha asociación al respecto, es "trasladarle la crítica situación que atraviesa el sector por la subida exponencial de los precios de la energía".

Julio Sanz, presidente de la Asociación Nacional del Taxi (ANTAXI) y representante en el CNTC y que acudirá a la reunión de mañana con la ministra, de Transportes, Raquel Sánchez, considera que el transporte de viajeros por carretera tendrá "serios problemas para mantenerse" de no encontrarse solución urgente. Asimismo, ha recordado “en países como Portugal ya cuentan con estas ayudas y en otros como Francia, están aprobadas y entran en vigor el 1 de abril”.

Las grúas, las últimas en unirse

2.500 grúas de auxilio en carretera y vehículos taller han anunciado que también se solidarizarán con la causa y dejarán de prestar servicio, como apuntan, “hasta que el Gobierno nos dé una solución para mantener a nuestras familias”. Así, seguirán la decisión de Fenadismer, Fetransa y Feintra y unirse a los paros.