NoticiasTrabajo logo Yolanda Díaz divide el Gobierno: la polémica de los 1.000 millones de euros

Yolanda Díaz divide el Gobierno: la polémica de los 1.000 millones de euros

La vicepresidente segunda sorprendió al PSOE reclamando una urgente convocatoria comisión de seguimiento después de indicar que el gasto extraordinario para Defensa no les fue consultado.

Yolanda Díaz genera una grieta en el Gobierno Vicepresidenta segunda Yolanda Díaz
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

El Gobierno de coalición está más dividido que nunca en el peor momento posible. El Consejo de Ministros aprueba 1.000 millones por el gasto extraordinario de Defensa en Ucrania. Mientras que la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, instó a convocar la mesa de seguimiento del pacto de coalición ante la “preocupación” que supone esta medida.
 
Más que una muestra más de los recientes desacuerdos entre PSOE y Unidas Podemos del último año en decisiones vitales como los Presupuestos, es la gota que parece colmar el vaso y hace tambalearse a un Ejecutivo al que parece que se le hará larga el año de legislatura que le queda. De hecho, Sánchez ya deslizó que baraja un cambio de ministros para insuflar aire fresco.
 
Desde la formación morada volvieron a ‘disparar’ con bala a sus socios de malas artes para aprobar la medida que salió ayer de la reunión de los ministros. El presidente de su grupo parlamentario en el Congreso, Jaume Asens, de hecho, acusó a los socialistas de “deslealtad” con las formas empleadas para llevar a cabo la aprobación de los 1.000 millones, que calificó de “decreto para la guerra” y un “bizum” para la industria armamentística. “No son formas”, concluyó, aludiendo a que ni siquiera se discutió con Unidas Podemos.

Yolanda Díaz prende la mecha 

A la ministra de Trabajo y vicepresidenta segunda del Gobierno no le tembló el pulso y para reclamar la convocatoria urgente de una reunión de la comisión de seguimiento del pacto de coalición entre los socios gubernamentales para debatir las diferencias al respecto. Una solicitud que la portavoz del Gabinete, Isabel Rodríguez, trató de inyectar normalidad y resaltó que cada vez que ha habido una reunión de la comisión de seguimiento, la unión ha salido reforzada.
 
Tras salir a la luz a comienzos de semana que ese crédito extraordinario tendría luz verde, Díaz reprochó al ala socialista que no hubiera sido consensuado previamente. Sin embargo, fuentes de Moncloa aseguraban poco después que todos los departamentos ministeriales fueron informados de la propuesta en la reunión de secretarios de Estado y subsecretarios preparatoria del Consejo de Ministros y fue validada sin objeciones.
 
Ni siquiera se tramitó a votación en el Consejo, pero tras asistir a la reunión presidida por Sánchez, Yolanda Díaz abrió la caja de Pandora ante los medios de comunicación al calificar de “urgente” convocar la comisión de seguimiento por la preocupación que genera esta millonaria inversión. Algo que dejó en cuadro al PSOE. “Las acciones en defensa son de máxima importancia y deben estar debatidas en el Gobierno, con los agentes sociales y con la oposición, que aunque no piensen igual que nosotros tienen el derecho democrático a opinar”, indicó.

Críticas de la oposición

El presidente del PP, Núñez Feijóo, acusó a los morados de querer “boicotear” a su propio Gobierno y consideró que la división en el Gabinete es uno de los “grandes riesgos” para la economía, mientras que Ciudadanos pidió la dimisión del secretario de Estado para la Agenda 2023, también dirigente del PCE, Enrique Santiago, si no está de acuerdo con el incremento del gasto militar. “De nuevo el Gobierno ha protagonizado un episodio lamentable, como en una jaula de grillos”, declaró el portavoz adjunto de la formación naranja, Edmundo Bal.
 
Así, indicó a Sánchez que Putin no es el único enemigo, sino también los “internos”. Desde Más País, por su parte, tendieron su brazo a Unidas Podemos y su portavoz, Íñigo Errejón, señaló que “con 11 suicidios al día este Gobierno va a aprobar un crédito extra de 1.000 millones en Defensa y apenas 50 millones en salud mental”.