Política

El plan de ahorro energético del PP que apunta al Gobierno

Alberto Núñez Feijóo alude al ahorro ministerial y a la transformación de las obligaciones en recomendaciones en cuanto al cumplimiento de las medidas del decreto. Esto es lo que recrimina al Gobierno en cuanto al ahorro.

El plan de ahorro energético del PP que apunta al Gobierno
Plan de ahorro energético Feijoo
Javier Martín
Actualizado a:

Desde su gestación, salida a la luz y posterior maduración con la convalidación en el Congreso la semana pasada, el decreto ley de medidas de ahorro energético continúa generando polémica. Ciudadanos, empresarios y la oposición política, especialmente el Partido Popular, con Alberto Núñez Feijoo al frente, muestran sus disconformidades en la mayoría de las medidas destinadas a frenar el consumo de electricidad tras el corte del suministro de gas, vital para Europa. Por lo que los populares han mostrado su propio plan de ahorro energético para hacer frente al Gobierno.

Encabeza la discordia el PP, con Isabel Díaz Ayuso liderando la ‘insurrección’ de las comunidades autónomas, y con Núñez Feijóo sacando a la luz el propio plan de contingencia energética elaborado por la formación azul. Se necesitan "planes de ahorro creíbles para disminuir el consumo energético del sector público", comenzó, señalando al Gobierno como el primero en "arrimar el hombro."

El líder de los populares señaló a las administraciones nacionales como las "grandes consumidores de energía". Por lo que hizo en hincapié en que las medidas vertebrales deben ir acompañadas incondicionalmente de un recorte de gasto público en "ministerios, secretarías de Estado, asesores…" en el Gobierno "más caro de la democracia." 

Recomendaciones, y no obligaciones del plan de ahorro energético

Se prevén sanciones que oscilan entre 60.000 euros y cien millones de euros que tendrán que imponer las autonomías, adelantó la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, cuando se presentó el plan del Ejecutivo. Algo que aunque, si bien habría un margen para de adaptación en la teoría, lo acaba convirtiendo en un castigo en la práctica.

Algo que Feijóo quiso puntualizar expresamente: "Las medidas del plan de contingencia del Gobierno que afecten a los sectores productivos deben ser recomendaciones y no imposiciones, de acuerdo con la normativa de la UE."

El Gobierno debe “asegurar el suministro” de la electricidad

La de ser el primero en dar ejemplo no fue el único recado que el nuevo rostro principal de la oposición mandó al Ejecutivo de coalición. También instó al Gobierno a asumir un rol proactivo en el tablero del mercado energético. Precisamente lo contrario a lo que se ha venido haciendo recientemente: centrarse prioritariamente en el ahorro y no en la búsqueda de producción energética alternativa.

"Hemos mantenido una posición exterior lamentable", se encargó de describir, mencionando el cierre de centrales térmicas, la discriminación de las nucleares, el desaprovechamiento de residuos agrícolas para biogás, las nuevas cargas fiscales a las hidráulicas o la renuncia a las interconexiones eléctricas y gasistas aprobadas por los socios de la UE.

Que "España utilice al máximo todas sus capacidades energéticas para priorizar el suministro a las familias a precios asequibles y para poder mantener nuestro sistema productivo", concretó, para finalizar, afirmando que "centrarse solo en el ahorro es comprar el marco chantajeador de Rusia que se basa en la escasez."

ARCHIVADO EN: