NoticiasTrabajo logo Cómo afecta el nuevo plan de ahorro energético del Gobierno al bolsillo del consumidor

Cómo afecta el nuevo plan de ahorro energético del Gobierno al bolsillo del consumidor

El último Consejo de Ministros del Gobierno trajo hasta tres medidas que se implementarán hasta 2023 y que regularán el consumo energético de los consumidores españoles.

Cómo afecta el nuevo plan de ahorro energético del Gobierno al bolsillo del consumidor Nuevas medidas plan ahorro energético Gobierno.
Isabel Gómez
Isabel Gómez
Actualizado a:

El último Consejo de Ministros antes de las vacaciones de verano del Gobierno de España ha venido cargado de nuevas medidas extraordinarias. ¿El frente a abatir? La subida del precio del gas y de la electricidad. Por lo que muchos se preguntan cómo afectará el plan de ahorro energético al bolsillo del consumidor. ¿Se verá reducida la factura? Algo que se tiene que explicar entendiendo cuáles son las claves de esta medida anticrisis.

Ayer, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que el objetivo de estas es reducir el consumo del gas en un 7% y seguir enfrentando a las consecuencias económicas negativas que está teniendo España y el resto de países como consecuencia de la guerra de Ucrania. Un hecho que tiene expectante al país, ya que, según el dato aproximado del IPC para el mes de julio, la inflación asciende a un 10,8%. Lo que significa un encarecimiento de la vida y un empobrecimiento de los bolsillos españoles.

Todas las cuestiones que se conocieron entrarán en vigor una semana después de que se publiquen en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Unos cambios que se implementarán hasta noviembre de 2023.

Así, la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se vio obligada a expresar que no se trata expresamente de recortes en el suministro, como preocupa a los consumidores, sino de "acciones beneficiosas". Pero, ¿cuáles son todas ellas? Corresponden con las que se explicarán a continuación.

Medidas del Gobierno recogidas en el plan de ahorro energético

Desde el Gobierno se han dado a conocer tres nuevas grandes medidas para hacer frente a la escalada el precio de la electricidad. Además de la ya implantada ‘excepción ibérica’, una bonificación en la factura de la luz, se van a llevar a cabo las siguientes:

Control en el consumo de calefacción y aire acondicionado

La primera de ellas y de las que más notoriedad ha generado ya era conocida por los ciudadanos, aunque no fue hasta ayer tarde cuando fue confirmada sin cambios. Se enmarca dentro del 'Plan de choque de ahorro y gestión energética en climatización para reducir el consumo en el contexto de la guerra de Ucrania'. 

La finalidad es que la temperatura del aire acondicionado no podrá ser inferior a los 27 grados en verano, mientras que, en invierno, la calefacción no podrá ser superior a los 19 grados centígrados. Algo que será obligatorio para los siguientes lugares, impuestos en normativa legal:

  • Establecimientos comerciales y culturales.
  • Edificios administrativos.
  • Infraestructura del transporte de viajeros: estaciones de autobuses y trenes, aeropuertos, puertos…

Apagón comercial

Otra de las medidas radica en no dejar las puertas abiertas de los mencionados espacios cuando el aire acondicionado esté activado y de la calefacción. Además, los escaparates de las tiendas y locales comerciales tendrá que estar apagados a partir de las 22 horas, los edificios públicos deberán estar a oscuras cuando no haya activistas y se deberán revisar la caldera e instalaciones térmicas periódicamente.

Una solución que no ha gustado para nada a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien a los pocos minutos de conocerse esta información se pronunció vía Twitter y explicó que “por parte de Madrid esto no se aplicará. Madrid no se apaga.” El motivo de su respuesta es que “esto genera inseguridad y espanta al turismo y al consumo.” Algo que les afectará a los consumidores y a las zonas comerciales de las ciudades de forma notoria.

Pero esta no es la única solución para reducir el consumo y precio del gas y la electricidad por parte del Ejecutivo. Este también se compromete a agilizar las tramitaciones de las redes e infraestructuras eléctricas, tras reducir los requisitos, y así, facilitar la inyección de gases renovables en los gaseoductos.

El real decreto ley también va a intentar fomentar el consumo del transporte público entre los consumidores que hacen uso diario de él y van a intentar atraer a otros consumidores potenciales. Por ello, se ha regulado la gratuidad del Cercanías desde el 1 de septiembre hasta el 31 de diciembre.

Nuevos bonos en el transporte público

Aparte de hacer gratuito el cercanías, durante el último trimestre del año se implementarán nuevos bonos con el fin de fomentar el transporte público recurrente. Se tratan de los siguientes descuentos:

  • Una bonificación del 100% en los servicios de Cercanías, Rodalíes (Cataluña) y media distancia. Serán gratuitos para aquellos consumidores que realicen 16 viajes en 4 meses.
  • Bonos Avant al 50%.
  • Bonos de AVE al 50% durante 13 trayectos que duren hasta 100 minutos.

Con el fin de llevarlos a cabo, el Gobierno de España ha destinado una partida de gastos de más de 200 millones de euros con tal de financiarlos.

Discrepancias en el Gobierno por el plan de ahorro energético

A pesar de todas las medidas que se pondrán en marcha para que el bolsillo de los españoles no sufra de manera más intensa las consecuencias de la crisis, el Ministerio de Economía se ha pronunciado al respecto y ha expresado que "estas medidas no pueden compensar totalmente la aceleración de los precios del gas y, con ello, de los precios de la electricidad." 

Así se muestra en el informe de situación de la economía española que ha elaborado el ministerio de Nadia Calviño y que ha elaborado para situar el panorama que debe guiar la elaboración de los próximos Presupuestos Generales del Estado después del verano.