NoticiasTrabajo logo El Gobierno confirma los peajes en autopistas y autovías: propone llamarlos “tarificación por uso”

El Gobierno confirma los peajes en autopistas y autovías: propone llamarlos “tarificación por uso”

La tarificación por uso, un plan a implantar por el Gobierno de España en 2024 y del que se debate el precio a pagar por los usuarios día de hoy.

El Gobierno confirma los peajes en autopistas y autovías tarificación por uso
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

El Gobierno de España ha confirmado la implantación del sistema de peaje por la utilización de la red viaria de carreteras nacionales. El Ejecutivo está firmemente decidido a tener que pagar por circular por las autovías y autopistas del Estado a partir de 2024, la fecha estipulada de implantación del nuevo sistema de recaudación. Plan que lleva rumiando desde el pasado mes de mayo, pese a la polvareda de polémica que levanta el tema cada vez que es expuesto.

Quizá por ello, los representantes gubernamentales han tratado de suavizarlo mediante la terminología. Así, Sergio Vázquez, Secretario General de Infraestructuras, ha instado a la ciudadanía a llamarlo tarificación por uso” en lugar del de peaje. "Hay que hacerlo, estamos decididos a plantear el debate", señaló a la Cadena SER.

Con la fecha marcada en el calendario, el sistema de tarificación está, sin embargo, todavía por definir. El presidente Pedro Sánchez instó a esperar “unos meses”, mientras que la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, solo avanzó que estará “en la línea de lo que se viene aplicando en la mayoría de países de la UE, 24 de los 27”. También, que “no generará agravios territoriales y será un sistema justo y que esté sujeto al consenso con los agentes sociales, económicos y las comunidades".

¿Por qué va a haber peajes en autopistas y autovías de España? 

Como confirmó Vázquez, el plan, elaborado y enviado a la Comisión Europea por su antecesor en el cargo, José Luis Ábalos, tiene dos objetivos marcados: la conservación de las vías a cargo de los usuarios y la apuesta por el transporte sostenible.

Algo que ya fue reclamado por el director de la Dirección General de Tráfico (DGT), Pere Navarro, esgrimiendo que el mantenimiento de las carreteras, en el que subraya un “déficit”, no puede corre íntegramente a cargo de los presupuestos. "Así tendremos una herramienta para no pagar con los impuestos de todos le mantenimiento" de las carreteras, ha asegurado.

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 contemplan una partida de 1.400 millones de euros al respecto. Cantidad que considera insuficiente la secretaria de Estado de Infraestructuras, Movilidad y Agenda Urbana, Isabel Pardo.

Incitación al uso del transporte público

La pandemia, por el miedo al contagio en espacios reducidos, ha minado drásticamente el uso del transporte público y no parece atisbar síntomas de mejoría tras al avance de la vacunación. "Esto nos preocupa. No es sostenible un incremento del tráfico en carretera como tenemos y desde el Ministerio no podemos cerrar los ojos", explicó Vázquez, que espera que el pagar por usar autopistas y autovías incite a dejar de usar este método.

La tarificación por uso: Otra amenaza de frente con Podemos

Más allá de la ciudadanía, el rechazo llega de más cerca, concretamente sus socios de gobierno. "Que quede claro: nosotros no apoyaremos ninguna medida que haga pagar a la gente trabajadora. O se mantienen gratuitas, o se exime del pago a rentas bajas y medias, a transportistas y otros profesionales", afirmó tajantemente el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique.

Cobro por kilómetros recorridos

En estos momentos, como afirmó el presidente del Gobierno, “se está trabajando” en las concreciones del nuevo “sistema de tarificación”, como quiere que se le llame el Ejecutivo.  "No le llamaría peaje porque la gente cuando habla de peaje piensa en unas tarifas similares a las de las autopistas que se pagan hoy", justificó Vázquez.

Según avanzó la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, se baraja la puesta en marcha de un sistema cobro por kilómetro recorrido. De esta manera, un sistema cerrado de cámaras monitorizaría las matrículas, asociadas a un determinado método de paga en una base de datos. Algo parecido a lo que se hace en Portugal, en donde no se pagan tarifas mensuales o anuales.

El importe es el principal núcleo de discordia. El Gobierno propone un coste de un céntimo por kilómetro recorrido. Así, por ejemplo, un trayecto Madrid – Valencia supondría un coste de 3,60 euros aproximadamente, que se destinaría a la conservación de las carreteras. Sin embargo, empresas destinadas a ello siguieron aumentarlo, y fijarlo entre tres y cinco céntimo por kilómetro completado.