NoticiasTrabajo logo 5 trucos para ahorrar en la próxima declaración de la renta antes de que acabe el 2021

5 trucos para ahorrar en la próxima declaración de la renta antes de que acabe el 2021

Estas son las claves para ahorrar dinero en la declaración de la renta a cuatro meses para que Hacienda pase lupa a los ejercicios tributarios de todos los ciudadanos.

5 trucos para ahorrar en la próxima declaración de la renta antes de que acabe el 2021
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

¿Cómo ahorrar dinero en la declaración de la renta? Es una de las preguntas más formuladas a lo largo del año. Lo es ahora aún más cuando, como es el caso, se acerca el final del ejercicio tributario, aunque resten, más o menos, cuatro meses para que Hacienda pase la lupa a todos sus ciudadanos en uno de los momentos menos esperados.

Y algo menos de dos semanas para que acabe diciembre. El último mes en el que se pueden poner en práctica determinadas estrategias para pagar menos en la declaración de la renta. O, en el mejor de los casos, que se proceda a la devolución de importe alguno por parte de la Agencia Tributaria.

¿Qué trucos existen para ahorrar en la declaración de la renta?

Existe una gran variedad de argucias para desgravar ciertas cantidades en la declaración de la renta que pueden significar una considerable suma de euros. Desde los clásicos planes de pensiones a métodos novedosos como las criptomonedas o las apuestas.

Planes de pensiones

Uno de los más tradicionales. Es de sobra conocido que pagar o invertir en planes de pensiones con el objetivo de ahorrar para la jubilación después, desgrava. Pero este 2021 irrumpe una variación.

Va a ser el último año en el que sea posible desgravarse hasta un máximo de 2.000 euros del total de las aportaciones que se realizan a los planes de pensiones. A partir de 2022 ese tope será reducido hasta los 1.500 euros, pero no tendrá efectos propios hasta la declaración del 2023.

Donaciones

Otro método tradicional y frecuentemente utilizado para rebajar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Al realizar donaciones a entidades como, por ejemplo, partidos políticos, asociaciones sin ánimo de lucro u organizaciones no gubernamentales se puede llegar a desgravarse determinados porcentajes.

En el último caso, hasta un 75% de los primeros 500 euros. En el caso de que se colabore con una formación política se rebajará el 20% con un tope de 600 euros. Si se da el caso de que se realiza a sindicatos, como bien pudieran ser de abogados o médicos, se podrá deducir hasta 500 euros.

Bienes inmuebles

La vivienda es otro clásico para conseguir desgravaciones en la renta. Esperar hasta los 65 años para venderla es la gran recomendación de los expertos. ¿Por qué? A partir de esa edad la operación estará libre de impuestos y los correspondientes pagos.

Solo podrán disfrutar también de beneficios fiscales aquellos que hayan adquirido su vivienda antes del 2013. En este caso, un 15% y hasta un máximo de 9.000 euros.

Pero también los autónomos tienen derecho a desgravaciones: hasta un 30% de los gastos que posee habitualmente en su vivienda. Incluso a pesar de no ser el propietario de la misma o de los gastos.

Apuestas o dinero digital

Uno de los métodos más innovadores. Sobre todo en el aspecto del emergente sector del dinero digital, las criptomonedas. Tanto que Hacienda ya ha puesto el radar sobre ellas. De momento, su posesión ni grava ni desgrava. Pero si tributan como una ganancia o pérdida patrimonial en el caso de que se generen inversiones o pérdidas económicas con algunos de sus movimientos.

En el apartado de las apuestas, ya sea locales exclusivamente dedicados a ellas, bingos o casinos, o incluso online, solo hay que tributar por las ganancias. De hecho, si se pierde en este sector, es importante conservar los tickets para que posteriormente no se penalice a la hora de realizar la declaración. 

Salario en especie

Aquella parte del sueldo, si la hubiera, que no se cobra en dinero. Es decir, cheques restaurante, abono transporte o tickets guardería. Todo ello está exento de tributación y, consecuentemente, a la hora de declararlo, el Fisco solo detecta que ganamos ese dinero.