Estos son los 5 motivos para matricularse en una FP Dual en 2022

Estos son los 5 motivos para matricularse en una FP Dual en 2022

Los alumnos que se matriculen en la FP dual tendrán las siguientes ventajas a la hora de hacer prácticas en empresas.

Estos son los motivos para matricularse en una FP Dual el próximo curso.
Isabel Gómez
Actualizado a:

La Formación Profesional Dual no es algo nuevo que se haya inventado en los últimos años. Ya la introducción de la Ley Orgánica para la Mejora de la Comunidad Educativa (LOMCE), por el Ministerio de Educación, en 2013, recogió esta modalidad de formación profesional para todos aquellos que deseen acogerse a ella. 

Las comunidades autónomas, dentro de sus ciclos formativos de Grado Medio y Superior, ofertan lo que se denomina la FP Dual, pero, ¿en qué consiste esta modalidad de estudios? Hay que explicar que se trata de un modelo en el que se combina la formación teórica con las prácticas dentro de una empresa real con la finalidad de adaptar la educación al mercado laboral de la manera más real posible. 

Con estos programas, el Ministerio de Educación pretende que la formación y la inserción laboral de los alumnos por un camino rápido y real. Aunque no solo los estudiantes son los que se benefician, para las empresas esta modalidad formativa también suponen múltiples ventajas. 

¿Cómo funciona esta Formación Profesional Dual?

El modelo de formación profesional dual incorpora a los ciclos formativos de grado medio y superior una parte de enseñanza clásica dentro del aula, en la que se alterna de forma paralela la asistencia a clase mientras se realizan prácticas en empresas que favorecen la inserción laboral. La duración de formación sigue siendo de dos cursos académicos. 

Durante el primer curso, los estudiantes adquieren los conocimientos teóricos imprescindibles que les permitirán en el segundo curso hacer prácticas en una compañía especializada. Esta formación práctica durará 12 meses y serán prácticas a jornada completa.

Al contrario de lo que ocurría con esta modalidad de estudios en su modo tradicional -años y medio de teoría y medio año de prácticas empresariales-, en el caso de la FP Dual los estudiantes son evaluados tanto por el centro educativo como por la empresa en la que efectúan las prácticas. Por ello, las empresas participantes deben coordinarse con el centro educativo para completar los contenidos del ciclo, así como ofrecer un puesto dentro del horario de trabajo para el becario.

Además, otro requisito fundamental es que se designe a un tutor responsable para hacer el seguimiento del alumno y, así, asegurarse de que se cumple el programa establecido y que el becario adquiere los conocimientos.

Las empresas se comprometen a gestionar el alta en la Seguridad Social del alumno en prácticas durante los meses que dure su formación. Además, a abonar una beca por un importe mínimo de 200 euros mensuales para alumnos de grado medio y 300 euros al mes para estudiantes de grado superior.

FP Dual: ventajas de esta modalidad de formación profesional

La formación profesional dual presenta grandes ventajas, tanto para los alumnos como para los empresarios o tutores empresariales que ceden un puesto de sus empresas para formar a, quién sabe, futuros empleados. A continuación se detallan todas las ventajas para ambas partes:

Ventajas para los alumnos:

  • Los alumnos adquieren una formación teórica y una formación práctica en un entorno empresarial y real.
  • Permite orientar la formación a las necesidades del mercado laboral.
  • En comparación con la FP tradicional, los estudiantes de la formación dual tienen más oportunidades de conseguir un empleo a largo plazo una vez se adquiere el título académico. Esto se debe a que los alumnos de FP Dual ya cuentan con una experiencia profesional, muy valorada por las empresas actuales.
  • Mejora las competencias a nivel profesional y personal.
  • Permite realizar unas prácticas remuneradas como becario dado de alta en la Seguridad Social.

Ventajas para los empresarios:

  • Permite que participen activamente en la formación de futuros profesionales que pueden incorporar posteriormente a su plantilla.
  • Las empresas pueden seleccionar a aquellos alumnos que estén interesados en efectuar las prácticas en su compañía.
  • Se benefician de un convenio de colaboración entre la Comunidad de Madrid, un centro educativo y la empresa.
  • Es una gran oportunidad para incorporar talento joven a la empresa, formando a los estudiantes en la cultura corporativa de la compañía.

El éxito de este modelo se puede observar, por ejemplo, en Andalucía, donde el estudio 'Diagnóstico de la Formación Profesional Dual en Andalucía y propuestas de mejorar', ha mostrado que en la última legislatura, el número de alumnos que se han acogido a la FP Dual se ha triplicado.

Los alumnos resaltan la atención personalizada que les da el tutor, así como el establecimiento de su primer contacto con el mundo empresarial. Sin embargo, ven margen de mejora en el modo de compatibilizar su estancia en centro y empresa o en la libertad que las compañías les da para aportar ideas innovadoras. Si se observan los datos por provincias, los alumnos de Granada, Sevilla y Almería son los más satisfechos con su Dual.