NoticiasTrabajo logo Por qué debemos conocer el sueldo de nuestros compañeros de trabajo: los expertos responden

Por qué debemos conocer el sueldo de nuestros compañeros de trabajo: los expertos responden

Descubrir qué cobran nuestros compañeros de trabajo está relacionado con la productividad que tenemos con la empresa. Estas son sus consecuencias.

¿Es bueno saber el sueldo de nuestros compañeros de trabajo? Conocer el sueldo de los directivos podría aumentar la productividad
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

Se ha demostrado que conocer el sueldo antes de una entrevista laboral motiva más a los aspirantes la hora de conseguir el puesto. Pero, ¿es igual de beneficioso conocer el de los compañeros de trabajo? Es un dato que, sin duda, podría ser de lo más relevador. Podría funcionar como una clave para descubrir si se está siendo adecuadamente valorado por la compañía o, por el contrario, existen diferencias singulares respecto a la retribución con el resto de la plantilla. 

Se trata de una medida que, por tanto, podría resultar especialmente beneficiosa para descubrir si existe una brecha salarial entre hombres y mujeres a la hora de desarrollar los mismos cargos. No obstante, se ha podido comprobar que conocer los salarios del resto de compañeros puede afectar también a la productividad, según un estudio publicado por dos profesores de economía de la Universidad de Harvard y la Universidad de California, Zoe B. Cullen y Ricardo Pérez-Truglia respectivamente. 

La desigualdad salarial es un hecho que se suele atribuir a los distintos cargos que se ocupan dentro de una empresa. Pero este estudió fue un paso más allá, planteándose qué ocurriría si los empleados de una compañía se dieran cuenta de su existencia no solo en los puestos de trabajo superiores que ocupan sus jefes, sino también en los empleados del mismo rango.

Diferencias salariales entre compañeros de trabajo.

Mejora de la productividad de la plantilla 

El estudio de ambos economistas se produjo en un gran banco comercial de Asia, donde realizaron el experimento con más de 2.000 empleados. En él se dedicaron a preguntar a la plantilla de trabajadores qué sueldo creían que tenían sus compañeros de trabajo, desvelándole únicamente la cifra real a algunos de ellos. Lo primero que tuvieron que adivinar fue el sueldo de los directivos, que curiosamente la gran mayoría subestimó en una media del 14%

Este dato solo fue revelado a un grupo, como se ha explicado, descubriéndose que aquellas personas que conocían la cifra real de lo que cobraban sus jefes aumentaban su productividad. Para ello se comprobó el tiempo de trabajo que pasaban en la oficina, sus correos electrónicos así como las ventas conseguidas. Además, se verificó que cuanto más se habían equivocado al dar con el salario de los directivos, siendo mayor la sorpresa, más aumentaba la productividad de los mismos. 

Este aspecto revelaría la importancia de la motivación laboral así como de contar con aspiraciones en el trabajo. En relación con esto, se pudo comprobar cómo los empleados se mostraban más positivos respecto al sueldo que iban a cobrar en los próximos 5 años, viéndose asimismo más optimistas y productivas las personas que se encontraban más cerca de ascender dentro de la empresa. 

No obstante, ¿qué pasa al descubrir que otros compañeros con el mismo puesto cobran más? Como era de esperar, la desigualdad horizontal no fue tan bien acogida. Es cierto que fueron más certeros a la hora de adivinar el salario de la plantilla que ocupaba el mismo puesto o similares, pero los que descubrían que había algunos compañeros que cobraban más por el mismo trabajo bajaban su rendimiento en la compañía. De hecho, los que descubrieron que algunos trabajadores ganaban de media un 10% más pasaron un 9,4% menos de tiempo en la oficina, enviaros menos email y vendieron un 7,3% menos.  

¿Qué conclusión se puede sacar? 

Si bien se necesitan realizar más pruebas, estos datos podrían indicar que podría no resultar del todo beneficioso motivar únicamente a los empleados mediante aumentos de sueldo individuales. Es así porque de esta forma solo se consegue aumentar la productividad de un trabajador, pero no la del resto del grupo. Por este motivo, podría ser recomendable incentivar a la plantilla mediante la perspectiva de un salario más alto en relación con la promoción dentro de la propia compañía.