NoticiasTrabajo logo Horario de invierno 2021: ¿hay que adelantar o retrasar los relojes?

Horario de invierno 2021: ¿hay que adelantar o retrasar los relojes?

El horario de invierno comienza el último fin de semana de octubre, teniendo que cambiar todos los relojes para atrasarlos.

Horario de invierno se retrasan o adelantan los relojes
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

Poco a poco se van acortando los días. Se debe al horario de invierno por el que cada vez son menos las horas de luz que podemos disfrutar durante el día. En concreto, el cambio de horario 2021 se producirá el último fin de semana de este mes de octubre, durante la madrugada del domingo 31 de octubre que coincide con la festividad de Halloween

Se trata de un cambio de hora que se produce en todos los países que conforman la Unión Europea, por el que se busca ajustar las horas de sol a la jornada laboral. Por ello, esta variación horaria se realiza cada seis meses, manteniéndose el nuevo horario de invierno hasta marzo de 2022 donde tocará de nuevo cambiar los relojes. 

¿Se adelantan o retrasan los relojes con el horario de invierno?

Con el nuevo horario de invierno se retrasan los relojes. Así, el domingo 31 de octubre a las 03.00 horas hay que retrasar una hora el reloj, por lo que a las 03.00 serán las 02.00. De esta forma, todas las personas residentes en España ganarán una hora más de luz por la mañana. 

El cambio de horario se establece en esta fecha porque al ser festivo, coincidiendo con el “Día de Todos los Santos”, habrá menos personas trabajando. Por su parte, en las Islas Canarias deberán retrasar los relojes una hora antes. Esto es, a las 02.00 del 31 de octubre serán realmente las 01.00 horas con el nuevo cambio. 

¿Cómo afecta el cambio de horario a la salud?

Con el cambio de horario se puede provocar un desajuste en los ritmos cardiacos controlados por la luz natural, como es la melatonina. El resultado es una especie de “jet lag” aunque más suave, donde el cuerpo puede que necesite varios días para recuperarse. No obstante, el nuevo horario de invierno es el menos brusco y al que el ser humano se adapta mejor, siendo normalmente más difícil el de primavera. 

Otro efecto que puede provocar los cambios de hora es la alteración del sueño, pudiendo aparecer problemas para dormir. Generalmente, las personas que de por sí duermen poco y son más activas por la mañana suelen tener mayores dificultades para descansar bien durante la transición del otoño. Por el contrario, con el cambio horario de primavera, las personas que sufren problemas de sueño son las que son más activas por la tarde.