NoticiasTrabajo logo La Inspección de Trabajo denuncia más de 3.000 'falsos becarios' desde 2020

La Inspección de Trabajo denuncia más de 3.000 'falsos becarios' desde 2020

El Ministerio de Trabajo busca evitar la precariedad laboral con la puesta en marcha del primer Estatuto del Becario en nuestro país.

La Inspección de Trabajo denuncia más de 3.000 'falsos becarios' desde 2020 El Ministerio de Trabajo busca definir el primer Estatuto del Becario en España
Trinidad Rodríguez
Trinidad Rodríguez
Actualizado a:

El Ministerio de Trabajo y Economía Social lo tiene claro: definir y regular el primer Estatuto del Becario en la historia de España. Con ese propósito se reunió el pasado viernes 22 de abril en la Mesa de Diálogo Social la ministra Yolanda Díaz con los agentes sociales para negociar la elaboración de esta norma con carácter urgente. Por una parte, las organizaciones empresariales CEOE y CEPYME. Por la otra, los sindicatos CCOO y UGT. 

El objetivo del Gobierno de España es elaborar una norma que garantice la protección de derechos laborales que correspondan a las personas que realicen prácticas no laborales, ya sea en empresas privadas como en las propias instituciones públicas. En resumidas cuentas, evitar la precariedad y atajar los abusos eventuales en los contratos bajo la fórmula de contratación sin remuneración económica. 

Y es que las cifras de contratos fraudulentos revelados por la Inspección de Trabajo para este sector, a menudo con condiciones laborales precarias, no son halagüeñas. Desde el año 2020 han aflorado más de 3.000 empleos cubiertos por 'falsos becarios'. Es decir, puestos de trabajo que han sido ocupados por estudiantes en prácticas y que, en realidad, deberían de haber sido cubiertos por profesionales. 

El Ministerio de Trabajo se reunirá con colectivos de jóvenes y académicos 

Según fuentes de Trabajo, la cartera ministerial mantendrá además encuentros para escuchar las aportaciones y demandas tanto de los colectivos de jóvenes y del área académica y universitaria implicados en esta reforma. "Se trata de llevar a cabo una regulación sistemática y ordenada de todas las prácticas no laborales que se realicen en las empresas en la que se establezca un catálogo de derechos para las personas beneficiarias, se garantice adecuadamente su finalidad formativa, su debida tutorización y su desarrollo", apuntan desde el ministerio.

Hay que recordar que esta iniciativa encabezada por la también vicepresidenta segunda del Gobierno cumple con la orden de la recién estrenada reforma laboral, que entró en vigor el pasado 31 de marzo de 2022, que preveía el inicio de los trabajos antes del 30 de junio. Justo en este sentido, la política de Unidas Podemos aseguró que se trata de un "hecho muy importante en nuestro país dado que nunca nadie ha otorgado un catálogo de derechos a las personas becarias". 

Para ejemplificar un caso muy común entre los denominados como 'falsos becarios', la ministra de Trabajo y Economía Social puso como ejemplo la profesión periodística en la que "puede haber estudiantes que se estén formando con sus propios móviles y portátiles". Algo que según indicó "tiene que ser corregido". 

La alta tasa de paro juvenil en España

Asimismo, conviene señalar que España cuenta con la tasa de desempleo más alta entre los jóvenes menores de 25 años, según los últimos datos publicados en el cuarto trimestre de 2021 por el INE. En concreto, alcanza un 31,7%, lo que dobla la media europea que se sitúa en torno a un 15%.

Para descongestionar esta situación crítica, el Ministerio de Educación y Formación Profesional de Pilar Alegría, aprobó hace algo más de una semana la nueva ley de Formación Profesional. Esta iniciativa responde a la FP Dual, un modelo basado en el alemán en el que se combinan los estudios en los centros educativos con prácticas obligatorias en pequeñas y medianas empresas.

De hecho, aquellos alumnos que cursen la FP intensiva deberán tener un contrato de formación con la empresa a partir del curso 2022-2023. Además, tienen derecho a recibir un salario mensual que no podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional, ahora de 1.000 euros brutos al mes.