La recompensa económica de haber cotizado más de 40 años para la pensión de jubilación

La recompensa económica de haber cotizado más de 40 años para la pensión de jubilación

Los trabajadores pueden obtener hasta 20.000 euros si cotizan durante más de 40 años a la Seguridad Social para la pensión de jubilación.

Jubilación demorada: la recompensa de hacer cotizado más de 40 años.
Isabel Gómez
Actualizado a:

Trabajar más allá de la edad de jubilación. Parece una ironía, pero no lo es. Muchos trabajadores que han cotizado a lo largo de su vida más de 40 años al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para la pensión de jubilación verán cómo se podrán beneficiar de una serie de recompensas económicas al retirarse del mercado laboral más allá de la edad ordinaria o legal.

Actualmente, los cotizantes a la Seguridad Social pueden hacer un retiro a los 65 años, siempre que hayan cotizado más de 37 años y seis meses a ese organismo. Una fecha que puede retrasarse hasta los 66 años y dos meses, si no han cumplido con esa exigencia de tiempo, e incluso durante más.

Desde la Seguridad Social aseguran que todos aquellos trabajadores que retrasen el acceso a su pensión y se acojan a una jubilación demorada, van a tener una serie de ventajas que, por el contrario, no van a poder acogerse las personas que se acojan a una jubilación anticipada. Estas últimas van a tener que hacer frente a unos coeficientes reductores que verán disminuida su pensión. Además, tras la reforma de Escrivá, estos se computan de forma mensual y no trimestral.

¿Cuáles son las recompensas en la jubilación por haber cotizado durante más de 40 años? 

Actualmente, alrededor de un 2% de los futuros pensionistas prefieren adherirse a una jubilación demorada. Los motivos pueden ser varios, como tener una insuficiencia de cotización o que tengan unas bajas rentas y necesitan aumentarlas un poco de cara al retiro definitivo, aunque hayan cotizado más del mínimo exigido para cobrar la pensión completa.

Hace unos meses, desde la Tesorería General de la Seguridad Social, se ha podido comprobar cómo el importe medio, en forma de pago único que emite dicha administración, ronda los 20.000 euros para aquellos que se acogen a la jubilación demorada. Desde el INSS se ha llegado a asegurar que ese importe puede llegar hasta los 100.000 euros, si el retiro se hubiese demorado más de diez años.

Una cosa que no es imposible. ¿Por qué? Con la reforma de la Ley de la Seguridad Social, se pueden dar dos opciones:

  • Ir mejorando la pensión de manera mensual.
  • Cobrar todos los incentivos en un solo pago.

Sin embargo, estas recompensas no se quedan únicamente ahí. Existe una lista de hasta cuatro situaciones en las que la jubilación demorada recompensa a todos los beneficiarios.

El cheque de 12.000 euros

Este cheque es un complemento económico que se otorga al trabajador por cada año completo cotizado desde que alcanzó la edad ordinaria y no solicitó la pensión a la Seguridad Social. En 2022, se da la opción de cobrarlo o de ir guardando y aumentándolo. Eso sí, se deberán haber cotizado un mínimo de 44 años y seis meses por la base máxima.

El porcentaje adicional del 4%

Este porcentaje se implementará por cada año completo. Desde que se llegó a los 65 años hasta que se produjo el hecho causante de la pensión. Esta cifra se sumará al porcentaje que le corresponda y, el resultado se aplicará a la base reguladora para ver cuánto le corresponde de pensión. 

Esto nunca puede ser más de la cuantía mensual que le corresponda fijada por los Presupuestos Generales del Estado. Si fuera superior, se podrá cobrar la cantidad que resulte de aplicar a dicho límite el porcentaje adicional no utilizado para determinar la cuantía. Se devengará por meses vencidos en 14 pagas al año.

Una cantidad a tanto alzado

Esto también se hará por cada año completo cotizado. El importe que se recibirá será uno y otro, según los años acreditados de cotización en la primera de las fechas indicadas. Se calcula de la siguiente manera:

  • Si se han cotizado menos de 44 años y seis meses, se hará un pago único de 800 euros, teniendo una pensión inicial de 500 euros anuales.
  • Si se han cotizado, al menos, es tiempo, el importe se incrementará un 10% y se cobrará en un pago único de 880, con la pensión inicial de 500 euros anuales.

Una combinación de las anteriores

Es el futuro pensionista quien debe comunicar a la Seguridad Social que quiere una mezcla de ambas. Una vez tomada la decisión, esta tiene carácter irrevocable y no se podrá modificar. Si no se solicita, se le aplicará directamente el porcentaje adicional del 4%.