NoticiasTrabajo logo Reanudar el paro entre contratos o acumular periodos, ¿cuál es la opción más ventajosa?

Reanudar el paro entre contratos o acumular periodos, ¿cuál es la opción más ventajosa?

Los trabajadores desempleados del SEPE deberán elegir si reanudar el paro entre contratos cortos o acumular periodos para una nueva prestación.

Reanudar el paro entre contratos o acumular periodos, ¿cuál es la opción más ventajosa? Los desempleados deben tener cuidado para no perder el paro si quieren volver a trabajar.
Isabel Gómez
Isabel Gómez
Actualizado a:

Un trabajador perteneciente al sistema contributivo español puede verse en una situación de desempleo, por lo que, si cumple con los requisitos exigidos, podrá cobrar una prestación por desempleo, el paro, del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Sin embargo, mientras lo está recibiendo, puede tener la oportunidad de reincorporarse a un nuevo puesto de trabajo. Aquí es cuando vienen dos cuestiones entre los afectados, si es mejor reanudar el paro entre dos contratos cortos o acumularlo para la próxima vez que se vuelva a estar en desempleo. Algo que se resolverá más adelante.

Como regla general, para acceder a percibir el paro, una persona trabajadora debe haber cotizado durante 360 días a la Seguridad Social. Así es como se cumple la regla de que por cuatro meses cotizados, se puede acceder a un mes de prestación contributiva. Por tanto, al cabo de un año, como mínimo, un desempleado puede llegar a percibir hasta cuatro meses de paro. 

Sin embargo, no todas las personas pueden llegar cotizar todos esos días que se exigen para percibir la ayuda contributiva entre un trabajo y otro. Y ahí es cuanto se produce la duda.

¿Cuál es la opción más ventajosa para percibir la prestación por desempleo?

Desde el SEPE exponen que cuando finalice un contrato inferior a un año y la prestación contributiva de una persona esté suspendida, pero no agotada, solo podrá solicitarse una reanudación del paro. De esta forma, se crea el derecho de recibirlo por el periodo que falte hasta terminarlo y con las bases y topes “que correspondieran en el momento de la suspensión.”

Las cotizaciones que se obtengan en el último empleo no afectarán a la duración de la prestación suspendida, aunque sí que se tendrán en cuenta para acceder a una nueva prestación. Sin embargo, está prohibido recibir un nuevo paro hasta que no se haya extinguido el anterior.

En otra situación, cuando el desempleado vuelva a un puesto de trabajo y lo lleve a cabo por más de un año, al haber cotizado más de 360 días, se tendrá derecho a recibir una nueva prestación por desempleo. Aquí entra en escena el 'derecho de opción', donde el asalariado puede reanudar la prestación antigua. Pero hay un inconveniente porque no podrá acumular dos prestaciones, la que tenía paralizada de un trabajo anterior más la nueva a la que tiene derecho. Estará obligado a elegir entre una de esas dos opciones.

Como explican desde el Instituto de Empleo (INEM SEPE), “la decisión sobre reanudar o acumular periodos dependerá de circunstancias personales y familiares.” Habrá que tener en cuenta varios factores:

  • El tiempo que quede por percibir el paro suspendido. 
  • Cuánto vaya a tardar en empezar a trabajar de nuevo. 
  • La duración del futuro contrato.
  • La comparación entre el importe que percibe por la prestación actual y el que podría percibir por una nueva.

¿Cómo se puede solicitar la reanudación de la prestación por desempleo?

Desde el INEM se ofrecen dos vías por la que las personas pueden volver a solicitar la reanudación de la prestación por desempleo:

  • A través de la Sede Electrónica del SEPE, los trabajadores desempleados que quieran volver a poner en activo el cobro podrán identificarse con certificado digital, DNIe o con usuario y contraseña Cl@ve.
  • También a través de una cita previa en esta administración pública para llevar a cabo el trámite de forma presencial o, incluso, llamando por teléfono al 912 738 384.

La reanudación en estos casos debe realizarse en el plazo de 15 días hábiles desde que se finalizó el contrato con la empresa para la que se trabajaba, siempre que se tenga derecho y se encuentre en una situación legal de desempleo. Además, deberá estar inscrito como demandante de empleo y haber reactivado el compromiso de actividad.