NoticiasTrabajo logo La hostelería se hunde ante la inacción del Gobierno

La hostelería se hunde ante la inacción del Gobierno

El sector más castigado por la crisis del Covid-19, con perdidas millonarias y con un dato curioso: menos del 3,5% de los casos detectados pertenece a este sector.

La hostelería presenta malos datos pesa al ser el sector con menos contagios detectados
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

La hostelería continúa en caída libre. El primer semestre del 2021 ha sido fatídico para las empresas que se dedican a la gestión de hoteles, bares y restaurantes. Desde enero hasta el pasado mes de junio, 491 empresas se han declarado en concurso de acreedores, aumentando en un 272% con respecto a las cifras del pasado 2020.

La caída ha sido excesiva. Tanto es así que en un informe realizado por el gabinete de estudios económicos de Axesor se detalla que "las restricciones impuestas por la pandemia han resultado nefastas para la hostelería. Hasta el punto de que el pasado semestre ha sido el peor de toda la serie histórica en un sector que sostiene a 1,5 millones de trabajadores".

Además, en dicho estudio también se detalla que “los negocios de la hostelería están sufriendo el mayor impacto de las restricciones impuestas para frenar la expansión del virus”. Añadiendo que son muchos los establecimientos que no han podido recuperar las pérdidas que sufrieron los primeros meses de la pandemia del Covid-19.

A esto hay que sumarle que los hosteleros son los más expuestos ante las restricciones por el avance del Covid-19, ya que son los primeros que se ven afectados por las medidas de protección que se implantan desde las administraciones públicas sobre los cierres y la reducción de los aforos. 

Ayudas sin efecto

En el pasado mes de diciembre, y ante las continuas manifestaciones del sector hostelero, el Gobierno de Sánchez aprobó una serie de ayudas que estaban dirigidas a la hostelería con el objetivo de apaciguar los ánimos. Desde el ministerio de Industria, Comercio y Turismo que dirige Alberto Garzón establecieron diferentes medidas que, con el tiempo, han resultado ser insuficientes y no tener efecto en su recuperación.

Entre ellas, se destacó una quita del 50%, o alternativamente un aplazamiento del pago hasta cuatro meses después de la finalización del estado de alarma de la renta de locales comerciales propiedad de grandes tenedores alquilados a pymes y autónomos.

Pese a estas medidas los hosteleros calificaron que eran “insuficientes” y así ha acabado ocurriendo con los datos que se muestran actualmente en los que la hostelería ha sufrido la peor caída de su historia más de un año después desde que declarase la pandemia del Covid-19.

Medidas excesivas y declaraciones molestas

Desde el sector hostelero también se ha asegurado que las medidas de protección y prevención ante el Covid-19 han sido excesivas desde el primer Estado de Alarma, cuando se decretó el cierre obligatorio de todo el comercio no esencial. Y así continuaron siendo cada vez que aumentaban los contagios en todo el territorio nacional, siendo la hostelería el primer sector en cerrar sus persianas o ver reducido su aforo.

Es por ello que los propietarios de establecimientos y afectados de este sector han manifestado su malestar ante estas medidas restrictivas. Han recordado que, según un informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, menos del 3,5% de los casos diagnosticados se pueden atribuir a este sector.

A estos datos también hubo que sumarle las declaraciones que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, hizo en enero de este mismo año en relación a las restricciones con las hostelería. Simón aseguró en rueda de prensa que “nadie va a un bar a sentarse solo”. Algo que causó una gran indignación entre el sector hostelero al sentir que los culpaba por los contagios de Covid-19.