NoticiasTrabajo logo Los gastos hipotecarios que puedes deducirte en la declaración de la Renta

Los gastos hipotecarios que puedes deducirte en la declaración de la Renta

Estos son los gatos hipotecarios por la adquisición de una vivienda que puedes deducirte en la declaración de la Renta. Requisitos y cuánto puedes desgravarte.

Los gastos de la hipoteca que te puedes deducir en la próxima declaración de la Renta Gastos deducibles por la adquisición de una vivienda habitual
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

El próximo 6 de abril comenzará la Campaña de la Renta 2022, llegando la cita anual con la Agencia Tributaria. Si eres de los contribuyentes que tienen la obligación de presentar la declaración de la Renta, te interesa saber que hay gastos hipotecarios que puedes desgravar en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Si bien están sujetos a una serie de condiciones. 

Aunque la deducción por la adquisición de vivienda habitual se limitó en 2013, cuando Hacienda decidió suprimirla, las personas que compraron una vivienda y contrataron una hipoteca antes del 31 de diciembre de 2012 podrán seguir desgravando estos gastos siempre que los hubieran desgravado anteriormente. 

¿Cuánto se puede desgravar? Esta deducción es de hasta el 15%, aplicable a la cuantía pagada dicho año por la casa sobre un máximo de 9.040 euros. De ese modo, se puede ahorrar hasta 1.356 euros en el IRPF al año. En caso de que la hipoteca tenga dos titulares, podrán hacer dos declaraciones por separado pudiendo aplicar la deducción a un máximo de 18.080 euros. Ahora, además de las condiciones anteriormente citadas, hay que reunir una serie de requisitos adicionales. 

Requisitos para desgravar los gastos hipotecarios 

Los contribuyentes que comprasen una vivienda y firmaran la hipoteca antes del 31 de diciembre de 2012, aplicando esta deducción al menos en dicho año o en los anteriores, sí que pueden continuar desgravando los gastos hipotecarios de la vivienda. Sin embargo, aparte de esta condición tienen que reunir estos requisitos.  

Que la vivienda sea la residencia habitual

No se puedes desgravar los gastos de cualquier vivienda, solo de la habitual. Esto es, de la vivienda en la que se reside habitualmente, por lo que quedan fuera segundas residencias vacacionales. Asimismo, se debe residir en ella un mínimo de 3 años, ya que de no cumplir dicho plazo se tendría que devolver la deducción. En caso de que padres divorciados estén pagando una hipoteca en la que no están viviendo, pero sí sus hijos, podrán seguir desgravando la vivienda. 

Que la hipoteca firmada sea por la compra de la vivienda

La deducción de la vivienda solo es aplicable si la hipoteca se firmó para su compra, por lo que no se puede aplicar para las que se hayan formalizado para realizar reformas o ampliaciones, por ejemplo. Además, tendrá que ser por la compra de un bien inmueble, no entrarían dentro casas móviles. 

¿Qué pasa con las modificaciones de la hipoteca?

Como recoge el portal HelpMyCash, la deducción por la adquisición de vivienda habitual se puede seguir aplicando al modificar el préstamo hipotecario usado para comprar la casa si se trata de una de estas situaciones: 

  • En caso de amortización anticipada.
  • En caso de llevar a cabo una subrogación de acreedor.
  • En caso de contratar una nueva hipoteca para cancelar la anterior. 

Otros gastos deducibles por la compra de una vivienda 

Las deducciones por la adquisición de una vivienda habitual recogen todos los gastos asociados. En otras palabras, existen otros gastos que se pueden deducir además de las cuotas del préstamo, que son las mensualidades que se abonan durante el año para amortizar el capital pendiente de la hipoteca. Estos son el resto de gastos deducibles: 

  • Gastos de escritura de compra.
  • Comisión de apertura de la hipoteca.
  • Seguros vinculados al préstamo, como el seguro de vida o de hogar.
  • Gastos de constitución del crédito.
  • Gastos de cancelación para liquidar la hipoteca.