NoticiasTrabajo logo Las 3 preguntas que te harán en una entrevista de trabajo

Las 3 preguntas que te harán en una entrevista de trabajo

No falla: estas son las tres respuestas que debes prepararte a conciencia para superar con éxito una entrevista de trabajo. Siempre las realizan los reclutadores.

Las 3 preguntas que te harán en una entrevista de trabajo Pasar con éxito una entrevista de trabajo
Trinidad Rodríguez
Trinidad Rodríguez
Actualizado a:

Enfrentarse a una entrevista de trabajo supone un gran reto para cualquier candidato dispuesto a conseguir un puesto vacante. Si no es la primera vez que el aspirante se postula como posible nuevo trabajador en una empresa, seguramente sabrá que los reclutadores o el equipo de recursos humanos realizan una serie de preguntas que se repiten en más de una ocasión. A menudo conductuales.  

Si se le da la vuelta a la tortilla, en un alarde de valentía que a menudo no sucede tanto como debería, el postulante también tiene que plantearse hacer cinco cuestiones fundamentales a la hora de trabajar. Por ejemplo, cuáles serían las principales funciones y tareas a llevar a cabo en el día a día, qué se espera de la persona seleccionada, cuáles son las posibilidades reales de ascenso, o incluso, las bandas salariales para esa plaza. 

Ahora bien, lo que en ningún caso puede darse mentir en el currículum vitae. Por muy listos que a priori nos creamos, lo cierto es que los empleadores están entrenados para detectar mentiras. Siendo realista, quién no ha engordado el CV en más de una ocasión con puestos de trabajo inexistentes o compañías fantasmas, lo que levanta fuertes sospechas, especialmente en el cara a cara durante una entrevista personal. 

3 preguntas que seguro te harán en una entrevista de trabajo

Independientemente de la edad o la experiencia laboral de cada uno de los candidato, una entrevista de trabajo siempre supone un auténtico quebradero de cabeza. ¿Qué me preguntarán?, ¿me harán preguntas trampa? Pero es que va incluso un paso más allá, qué ropa elegir y cómo vestirse para tan esperado día. Y es que no hay una segunda oportunidad para una primera impresión. 

En este sentido, cabe subrayar que hay que evitar en la medida posible una vestimenta inadecuada, puesto que genera una imagen poco profesional. Se recomienda adaptarse a los cánones de la empresa, aunque sin perder la esencia, lo que marcará un antes y un después en la marca personal. Una vez dicho esto, vayamos a las preguntas más frecuentes durante un proceso de selección. 

Háblame de ti

A simple vista puede parecer una de las cuestiones más sencillas, pero nada más lejos de la realidad. De hecho, puede marcar un antes y un después durante la charla con el reclutador. Si bien es cierto que es relativamente fácil reconocer nuestras fortalezas, no lo es tanto aceptar nuestras debilidades y miedos. Y es que durante proceso el aspirante pone en entredicho todo lo que había dado por supuesto con anterioridad. Se siente vulnerable. 

No obstante, pasar por este momento crítico sirve para que el entrevistado sea capaz de trabajar y modular aquellos aspectos menos atractivos. Además, es de vital importancia para que el empleador le pueda conocer mejor. La clave reside en saber identificar estos rasgos característicos y potenciarlos para diferenciarnos de nuestra competencia. 

¿Cuáles son tus puntos débiles?

No, aquí no vale decir eso de soy demasiado perfecionista. No cuela. En referencia al punto anterior, hacer un ejercicio de introspección personal es muy útil para responder con sinceridad y evitar caer en los tópicos que, a su vez, aburren. 

¿Por qué quieres dejar tu empresa?

No hay que confundir la sinceridad con el sincericidio. Si se peca de decir siempre la verdad, criticando a la empresa para la que se trabaja, generará desconfianza y recelo. En cualquier caso, si se quiere cambiar, lo mejor será plantearse nuevos retos profesionales o metas a largo plazo, ganas de aprender otras disciplinas o potenciar otras habilidades. Asimismo, hay que evitar hablar de sueldos anteriores.