NoticiasTrabajo logo Características de la demanda por despido. Todo lo que necesitas saber

Características de la demanda por despido. Todo lo que necesitas saber

¿Cómo debes hacer una demanda por despido? Te contamos todas las opciones que tienes como trabajador para impugnar un despido improcedente (o nulo).

Características de la demanda por despido. Todo lo que necesitas saber

La demanda por despido es el trámite que te permitirá impugnar un despido improcedente o nulo y poder reincorporarte a tu puesto de trabajo o tener derecho al cobro de una mayor indemnización.

En España la decisión de despido es casi libre, aunque siempre es necesario tener una causa que lo justifique. Existe una serie de casos o situaciones en los que sólo se puede despedir al trabajador si está justificado: embarazo, maternidad, excedencia por cuidado de hijo o familiar, reducción de jornada por cuidado de familiar…

Por lo tanto, para despedir a un trabajador siempre habrá que justificar una causa. Si no existe, solo podrá despedir si el afectado/a no se encuentra protegido por alguna de las causas que indica el estatuto de los trabajadores para el despido nulo.

Vamos a ver los tipos de despidos que pueden hacerse a un trabajador por parte de una empresa, y los cómo funciona la demanda por despido para intentar solucionar situaciones injustas.

Tipos de despido laboral

Hay diferentes tipos de despidos laborales.

Según su causa:

Despido objetivo o despido disciplinario, ambos a su vez pueden ser individuales o colectivos.

Según sus efectos jurídicos:

  • Despido Procedente: cuando existe una causa justificada por parte de la empresa para despedir al trabajador y se ajusta a la legalidad, pudiendo ser objetivo o disciplinario a su vez.
  • Despido improcedente: aquél que no responde a una causa justificada y que no se ajusta a la legalidad.
  • Despido nulo: este tipo de despido vulnera los derechos fundamentales o libertades públicas o puede resultar discriminatorio.

Dado que vamos a hablar de la demanda por despido, nos vamos a centrar en los últimos tipos, porque será como nos afecte a efectos jurídicos para impugnar o no dicha demanda.

¿Qué hago si he sido afectado/a por un despido improcedente o nulo?

Lo primero que debes saber es que, para tener derecho a tu prestación por desempleo, no es necesario hacer una demanda por despido. Además, en el caso hacerla, no tienes que esperar a que se resuelva el procedimiento judicial para solicitar el paro.

Esto quiere decir que, aunque lleves a cabo una demanda por despido improcedente, podrás solicitar tu cita en el SEPE en un plazo de 15 días hábiles para poder cobrar tu prestación por desempleo correspondiente, en el caso de que tengas cotizado lo suficiente para tener derecho a ella.

Sabiendo esto, debemos analizar nuestra situación particular para hacer nuestra demanda a la jurisdicción social contratando a un abogado especializado en la materia. Este/a profesional nos asesorará y se encargará de dar los pasos necesarios para impugnar con éxito nuestra demanda por despido.

¿Cuánto tiempo tengo para reclamar un despido improcedente?

El plazo para realizar dicha demanda es de 20 días hábiles a contar desde el día oficial del despido. En este plazo debe presentarse el documento de conciliación laboral y la demanda ante los Juzgados de lo Social.

¿Qué reclamará nuestro abogado en el procedimiento judicial con la demanda por despido?

El objetivo, como hemos hecho mención anteriormente, será la impugnación del despido. Éste podrá solicitarse de dos formas:

  1. Solicitar despido improcedente. Si el despido no está justificado.
  2. Solicitar el despido nulo. Si el despido es improcedente, es decir, no justificado, y además el trabajador está especialmente protegido, el despido se convierte en nulo.

Cómo puede ser resuelta nuestra demanda por despido por el Juzgado de lo Social

Cuando realizamos la demanda por despido para anular la decisión de extinción del contrato por parte del empresario, podemos conseguir tres cosas en la resolución de nuestro procedimiento judicial:

  1. Que el despido sea declarado procedente por parte de la justicia. En este caso los efectos resultantes del despido serán convalidados por la sentencia.
  2. Que se declare improcedente. En este caso la institución declarará tu pleno derecho para reincorporarte a tu puesto de trabajo o a percibir un cobro mayor de indemnización.
  3. Declaración como despido nulo. En este caso serás readmitido de manera inmediata a tu puesto de trabajo, y deberás recibir el abono de los salarios de tramitación y una posible indemnización por daños morales, si se diera el caso.

En noticiastrabajo.es te aconsejamos que, antes de presentar una demanda por despido, intentes una conciliación con tu empresa frente al Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC). Además, también te proponemos consultar a un abogado laborista antes de proceder con la tramitación de este tipo de demandas para asegurar que tengas éxito en tu resolución.