NoticiasTrabajo logo Pedir la excedencia Voluntaria. Tipos y peculiaridades 2020

Te explicamos todo lo que tienes que saber sobre la excedencia voluntaria en el trabajo. Qué es, que modalidades tiene, cómo solicitarla y qué debes hacer para solicitar la readmisión a tu puesto de trabajo cuando ésta finalice.

Qué es la excedencia voluntaria

La excedencia voluntaria es una situación laboral que se da a petición del empleado cuando solicita la suspensión de su contrato de trabajo en la que no hay obligación de prestar servicios a la empresa por parte del trabajador, ni salarios a éste por parte de la empresa. Es decir, se suspenden las obligaciones del contrato de trabajo.

Este tipo de situación laboral está regulada en el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores.

Hay varios tipos de excedencias, que veremos a continuación, y solo en el caso de que éstas sean por cuidar hijos y otros familiares, tendrás pleno derecho de que tu empresa te reserve tu puesto de trabajo, siempre por un periodo limitado.

Tipos de excedencia voluntaria

Pedir la excedencia voluntaria en el trabajo genérica

Puedes solicitarla si tienes una antigüedad en la empresa de un año y siempre y cuando no hayas solicitado otra excedencia voluntaria en los anteriores cuatro años.  

La excedencia voluntaria se inicia a petición del trabajador, como su propio nombre indica, y siempre que se cumplan los dos requisitos anteriores, podrás solicitarla en un plazo de entre cuatro meses y cinco años.

Durante este periodo, como hemos comentado anteriormente, no tendrás derecho a salario ni obligación de prestar tus servicios, pero sí tendrás derecho a un reingreso preferente a tu empresa cuando lo solicites a puestos de trabajo vacantes de igual o similar categoría a la que desempeñabas cuando pediste la excedencia. Por lo tanto, no conservarías tu puesto de trabajo, pero cuando comuniques a tu empresa tu intención de reincorporarte, esta deberá contratarte de nuevo, siempre que tenga vacantes disponibles acordes a tus requisitos.  

Pedir la excedencia voluntaria para el cuidado de hijos

Este tipo de excedencia puede ser solicitada por parte del trabajador por un periodo de hasta tres años con el objetivo de atender al cuidado de sus hijos. Podrán ser considerados como hijos los biológicos, los adoptivos, o los acogidos a guarda para adopción o acogimiento permanente.

Excedencia voluntaria en el trabajo para el cuidado de otros familiares

Este tipo de excedencia tiene una duración máxima de dos años. Los requisitos para solicitarla son los siguientes:

  • El familiar debe guardar un parentesco de hasta segundo grado de consanguinidad o afinidad.
  • Que no pueda valerse por sí mismo por razones de enfermedad o discapacidad, por un accidente o por edad.
  • Que el familiar no tenga ninguna actividad retribuida.

Derechos adicionales de las excedencias para el cuidado de hijos y familiares

Al ser estos dos tipos de excedencias consideradas modalidades especiales en el Estatuto de los Trabajadores, si solicitas cualquiera de las dos, tendrás una serie de derechos adicionales, no contemplados en la excedencia voluntaria de carácter genérico. Los derechos son los siguientes:

  • Derecho a la reserva de tu puesto de trabajo durante todo el primer año de tu excedencia. Después de este tiempo, pasará a ser de reingreso preferente. En el caso excepcional de ser familia numerosa, el plazo se extenderá a 15 meses más (tipo de familia numerosa general), o 18 meses (tipo familia numerosa especial).
  • Podrás disfrutar tu excedencia de forma fraccionada.
  • Aunque estés en excedencia, computarás antigüedad como trabajador en tu empresa, por lo que tendrás derecho a cotizar durante ese periodo y a participar en acciones formativas que ofrezca la empresa.
  • No podrás ser objeto de un despido objetivo desde el momento de tu solicitud de excedencia.

Excedencia voluntaria para el desempeño de labores sindicales

Este tipo de excedencia puedes solicitarla si desarrollas funciones sindicales de ámbito provincial o superior. El periodo para ejercerla será el que tengas vigente este cargo.

Este tipo de excedencia no computaría a la hora de solicitar una excedencia voluntaria de otro tipo. Además, ofrece una mayor protección al trabajador en el caso de que la empresa no quisiera readmitirte, pudiendo impugnar su denegación por violación del derecho fundamental a sindicación. En el caso de que se declarara despido improcedente, podrías optar por tu propio reingreso o por cobrar la indemnización por despido improcedente.  

Excedencias pactadas

Este supuesto no está incluido en el art. 46 del Estatuto de los Trabajadores. Las excedencias pactadas son aquellas que se establecen por mutuo acuerdo entre empresario y trabajador. Esta suspensión de contrato deberá regirse según lo estipulado entre ambas partes.

Solicitar la readmisión a tu empresa

El derecho de readmisión preferente tras el disfrute de una excedencia voluntaria requiere que, como trabajador, solicites tu intención de reincorporación en tiempo y forma.

Los requisitos específicos de tu excedencia deben estar contemplados en tu contrato de trabajo o en los distintos instrumentos de negociación colectiva. Lo ideal es que solicites tu readmisión un mes de antelación al plazo que finaliza tu excedencia.

Si no solicitas tu intención de volver a la empresa teniendo en cuenta lo anterior, el empresario podría denegarla. Además, perdería tus derechos a readmisión preferentes, indemnización por despido y prestación por desempleo. Esta situación también se dará si tu empresa te ofrece un puesto de trabajo adecuado para tu incorporación y tú lo rechazas.

Mi empresa no quiere readmitirme ¿qué puedo hacer?

Si tu empresa te deniega la reincorporación, podrás presentar una demanda por despido. Si en tu empresa existiera una vacante adecuada a tu perfil y la empresa se hubiera negado a readmitirte injustificadamente, tu demanda por despido será calificada como:

  • Despido improcedente. En el que la empresa tendrá que abonarte una indemnización por despido improcedente o readmitirte en la empresa, pagando tus salarios de tramitación.
  • Despido nulo. En el que la empresa tendrá que readmitirte de manera inmediata, pagando tus salarios de tramitación computados desde el día de denegación de readmisión.

Además, podrás reclamar una indemnización por daños y perjuicios, incluyendo los morales.