NoticiasTrabajo logo El SEPE lanza un aviso sobre las consecuencias de no sellar el paro

El SEPE lanza un aviso sobre las consecuencias de no sellar el paro

El SEPE lanza un aviso sobre las consecuencias de no sellar el paro Estas son las 2 consecuencias de no sellar el paro
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

Cuando una persona está en situación de desempleo y se encuentra recibiendo el cobro del paro, tiene que hacer un trámite cada cierto tiempo con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), aunque lo cierto es que no es con propio SEPE, sino con la adminsitración autonómica encargada de gestionar las demandas de empleo, para no sufrir ningún tipo de varapalo con respecto al ingreso de la prestación. Esto tiene que ver con el sellado del paro, algo que debe hacerse de manera obligatoria con el fin de que la administración pública siga pagando la cuantía correspondiente tal y como venía haciendo hasta el momento.

Tanto es así que, en el caso de no sellar el paro, el desempleado puede llegar a sufrir hasta dos consecuencias negativas tal y como se explicarán a continuación. Por lo que, lo más aconsejable es estar atento a las fechas de renovación de la demanda de empleo para evitar sufrir cualquier tipo de inconveniente a la hora de recibir el cobro del paro. Estas suelen ser cada 3 meses una vez se dé de alta en los servicios de la administración estatal de empleo.

De cara a conocer cómo se puede renovar la demanda de empleo y, por lo tanto, renovar la demanda de empleo, hay que explicar que para poder llevar a cabo este trámite es necesario acudir a los servicios de la Comunidad Autónoma en la se viva. Pero no solo eso, sino que, además, hay que realizar por internet a través de cualquier dispositivo electrónico. En el caso de tener que renovar el paro y no saber los pasos, se puede ampliar información leyendo la guía sobre cómo sellar el paro por internet.

No sellar el paro tiene 2 consecuencias negativas

En el caso de que a un desempleado no selle el paro, sea por el motivo que sea, siendo habitualmente el olvido de tener que hacerlo, puede sufrir dos tipos de consecuencias tal y como se explicará a continuación. Ambas tienen un fin muy negativo de cara a seguir recibiendo el cobro de la prestación contributiva por desempleo, lo que hace que, si es necesario, el desempleado se ponga una alarma cada 3 meses con la fecha que fijan para poder renovar la demanda de empleo y evitar ambas acciones contra sus intereses.

No se vuelve a cobrar

La primera de las consecuencias que acarrea no sellar el paro es que el Servicio Público de Empleo Estatal deja de pagar la prestación contributiva al beneficiario de la misma. ¿Por qué? El motivo es sencillo, al no renovar la demanda de empleo, la administración da de baja al desempleado, y, por lo tanto, pierde su derecho a seguir cobrando el paro tal y como venía realizando hasta el momento. Ya que se entiende que no continúa en situación de demandante de empleo y, por lo tanto, no tiene por qué seguir cobrando el paro que le pagaba el SEPE durante los 3 meses anteriores.

Se impone una sanción

La segunda consecuencia que se sufre, más allá de dejar de cobrar el paro, es que el SEPE impone una sanción al desempleado. No realizar este trámite está calificado como una “infracción leve”, siempre y cuando no se haya renovado debido a una causa que sea justificada, como haber empezado a trabajar con un contrato en vigor y esté dado de alta en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) como tal.

Por ese mismo motivo, el SEPE destina hasta cuatro tipos de sanciones para aquel desempleado que no haya renovado su demanda de empleo, todas ellas en función de las veces que no lo haya hecho siempre y cuando le tocase. Cada una de ellas tendrá una consecuencia distinta, quedando así:

  • No se sella durante una vez: Se pierde 1 mes de paro.
  • No se sella durante dos veces: Se pierden 3 meses de paro.
  • No se sella durante tres veces: Se pierden 6 meses de paro.
  • Cuatro veces sin sellar: Se pierde el derecho a recibir el cobro del paro.