NoticiasTrabajo logo ¿Qué ocurre con el bono cultural de 400 euros para jóvenes?

¿Qué ocurre con el bono cultural de 400 euros para jóvenes?

Esto es lo que ha ocurrido con el disfrute del Bono Cultural Joven de 400 euros para jóvenes aprobado por el Gobierno.

¿Qué ocurre con el bono cultural de 400 euros para jóvenes? Cuándo se va a poder usar el bono cultural joven
Isabel Gómez
Isabel Gómez
Actualizado a:

ACTUALIZACIÓN (FE DE ERRATAS): Desde NoticiasTrabajo queremos pedir disculpas por la información errónea vertida escrita de manera involuntaria. A la hora de redactar la información, este medio entendió, de manera errónea, al afirmar que el plazo de presentación de solicitudes, por parte de los jóvenes, había finalizado, siendo este extremo incierto. Que, en realidad, el plazo al que se hizo referencia era para la convocatoria de entidad financiera. Nuevamente, pedimos disculpas por la confusión que haya podido generar.

El bono cultural joven es una ayuda que emitió el Gobierno de España el pasado 23 de marzo para que los jóvenes que alcancen la mayoría de edad, 18 años, a lo largo de este año, dispongan de 400 euros en un único pago. El destino de esta ayuda son el uso y disfrute de productos, servicios y actividades relacionadas con el mundo de la cultura. Muchos se preguntan cuándo podrán recibirlo y beneficiarse de él, unas dudas que se resolverán a continuación.

Desde el Ministerio de Cultura y Deporte, se calculó que alrededor de medio millón de jóvenes podía beneficiarse de esta prestación cultural. Así se expresó el pasado 22 de marzo cuando en consejo de ministros se anunció que se había aprobado el real decreto que lo contempla.

¿Cuándo van a poder disfrutar los jóvenes del bono cultural joven de 400 euros?

Todavía no ha trascendido la fecha exacta en la que los jóvenes de 18 años van a poder disfrutar de la prestación de 400 euros. Desde el Gobierno de España, sí que ha anunciado un periodo importante que afecta a cuándo prevén que se pueda utilizar en actividades culturales. 

Según se confirmó por el ministro de Cultura, Miquel Iceta, las ayudas al consumo de los productos culturales no entrarán en vigor hasta que pase el mes de agosto. "Antes del verano, vamos a tener el llamamiento para que todos los sectores puedan apuntarse. Justo después del verano, cuando el abono se haga efectivo, en muchas empresas se podrá utilizar ese bono".

A pesar de la tardanza en otorgarse, desde la administración pública de la cultura, han avisado que todos los solicitantes tendrán un año para poder usarlo.

Aunque la cuantía venía reflejada en los Presupuestos Generales de 2022, el Ministerio de Cultura avisó que no entraría en vigor hasta mayo o junio. La realidad es que ahora habrá que esperar hasta septiembre para que el monedero de 400 euros esté activo.

¿En qué se podrá gastar los 400 euros del Bono Cultural Joven?

Esa cuantía de 400 euros va a estar repartida con unos topes máximos, dependiendo de la actividad cultural. Ese gasto se va a distribuir y diversificar en tres ámbitos, con un límite de gasto y son las siguientes:

  • Máximo de 200 euros en artes en directo, patrimonio cultural y artes audiovisuales: los jóvenes podrán gastar ese dinero entre entradas y abonos para conciertos y festivales, cines, museos, bibliotecas y exposiciones.
  • Máximo de 100 euros en consumo digital u online: aquí se podrán pagar suscripciones o alquileres en plataforma de música, lectura o audiolibros. También en compra de ebooks, suscripciones a podcast o videojuegos en línea y suscripciones digitales a prensa o revista. Aunque las suscripciones tendrán un límite máximo de cuatro meses.
  • Máximo de 100 euros en productos culturales físicos como libros, prensa, revistas, videojuego, partituras musicales, vinilos, DVD…

¿En qué productos o servicios no se podrá gastar la ayuda?

Quedan fuera de esta prestación la compra de artículos en papelería o libros de texto, los instrumentos musicales o entradas para deportes y toros, gastronomía y moda. Hay que mencionar que esos 400 euros no computarán para calcular umbrales de renta o ingresos, a la hora de solicitar becas o prestaciones.