NoticiasTrabajo logo Guerra Rusia-Ucrania: tensión PSOE-Unidas Podemos por el envío de armas del Gobierno

Guerra Rusia-Ucrania: tensión PSOE-Unidas Podemos por el envío de armas del Gobierno

En apenas dos días, Pedro Sánchez cambió la versión oficial y anunció el envío de “material militar ofensivo”, generando discrepancias en el Ejecutivo.

Guerra Rusia-Ucrania: tensión PSOE-Unidas Podemos por el envío de armas del Gobierno Nueva fractura en el Ejecutivo de coaliación
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

“España entregará a la resistencia ucraniana material militar ofensivo”, afirmaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el pleno extraordinario en el Congreso de los Diputados. Un giro radical tan solo 48 horas después de afirmar todo lo contrario y que ha acabado por generar otra nueva fractura en el Ejecutivo de coalición PSOE-Unidas Podemos.
 
Todo ello a pesar de que ambas formaciones políticas, que encaran la fase final de la legislatura, celebran el consenso (no enviar armamentística) una semana atrás, a tenor de la “coordinación absoluta” sobre el conflicto geopolítico desatado entre Ucrania y Rusia, con tintes internacionales.  
 
Una división que vuelve a sacar a relucir nuevas discrepancias, tras algunas como la Ley de Vivienda, la reforma labora o la de las pensiones, y que se vio personalizada en la reacción de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, el nexo entre podemitas y socialistas, apoyando rápidamente de las declaraciones de Sánchez, frente a otras opiniones.

Pedro Sánchez genera división: es un “error”

La disconformidad la representaron las ministras de Derecho Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, e Igualdad, Irene Montero. Al igual que dirigentes de En Comú Podem e IU y la mayoría de la cúpula de Unidas Podemos, que no se levantó a aplaudir tras la intervención del presidente del Gobierno. Por el contrario, fuentes cercanas al partido afirmaron a ‘El Periódico’ que, de haber medida votación, hubiera correspondido a Sánchez.
 
Sin embargo, Belarra fue la única de la formación que se pronunció, inmeditamente, a la salida: "Hemos echado en falta referencias a las vías diplomáticas y eso evidencia que España y la UE no están poniendo todo el esfuerzo que deberían en reforzar las vías diplomáticas", dijo la secretaria general de Podemos sobre el discurso de Sánchez. Echenique, asimismo, lo calificó de “error”.
 

Yolanda Díaz lidera el apoyo a Pedro Sánchez

"El presidente del Gobierno cuenta con todo nuestro apoyos", afirmó la vicepresidente segunda, lanzándole el guante al líder del PSOE y desmarcándose de las reticencias moradas. Para ella, la decisión es “seria” y “difícil” a causa de los "millones de vidas que están en juego en Ucrania". Que Díaz y Belarra, perteneciendo al mismo Consejo de Ministros, discreparan públicamente, da habida cuenta de un matiz en el discurso más que un roce.
 
"No parece que se pueda forzar a [Vladimir] Putin a cambiar su estrategia agresiva de ninguna otra manera", afirmaba Joan Subirats, ministro de Universidades, representante de En Comú Podem en el Ejecutivo y que se posicionaba junto a Díaz. Alberto Garzón, ministro de Consumo y coordinador federal de IU, también respaldó a Pedro Sánchez.
 
A pesar de estos “matices” y “debates legítimos”, como califican el episodio desde Moncloa, desde su interior se reivindica que sigue habiendo “unidad”. Al tiempo, Sánchez aprovechó para lanzar un dardo a Echenique (“en estos se equivocan”) y tratar de extender un manto de cierta normalidad instando a sus socios gubernamentales a exigir a Putin cumplir “las reglas de la guerra”.