NoticiasTrabajo logo Pedro Sánchez eleva a la España de 2022 a la misma altura económica que la de Aznar

Pedro Sánchez eleva a la España de 2022 a la misma altura económica que la de Aznar

El incremento del gasto de los hogares, la recuperación del mercado laboral, la industria y el turismo, claves para que el Estado aumente sus ingresos en unos PGE altamente optimistas y con los que el presidente del Gobierno se ‘jugará’ su legislatura.

Pedro Sánchez eleva a la España de 2022 a la misma altura que la de Aznar
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

El Gobierno de España rebosa optimismo, a tenor de lo extraído del Libro Amarillo que recoge las coordenadas generales de la hoja de ruta de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 recientemente presentados por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en el Congreso de los Diputados, que espera aumentar un 8,1% los ingresos de cara al año que viene.

La carrera frente al coronavirus aún no ha acabado, ni tampoco subsanados sus devastadoras secuelas a nivel sanitario, económico y social, aún en plena recuperación. Así se encargó de recordarlo el Fondo Monetario Internacional (FMI) en sus últimas previsiones, en las que se encargó de rebajar la euforia del equipo de Pedro Sánchez, concretamente el de su Ministerio de Economía y sus halagüeñas previsiones de mejora a corto plazo.

Aún así, el Ejecutivo mira al futuro con tanto optimismo que compara a la España del año que viene con la de 1997 dirigida por Jose Maria Aznar (Partido Popular), cuando, a pesar de contar una cola del paro de las más largas de Europa, asombró al mundo por la crecida de su economía y lo reducido de su inflación que propició que las empresas nacionales conquistaran el mercado internacional. ‘The Wall Street Journal’ destacó "cómo se ha conseguido: sin hacer nada espectacular". “Yo soy el milagro”, replicaba Aznar. 24 años después, Pedro Sánchez se tira otro órdago en unos Presupuestos repletos de brotes verdes con los que compromete su legislatura.

En contra del FMI

Las previsiones del Ministerio de Economía cifran en un 0,6% más que las del FMI (6,4%), un 7%, el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) para 2022. Clave será para ello ese incremento del 8,1% mencionado en la recaudación. "Este aumento intenso y prolongado de los ingresos se explica, fundamentalmente, por la continuación del proceso de recuperación económica tras la salida de la fase más dura de la crisis sanitaria, así como por la afluencia de los fondos europeos".

Aumento del gasto

Esta inyección presupuestaria europea, cifrada en 27.633 millones de euros, es uno de los clavos ardiendo a los que se agarra el equipo de Gobierno. El siguiente, la confianza en que los hogares españoles abran al máximo sus carteras, a pesar de que aún muchos trabajadores se encuentran desempleados (el FMI coloca a España, junto a Grecia, a la cola del paro en la Eurozona) y otros en ERTE. Si crece el consumo, lo hará también el crecimiento, y a su vez, la inversión.

El Libro Amarillo se atreve a aventurar que "el sentimiento económico se sitúa en niveles superiores a los anteriores a la pandemia". Cita un aumento del 170% en el comercio electrónico y suscripciones online, respecto al 90% prepandémico. El 50% de crecida en restaurantes y bares sobre la caída de más del 30% en 2019, o el incremento de gasto con tarjeta cercano al 40%.

"El crecimiento de las exportaciones permitirá que el sector exterior vuelva a contribuir de forma positiva al crecimiento. Los mercados españoles de exportación en 2022 experimentarán una intensa recuperación alcanzando un 6,4%”, explica el Libro Amarillo.

Salto del mercado laboral, turismo e industria

“Continuará recuperándose, de manera que se creará empleo y se reducirá la tasa de paro". Corriente de pensamiento contrariamente a lo que expone el FMI. Los argumentos de Economía son los ingresos previstos por cotizaciones, que se elevarán un 9%, hasta los 136.345 millones. Esto permitiría sufragar el 75,3% del gasto.

Para satisfacer el gran objetivo de Pedro Sánchez, que es tonificar económicamente cueste lo que cueste en cuanto a deuda y déficit a España para el ocaso de su legislatura, en 2023, también cuenta con otros ases en la manga.

Léase los incipientes síntomas de recuperación en sectores en los huesos como el turismo y la industria, "que se mantiene en su senda de recuperación desde los primeros meses de 2021". En cuanto al primero, afirma que empieza a “dar muestras claras de una incipiente recuperación en mayo, intensificándose desde entonces”. Miles de vuelos siguen en espera y las grandes aerolíneas, en ERTE.

Toque del Banco Central Europeo

La oposición, el Partido Popular, no es el único que ha instado al actual Gobierno a la precaución. La deuda pública y el déficit, que se estancarán en hasta 2025 en torno al 116% y el 4,4%, respectivamente según las previsiones del FMI, propiciarán que España incumpla lo acordado con Bruselas. Por ello la Comisión Europea podría reclamar la vuelta a apretar el cinturón fiscal y que el Banco Central Europeo se niegue a comprar más deuda, poniendo en un compromiso la salud económica española.