Hipotecas

El euríbor se dispara: ¿qué hacer ante la nueva subida de las hipotecas?

Los tipos de interés han vuelto a subir al 2% y se prevé que en diciembre llegue al 3% provocando el aumento de las cuotas de las hipotecas variables. Estas son algunas alternativas para hacer frente a esta subida.

Joven pasando frente a oficina del BBVA
La subida de tipos de interés encarece las hipotecas variables
Javier Martín
 

La tercera subida de los tipos de interés ejecutada por el Banco Central Europeo (BCE), que los sitúa ya en el 2% (algo no visto desde la crisis financiera de 2008), y la próxima anunciada para el mes de diciembre, que los acercará al 3%, provocará el aumento del euríbor y como consecuencia, otro revés para los bolsillos de los hipotecados. En septiembre ya comprobaron como la cuota anual se encarecía, de media, sobre los 1.200 euros, según la plataforma comparadora financiera ‘Asufin’.

Y más adelante, cuando se produzca la revisión periódica a la que se someten las hipotecas variables, volverán a ver como las cuotas se encarecen cerca de un 30%, tal y como se han encargado de analizar los analistas de ‘HelpMyCash’. Aunque todo dependerá de cada caso personal y de factores como su importe, su plazo, su diferencial (la parte que se suma al euríbor para calcular el interés) o la fecha de contratación, entre otros.

Todo tiene un culpable: la inflación. Sus devastadores efectos son los que trata de contener el BCE con esta política monetaria restrictiva y que tiene por bandera esa oleada consecutiva de subida de tipos impositivos que arrastrarán consigo al euríbor, aún más. Actualmente, el índice de referencia para calcular el interés de los préstamos hipotecarios a tipo variable se mueve en torno al 2,60%. Sin embargo, se espera que alcance el 3% en diciembre. Todo ello sin contar la cuarta subida que prevé el organismo presidido por Christine Lagarde.

¿Cuánto va a subir la hipoteca y cuánto dinero hay que destinar? El simulador de la hipoteca te ayuda

La subida de precios, el incremento del coste de vida y la pérdida de poder adquisitivo plantea un problema para la gran mayoría: ¿Cómo hacer frente a ese sobrecoste? Descartada por los expertos la opción de pedir un préstamo para costear el sobrecoste futuro de la hipoteca por la posibilidad de entrar en una espiral, existen diferentes alternativas. Unidas Podemos trató, sin éxito, intervenir el mercado limitando temporalmente la posible subida de las cuotas a razón del euríbor.

El primer paso debería ser ponerse en contacto con el banco para conocer una previsión personal y estudiada de cuánto van a encarecerse las cuotas hipotecarias con tal de realizar un ejercicio de aproximación para ver si se podrían afrontar. Aun así, también existen en las propias páginas web o aplicaciones de las entidades bancarias o financieras o simuladores como el del Banco de España. La propia institución monetaria recomienda que la suma de la nueva cuota junto a otros posibles créditos no supere el 35% de los ingresos netos mensuales.

Encarecimiento de las hipotecas variables: alternativas

  • Novación: Permite cambiar, negociando con el banco, las condiciones del contrato de la hipoteca de una forma sencilla. Afectará al tipo de interés, la cantidad del préstamo (suele ampliarse) y el periodo de amortización. Suele conllevar un coste de comisión del 0,15% durante los tres primeros años.
  • Subrogación: pasar de una hipoteca fija a una variable. Se trataría de cambiar la hipoteca de banco, buscando la reformulación de las condiciones. Suele conllevar modificaciones en algunos aspectos como los tipos de interés. Idéntico coste al de novación, al que habrá que sumar la tasación de la vivienda, entre 300 y 600 euros. Sin embargo, esta alternativa es cada vez más compleja, ya que las entidades están subiendo sus tipos fijos para poner en primera línea del escaparate a las hipotecas variables.
  • Cancelarla y abrirla en otro banco: se trata de la opción más drástica…y difícil. No se pasa de un banco a otro, sino que se abre una nueva. De esta manera se puede aprovechar también para realizar una ampliación de la hipoteca. Aunque algunos bancos no cobran por la cancelación, suele suponer un coste de hasta el 1% del precio de la hipoteca.
  • Periodos de carencia: una cláusula que se puede incluir que permite una pausa en el pago de las cuotas mensuales que puede ir de uno a dos años. A cambio, se solicita aunar intereses o capital.
  • ‘Swap’ hipotecario: al tratarse de un producto financiero de riesgo, se recomienda contar el asesoramiento de un experto en la materia. Básicamente, es una especie de seguro que cubre una posible subida de los tipos de interés dentro de un límite preestablecido. Entonces, si las cuotas suben por encima de esa frontera, no se pagaría lo que debería hacerse de cuota si no la prima de seguro.
ARCHIVADO EN: