Economía
Declaración de la renta Ahorro e inversión Hipotecas Consumo

Tercera subida de tipos de interés del BCE: las hipotecas volverán a encarecerse por el euríbor

El organismo presidido por Christine Lagarde sitúa los tipos impositivos en el 2%. El euríbor, que se espera que alcance el 3% en diciembre, volverá a hacer crecer aún más las hipotecas.

Christine Lagarde, presidenta del BCE, en rueda de prensa
Christine Lagarde, presidenta del BCE
Javier Martín
 

El Banco Central Europeo subirá de nuevo los tipos de interés, tal y como se ha encargado de confirmar este jueves el máximo organismo económico europeo. Un movimiento para contrarrestar la inflación, que alcanza ya el 9,9% en la eurozona, que no llega por sorpresa tras el cambio de rol obligado por el espinoso contexto económico y financiero de subida de precios. También volátil, que ha hecho cambiar al BCE de una postura contemplativa a una proactiva.
 
Esta será, por tanto, la tercera subida casi enlazada de forma consecutiva. También, como las llevadas a cabo en junio y septiembre, será de 75 puntos básicos, lo que dejará los tipos en una tasa del 2%. Es el nivel más alto desde enero de 2009. “No hay alternativa”, comentaba el economista jefe de J. Safra Sarasin Sustainable AM, Karsten Junius, sobre el movimiento del Consejo de Gobierno del BCE. Y puede que no sea el último con tal de evitar que la inflación se asiente, con el riesgo de recesión.

"Es muy probable que le siga una nueva subida de 75 puntos básicos el 15 de diciembre", declaraba, por su parte, el miembro del comité de inversión de Carmignac, Kevin Thozet, que subrayó que el objetivo es "situar los tipos de interés en la tasa neutra del 2% lo antes posible y, por lo tanto, llevar la política monetaria a un terreno restrictivo, con el fin de influir en el aumento de los precios". 

Tercera subida de tipos del BCE: ¿Qué consecuencias tiene?

El sector financiero contará con mayores márgenes de beneficio, pero, por el contrario, tendrá que afrontar un coste fiscal imprevisto. La financiación, en general, será más cara. Esto provocará, entre otras cosas, el incremento de la deuda pública, la prima de riesgo y la dificultad de la inversión empresarial.
 
Por otra parte, y como ya se ha podido ir comprobando desde junio, las entidades bancarias ya han endurecido el crédito y limitado su oferta. Pero lo harán aún más en el tercer trimestre, según la Encuesta de Préstamos Bancarios del Banco de España. Aunque las consecuencias más drásticas recaerán en los hogares y las familias, con otro aumento de las hipotecas. El encarecimiento del crédito afectará al consumo y también a la creación de empleo.
 
Pero también cuenta con su cara positiva, al subir, aunque de forma lenta, los tipos de ahorro y los depósitos. Los ahorradores e inversores serán los más favorecidos, al poder obtener una mayor rentabilidad por su dinero y emerger de nuevo productos como depósitos, muy escasos en los últimos años. El otro gran espaldarazo lo recibe el euro, que supera así su paridad con el dólar estadounidense, y que tiene mucho que ver en la compra de energía a nivel internacional o a la hora de las importaciones y exportaciones. 

Las hipotecas variables vuelven a subir

La segunda subida, ejecutada en septiembre, ya provocó que el euríbor se acercara al 2%. Barrera que superará ampliamente tras esta tercera subida de tipos, con la que se estima que el índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas variables supere este mes de octubre el 2,60% y acabe alcanzando en diciembre el 3%. Un hito sin precedentes del que no se tenía constancia desde la crisis financiera del 2008, una de las más graves de la historia.

Esto provocará que las cuotas hipotecarias, que se suelen revisar de forma trimestral, crezcan hasta un 30% de media, según el comparador financiero ‘HelpMyCash’. Aunque todo dependerá particularmente de factores como el importe, el plazo, el diferencial o la fecha de contratación. Eso sí, cuando más reciente sea la firma de esa hipoteca, más se encarecerá. Algo de lo que tiene culpa el sistema de amortización francés de las hipotecas en España, en el que la mayor parte de los intereses se pagan durante los primeros años.
 
A modo de ejemplo, para una hipoteca variable de 150.000 euros contratada el año pasado a un plazo de 25 años y un interés de euríbor más 1% con revisión anual, la cuota subiría de los 532 euros mensuales a los 721 euros. Es decir, un 35% más. Así, el hipotecado pagaría 2.265 euros más al año.

ARCHIVADO EN: