Hipotecas

¿Compensa amortizar anticipadamente la hipoteca?

La subida del euríbor al 2,7% vuelve a reforzar la intensidad del debate de adelantar la amortización del crédito hipotecario. Se ahorran plazos e intereses, pero hay que ponderarlo con otros factores como las comisiones.

¿Compensa amortizar anticipadamente la hipoteca?
Hipoteca de una vivienda
Javier Martín
 

Amortizar la hipoteca se está convirtiendo en un debate de primera línea entre la población. La inflación y la subida reactiva de tipos de interés ejecutado por el Banco Central Europeo que elevan el euríbor a un histórico 2,7% ahonda en la deuda hipotecaria. Alejada la época de bonanza en el que el tipo principal de referencia de las hipotecas variables se llegó a situar en el -0,5%, se plantea la conveniencia de esta opción.

¿Qué es amortizar una hipoteca, para aquellos que no conozcan el término? Básicamente, amortizar una hipoteca supone devolverle al banco la cantidad de dinero de que nos ha prestado, el denominado capital, reduciendo la deuda contraída pendiente a través de reembolsos periódicos (cuota mensual) o extraordinarios.

Amortización de la hipoteca: tipos y cómo hacerlo

Se puede hacer de diferentes maneras: la amortización total, en la que se reintegra la totalidad del dinero prestado a deber, y la parcial. Esta última se puede realizar reduciendo la cuota mensual o el plazo de amortización, permitiendo saldar antes la deuda y pagar menos intereses.

Sin embargo, ambas operaciones, tanto la amortización total como la parcial, conllevan el pago de comisiones. Además, determinadas entidades bancarias o financieras también suelen aplicar topes de amortización, que no pueden superar la cantidad que queda por pagar

¿Cuándo conviene amortizar la hipoteca?

Entonces, la amortización anticipada consiste en adelantar el pago para quitarse de encima la hipoteca cuanto antes. Algo que valoran aquellos que todavía conservan ahorros y que son conscientes que el euríbor se mantendrá por las nubes a corto-medio plazo.

¿Merece la pena quitarme la hipoteca o cuotas de la hipoteca y acabar reduciendo su cuantía total a cambio de perder poder adquisitivo inmediato? Es una pregunta en la que intervienen muchos factores. Tanto personales, como económicos como contextuales.

¿Qué hay que tener en cuenta para amortizar la hipoteca?

El factor principal para saber si es el momento para ello es el euríbor, que marca la cantidad de intereses a pagar. Lo es porque en España se aplica el método francés en casos de amortización, que provoca que durante al comienzo del crédito hipotecario se paguen más intereses que capital.

Por otro lado, también habrá que contar con las revisiones que se hacen en las hipotecas variables o mixtas para actualizarlas según el euríbor. “Si amortizas antes de la revisión pagarás una cuota menor cada mes, pero amortizarás menos capital. En el caso de amortizar después de la revisión pagarás más cuota que si lo haces antes pero, al mismo tiempo, amortizarás más capital”, explica Bankinter.

Algo que se va invirtiendo con el paso del tiempo. Por ello, es más recomendable cuando se acaba de contratar y cuando el euríbor, como actualmente ocurre, esté alto. Sin embargo, hay que valorar, comisiones aparte, el valor de esa hipoteca. Si no es un precio muy elevado, los intereses tampoco lo serán tanto. Asimismo, hay que tener en cuenta que se desgrava un máximo de 1.356 euros de aquellas hipotecas que se hayan firmado antes del 1 de enero de 2013.

Consejo para amortizar la hipoteca

Por lo tanto habrá que elaborar, según estos parámetros, un listado de pros y contras de amortizar anticipadamente la hipoteca. Hacerlo, proporcionará tranquilidad tanto económica como mental, al restar una deuda que suele extenderse en el tiempo. Pero, por el contrario, se pierde poder económico y capacidad de maniobra, por lo que habrá que tener en cuenta también el largo plazo y si se prevé que pueden existir contratiempos o gastos económicos.

“Sé siempre equilibrado, no conviene descapitalizarse en exceso porque perdemos capacidad de maniobra para otros temas y todos sabemos que ahorrar cuesta mucho esfuerzo y tiempo”, recomienda Bankinter, que también pone sobre la mesa otra opción paralela y complementaria a la amortización: dejar algo de dinero para invertirlo en productos financieros que generen una rentabilidad más alta del coste de una hipoteca y que, a la vez, te permita disponer del dinero en cualquier momento.

ARCHIVADO EN: