Consumo

Esta es la razón por la que el diésel es ahora más caro que la gasolina

Aunque ambos combustibles continúan su tendencia a la baja, el gasóleo es actualmente 20 céntimos más caro que la gasolina.

Esta es la razón por la que el diésel es ahora más caro que la gasolina
El precio del diésel supera al de la gasolina
Javier Martín
 

El aumento del precio de la gasolina y el diésel es una de las consecuencias de la inflación a pesar de que este mes de septiembre se anticipa una bajada al 9%. Ambos combustibles alcanzaron cifras históricas esta primavera, superando los dos euros por litro. Todo ello impulsado por la guerra en Ucrania tras la invasión de Rusia y el consecuente desequilibrio entre la oferta y la demanda por el sobrecoste de las materias primas para generar estos combustibles. Sin embargo, la realidad ha invertido la tendencia habitual de que el diésel sea más caro que la gasolina.

Baja el precio del barril Brent, el crudo de referencia en Europa, y lo hacen también los carburantes por excelencia, que siguen contando con esa ayuda de estatal de 30 céntimos por litro para todos los conductores. De los 2,152 euros por litro que alcanzó de máximo la gasolina 95, hoy se sitúa en los 1,679 euros. Mientras que el récord del gasóleo A, el diésel, se aleja de esos 2,106 euros por litro para situarse en los 1,811 euros por litro.

La diferencia entre ambos combustibles es de prácticamente 20 céntimos por litro, algo poco usual y que ha ocurrido en contadas veces en la tendencia histórica de ambos combustibles. De esta forma, el diésel se ha visto mejor tratado fiscalmente con impuestos más bajos y que ha acabado abaratándolo en su repostaje en gasolineras o estaciones de servicio. Una de las razones se creía que era porque contaminaba menos. A ello, al actual comportamiento anómalo del mercado, contribuyen varios motivos.

Estos son los motivos por los que el diésel es más caro que la gasolina

Un cúmulo de situaciones ha provocado que el gasóleo, actualmente, sea más caro que la gasolina. Por ejemplo, la guerra en Ucrania, el cierre de refinerías europeas, el aumento de la demanda en diferentes sectores y el predominio de los vehículos diésel.

La guerra en Ucrania

Es la principal razón a la que aluden los expertos. Rusia es el principal exportador de diésel a Europa. Y ha reducido considerablemente su suministro, amenazando con hacerlo totalmente, como respuesta a las sanciones impuestos por la Comisión Europea. Además, el gas natural, que también exporta en considerable cantidad la nación dirigida por Vladimir Putin, se ha visto afectado. Por ello, se está sustituyendo con diésel. También ayuda la devaluación del euro frente al dólar y que se importe en esa moneda.

“Europa tradicionalmente tiene más capacidad de refinar gasolina, con lo cual somos más vulnerables con el gasóleo”, afirma Víctor Ruiz Ezpeleta, profesor de OBS Business School, a ‘El País’. Esta reducción particular de la oferta en el gasóleo explica su mayor alza de precios. O, trasladado al presente, que haya bajado menos. Hay que recordar que los sobrecostes se empezaron a cocer tras el parón de la pandemia.

Cierre de refinerías europeas

Para obtener los combustibles se tiene que procesar ese petróleo crudo, y cuesta un 25% más obtener diésel que gasolina. Pero más allá de eso, el cierre masivo de refinerías en Europa por su cada vez más escasa rentabilidad y el veto a la producción de este combustible proveniente de Rusia también ha afectado al precio del diésel. En Europa se ha perdido un 10% de la capacidad de refino.

Aumento de la demanda en diferentes sectores

"Estamos en un momento a nivel global en el que se produce una mayor demanda de gasoil", declara a ‘COPE’ Rafael Pampillón, consejero del Colegio de Economistas de Madrid. El transporte marítimo, la actividad agraria o agrícola o la reanudación de toda la maquinaria del transporte y el turismo como lo conocíamos después de dos años de restricciones sanitarias es otro de los factores que explican la escasez de oferta ante la alta demanda. Además, a guerra no hace si no aumentar el consumo de gasóleo.

Predominio de los vehículos diésel

El parque automovilístico español está compuesto en su mayoría por vehículos que usan gasóleo como combustible. Concretamente el 55%. Otro factor más que contribuye al aumento de la demanda.

ARCHIVADO EN: