NoticiasTrabajo logo Ola de calor: cómo usar el aire acondicionado en verano

Ola de calor: cómo usar el aire acondicionado en verano

Estas son algunas recomendaciones y consejos para poner el aire acondicionado de forma inteligente y reducir su consumo energético para que no suponga un gasto considerable, a pesar de las altas temperaturas y el precio de la factura de la luz.

Cómo ahorra con el aire acondicionado para combatir la ola de calor Ahorrar del aire acondicionado
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

La ola de calor y los peores estragos de la DANA esperados para estos días pondrán a prueba la resistencia de los ciudadanos a las altas temperaturas, según las últimas predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Extremas, en algunos casos, como en las 18 provincias donde se prevé que superen los 40 grados.
 
Mantenerse bien hidratado y buscar zonas a la sombra o refrigeradas, a menor temperatura, son claves para evitar sustos ante los riesgos de la combinación de estos dos factores meteorológicos. Uno de los consejos más infravalorados es el ‘efecto penumbra’, que aconseja bajar las persianas y cerrar las ventanas ante las altas temperaturas en sus horas centrales. Muchos se cobijan en el agua de piscinas o la playa; otros, al ventilador o los abanicos.
 
Y los que pueden, al aire acondicionado, que con la inflación en números históricos se ha convertido casi en un lujo. Los precios de la luz continúan manteniéndose al alza pese a las notables ayudas del Gobierno, lo que acaba convirtiéndose en muchas ocasiones en una carga de conciencia convertido en un motivo para no usarlo por temor a que la factura se dispare aún más. Pero este no es la única de las recomendaciones para usar el aire acondicionado más extendidas. 

Ola de calor: cómo y cuándo usar el aire acondicionado

La Aemet sitúa el domingo como el día que se marchará la etapa cumbre de la ola de calor y empezarán a decaer a las temperaturas. Hasta ese momento, el aire acondicionado se convierte un aliado salvador para combatir los altos niveles de los termómetros. A pesar del precio del megavatio hora, un consumo inteligente del mismo no significa necesariamente un gasto considerable.


¿Cómo usarlo? La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) afirma que para ello lo primero es calibrarlo con la temperatura ambiental y, si se dispone de ello, fijarlo a esa diferencia de temperatura. La diferencia debe ser de ocho grados más baja. Es decir, si fuera hace 34, la del aire debe estar establecida en 26. La temperatura perfecta debería estar siempre entre los 20 y los 24. Cada grado que suba se ahorrará un 10%. El adecuado mantenimiento, sobre todo con la limpieza de filtros, supone una ayuda.
 
El segundo consejo sobre el uso inteligente del aire acondicionado en esta ola de calor consiste en tratar de adelantar la puesta en marcha del aparato si se prevé un día de altas temperaturas. Al funcionar bajo el principio de mantener una determinada temperatura, resultará más barato económica y energéticamente encenderlo cuando haga 26 grados que 38, lo que significará ahorrar unos euros. Cuanto mayor sea la diferencia de temperatura, más gasto conllevará. Activar el modo eco, si tiene, es otro de los consejos con los que se puede ahorrar hasta un 30%.
 
Acompañar al aire acondicionado con aparatos de ventilación mecánica como los ventiladores también es otra indicación. Esto favorecerá a la ventilación del aire frío. La OCU recomienda que la ventilación debe hacerse “todos los días de manera natural, abriendo las ventanas con frecuencia. En los días más calurosos, hazlo en las horas de menos calor para que el aire se renueve regularmente”, señala. También sugiere, por cuestiones ya de salud, que el chorro de aire no apunte directamente a nadie ni dormir con él puesto.
 
Y, por último, ¿cuándo es la mejor hora para poner el aire acondicionado? Aunque resulte tarea de encaje de bolillos, consultar el precio de la luz cada día y sus tramos de hora más baratos puede llegar a suponer un ahorro considerable a final de mes en la factura de la electricidad.