NoticiasTrabajo logo Consejos para ahorrar con el aire acondicionado en verano

Consejos para ahorrar con el aire acondicionado en verano

Con estos consejos para aplicar a diario podrás ahorrar en la factura de la luz aunque uses el aire acondicionado: que no te aumente el recibo eléctrico en verano.

Trucos para ahorrar en la factura d ela luz usando el aire acondicionado Trucos para ahorrar en la factura con el aire acondicionado
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

No para de subir el precio de la luz. Igual que los grados del termómetro. Por mucho que se intente aguantar sin él lo máximo posible, hay un punto donde no queda más remedio que poner el aire acondicionado. Un electrodoméstico que, inevitablemente, supone un encarecimiento más que palpable al bolsillo. Solo hay que revisar la factura eléctrica. Pero, aunque suponga un aumento, sí que hay un modo para que sea el mínimo posible. 

Cualquier ahorro es poco, más cuando hablamos de la tarifa eléctrica. Teniendo en cuenta lo mucho que se tira del aire acondicionado en verano, aplicar medidas para reducir su gasto energético debería ser prioridad en todas las casas españolas. De hecho, según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), compartidos por Kelisto, su utilización puede alcanzar hasta el 70% del consumo eléctrico del periodo estival.

¿Cómo se traduce esto en costos? Utilizar este tipo de aparatos, donde se pueden incluir ventiladores eléctricos, puede suponer un peso en el consumo anual de hasta 170 kW/h por hogar: un 2,3% de la energía total consumida en una vivienda media española. Por ello, enumeramos los consejos prácticos para ahorrar con el aire acondicionado y pagar lo mínimo posible este verano. 

Trucos para ahorrar con el aire acondicionado 

Ahorrar mientras se usa el aire acondicionado no tiene por qué ser misión imposible. Con instaurar un par de prácticas en la rutina diaria se podrá ver una rebaja en la factura de la luz que no viene nada mal dada la situación actual. 

Utilizar los modos ECO del aire acondicionado 

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), se puede conseguir un ahorro del 30% en el consumo energético al seleccionar el modo ECO del aire acondicionado, con el que ya cuentan la mayoría de modelos. Por ejemplo, como explica el organismo, si este consume unos 1000 Wh durante 8 horas al día, costaría unos 47 euros al mes. En cambio, al elegir el modo ECO, se gastaría unos 31 euros: una rebaja de 16 euros cada mes. Además, es un sistema que contribuye a la eficiencia energética. 

Temperatura media 

La mayoría de expertos coinciden: se aconseja mantener una temperatura media entre 20 y 25 grados en verano. Si se supera este rango, el aparato comienza a realizar un mayor consumo de la electricidad. Y no conviene que pase esto, ya que podría provocar que la factura aumentase entre un 6 y 8%. También hay que decir que es la que se recomienda para la salud del usuario. No se recomienda que la diferencia entre la temperatura externa e interna de la vivienda sea superior a los 12 grados. 

Mantenimiento del aparato 

Todos los electrodomésticos necesitan un buen mantenimiento. Por ello, cada doce meses se deben limpiar los filtros, una tarea sencilla que garantiza el buen estado del equipo. Para bastarlos basta con echarles agua y cualquier producto de limpieza, aunque solo se podrán colocar de nuevo una vez que estén completamente secos. 

Colocación de la máquina 

El espacio donde se va a colocar el aire acondicionado es importante para que cumpla con su función correctamente. El lugar más óptimo es aquel donde existe una buena circulación del aire. Puede ser, por ejemplo, encima de las ventanas. Además, conviene que el sol no incida directamente ni colocarlo al lado de otros aparatos que desprendan calor. Si se decide colocar en el exterior, lo mejor es situarlo en espacios con sombra o protegerlos con toldos para que no se sobrecalienten. 

Aislamiento de la vivienda 

Es uno de los puntos más relevantes. Las puertas y ventanas deben estar bien selladas, ya que conseguirá que la temperatura que produce el aire acondicionado se mantenga, sin la entrada de frío o calor a la vivienda. También es importante evitar abrir puertas y ventanas cuando se está utilizando este aparato, debido a que se producirían pérdidas de energía.