Consumo

Estos son los trucos para ahorrar gasolina a la vuelta de vacaciones

¿Has gastado de más estas vacaciones? Estos son los 7 trucos para reducir el consumo de combustible y pagar menos por la gasolinera.

Así puedes ahorrar gasolina tras la vuelta de las vacaciones
Ahorro de gasolina
Esperanza Murcia
Actualizado a:

Hay una máxima que ha unido al país entero: el ahorro. Bajo este propósito, todo el mundo está buscando los mecanismos para hacer frente a la elevada inflación y que se note lo mínimo posible en la cuenta bancaria. El coste del combustible es uno de los ámbitos donde más se ha notado la subida de precios, siendo un buen ‘varapalo’ llenar el depósito para muchos consumidores. Si a esto le sumamos el gasto de las vacaciones, las consecuencias para el bolsillo pueden ser fatales.

Ante esta situación, el Real Automóvil Club de España (RACE) ha lanzado los siete consejos para ahorrar gasolina. Ahí entra en juego un factor súper importante: la conducción eficiente. Si quieres que repostar no te pase factura, deberías poner en práctica desde ya estas recomendaciones. 

Los 7 trucos para ahorrar gasolina 

Con estos consejos, podrás reducir el gasto de combustible para intentar pasar por la gasolinera lo menos posible. Son realmente sencillos ponerlos en práctica. 

Revisar la presión de los neumáticos 

Es uno de los elementos más importantes del vehículo. Deben estar hinchados con la presión indicada por el fabricante, aunque también hay que tener en cuenta una serie de factores. Si va a hacer mucho frío, se necesitará algo más de presión, al igual que si va a estar cargado aumentando el peso habitual. Cabe destacar que conducir usando los neumáticos a una presión de 0,5 bares por debajo de la correcta supone un aumento del consumo del 2% en áreas urbanas y del 4% en las interurbanas. 

Limpiar el vehículo y tener despejado el maletero 

En caso de ir con maletas u otros objetos pesados, es importante repartir correctamente la carga. No solo para ahorrar combustible, sino porque puede ser peligroso en caso de accidente. Por ello, conviene hacer una limpieza del coche y revisar si hay objetos que podemos retirar del mismo. No se puede utilizar el vehículo como si fuera un almacén. Además, conducir con 100 kilos de peso innecesarios hace disparar el consumo un 6%

Arranque y puesta en marcha

Desde RACE, aconsejan arrancar el motor sin pisar el acelerador. En caso de que fuera un coche diésel, recomiendan esperar unos segundos antes de comenzar a moverse. También explican que se debe utilizar la primera marcha solo al principio, cambiando a segunda a los dos segundos o seis metros después de arrancar. Lo ideal es empezar a conducir lentamente y evitar acelerones bruscos. 

Velocidad uniforme 

Al hilo de lo anterior, hay que mantener una velocidad lo más uniforme posible: buscar la fluidez a la hora de frenar y cambiar de marchas si es necesario. Aquí conviene practicar una acción, ‘desacelerar’, siempre que sea posible. Si hubiera que recurrir obligatoriamente al pedal del freno, se debe hacer de forma suave y reduciendo la marcha lo más tarde posible. 

No mantener el motor inactivo 

En paradas prolongadas se recomienda apagar el motor, pues de estar al ralentí consume carburante: entre 0,5 y 0,7 litros/hora.

Uso del aire acondicionado 

Se debe recurrir al aire acondicionado solo cuando sea necesario. Es un hecho que llevarlo puesto aumenta el gasto de combustible, sobre todo si se viaja a baja velocidad. Si se va por ciudad, se recomienda ir con las ventanillas bajadas si es posible, aunque en carretera (autopista o autovía), ocurre al contrario, siendo mejor llevar el aire acondicionado además de que es más seguro. 

Conducción eficiente 

En último lugar, tendremos que practicar una conducción eficiente: usar el freno motor (se puede reducir el consumo hasta en un 2%), ir lo máximo que se pueda con marchas largas, no revolucionar el motor, y aprovechar las bajadas para adelantar el cambio de marchas circulando a bajas revoluciones.

ARCHIVADO EN: