Consumo

Esta es la realidad: lo que le cuesta a una familia comer una semana sin lujos

Tras realizar la compra real de una familia, este es el elevado gasto que deben afrontar para alimentarse por una semana. Optando por marcas blancas y sin caprichos.

Esta es la realidad: lo que le cuesta a una familia comer una semana sin lujos
Precio de los alimentos
Esperanza Murcia
Actualizado a:

No se ha dejado de repetir. El Índice de Precios sobre el Consumo (IPC) se situó en agosto en el 10,5%. Una cifra desoladora, consecuencia de la inflación, que ha producido una subida de precios generalizada. Pero, más allá de los términos económicos, ¿cómo está afectando a las familias españolas? Estos son los números que verdaderamente importan: los alimentos cuestan un 13,8% más que un año atrás

Los españoles, ahora mismo, están viviendo el mayor encarecimiento de la cesta de la compra desde enero de 1994. Y no hablamos de caprichos, sino de los productos básicos que se necesitan en cualquier hogar para alimentar a la unidad familiar. Una necesidad en boca de todos, políticos incluidos, que vio su mayor repercusión con la cesta de Carrefour

Esta cesta básica que, como se ha sabido, no contiene leche, huevos, carne, pescado o fruta, es insuficiente para que la inflación no haga estragos en la economía doméstica. Incluso si el resto de supermercados replicara esta propuesta. Acudiendo al día a día, viendo lo que tiene que comprar una familia para preparar las comidas básicas, aparece la realidad que se está viviendo en España por el precio de los alimentos

Coste de un menú semanal básico para las familias 

Desde ‘Noticiastrabajo’ se ha preparado un menú semanal con las comidas básicas que sigue cualquier familia, para ver cuánto cuesta su compra en el supermercado, con los precios actuales. Se han escogido recetas típicas de la gastronomía española, desde platos de cuchara (lentejas, cremas, guisos…) hasta pescados como la merluza, carnes como los filetes de lomo, o clásicos como los macarrones o el arroz a la cubana. A estas, se sumaría el desayuno (pastas o tostadas y leche o café).

Como se puede ver, un menú sin lujos, que responde únicamente a las tres comidas principales del día. Es decir, pese a los valores que se van a presentar, habría que incluir el desayuno típico de media mañana (que llevan los niños al colegio) o la merienda. Para una familia de cuatro personas (dos adultos y dos niños), este es el menú establecido: 

Menú semanal para una familia

Para prepararlo, se ha realizado la compra en Mercadona. Se ha elegido este supermercado por ser el principal establecimiento al que acuden los consumidores españoles, buscando que los resultados sean lo más exactos posible. Dicho esto, tras la compra de todos los ingredientes para la elaboración del menú, se ha obtenido un gasto diario de 20 euros en comida. A la semana, serían 140 euros y, al mes, ascendería hasta los 560 euros. La mitad, aproximadamente, de un sueldo. A lo que habría que añadirle el gasto de las facturas (luz, agua, internet…), la hipoteca o la gasolina. 

Destacar, una vez más, que no incluye el desayuno de media mañana ni la merienda. Tampoco ningún capricho adicional, como pueden ser helados, chocolate o cualquier otro snack. Asimismo, se ha optado por las marcas blancas, en este caso Hacendado. A continuación se puede consultar al detalle la lista de la compra necesaria para alimentarse con este menú. 

Preparación del menú: una lista de la compra real 

Lista de la compra en Mercadona de una familia

Lista de la compra semanal

Consejos para ahorrar en las comidas 

A expensas de medidas más eficaces, hay una serie de consejos que los consumidores pueden seguir para ahorrar en el gasto alimenticio mensual

  • Planear las comidas: organizar cada uno de los platos que se van a comer durante la semana para en el momento de hacer la compra ajustarse únicamente a los productos estrictamente necesarios. 
  • Aprovechar las ofertas: mirar las ofertas y descuentos de cada uno de los supermercados. Actualmente, existen aplicaciones como Tiendeo donde se muestran los folletos de las principales cadenas con sus respectivas promociones. También ofrecen la posibilidad a acogerse al ‘cashback’, método por el que se devuelve parte de dinero al comprar. 
  • Practicar la cocina de aprovechamiento y no tirar las sobras.
  • Comprar productos de temporada. 
  • Revisa la sección de productos con fecha de caducidad próxima: las tiendas las ponen en oferta y puede coincidir con los ingredientes que se necesitan para preparar una comida. 
ARCHIVADO EN: