NoticiasTrabajo logo Estos son los casos en los que se puede trabajar estando jubilado

A los que se preguntan si pueden estar jubilados y trabajando al mismo tiempo hay que decirles que sí. Existen hasta 4 casos distintos en los que un pensionista puede estar cobrando una pensión de jubilación a la vez que sigue estando activo en su vida laboral. Todo ello para seguir cotizando al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y aumentar lo que va a cobrar una vez se jubile completamente.

Ante estas cuatro situaciones, la Seguridad Social recuerda que, en función de la que se va a escoger, se deben cumplir una serie de requisitos de forma imprescindible. Y que, a su vez, supondrá un cambio en la cuantía que el jubilado va a cobrar con su pensión, ya que seguirá trabajando recibiendo un segundo pago que recibirá por parte de su actividad profesional.

Además, siempre que una persona jubilada vuelva a la actividad laboral tiene que comunicárselo a la Seguridad Social de manera obligatoria. En el caso de no hacerlo, la administración pública le puede llegar a pedir el dinero de la pensión que ha cobrado mientras estaba trabajando, lo que estaría considerado como un “cobro indebido” por parte del pensionista.

¿Cuándo puede trabajar una persona jubilada?

El Instituto Nacional de la Seguridad Social ha explicado que existen 4 motivos por los que un pensionista jubilado y cobrando una pensión puede volver a ejercer la actividad profesional. Se trata de los casos en los que se sea beneficiario de una pensión de jubilación parcial, flexible, activa o incluso si se está jubilado pero se empieza una actividad por cuenta propia como trabajador autónomo.

Ser beneficiario de una jubilación parcial

En primer lugar, un pensionista puede volver a la actividad profesional siempre y cuando solicite una pensión de jubilación parcial. En este caso se puede solicitar a la Seguridad Social cuando el trabajador cumple 60 años y tiene un contrato en vigor con una empresa como empleado por cuenta ajena. 

Si se quiere cobrar al mismo tiempo un salario de empleado y la pensión tiene que seguir una serie de obligaciones. Entre ellas, la de ver reducida su jornada laboral en un 25 % o 50 %, llegando a trabajar, como máximo, la mitad del tiempo de lo que trabajaba anteriormente a la solicitud de la pensión. 

Ser beneficiario de una jubilación activa

La segunda forma en la que un jubilado puede seguir trabajando es si solicita una pensión de jubilación activa. Esta es aquella que se entrega cuando el trabajador ha cumplido los 65 años, pero que, en lugar de jubilarse, quiere seguir en activo profesionalmente y decide alargar la edad de jubilación de manera voluntaria. En este caso se puede seguir realizando un trabajo tanto por cuenta ajena como empleado contratado, como por cuenta propia como profesional autónomo.

Ser beneficiario de una jubilación flexible

También está incluida en la jubilación flexible, que es aquella en la que un trabajador que quiera ser beneficiario de la misma tiene que reducir su horario laboral y con ello, poder cobrar la pensión y un salario. Esto afectará directamente en el cobro de la prestación, ya que recibirá el dinero proporcional al tiempo de jubilación. Es decir, si decide reducir su horario en un 50 %, solo cobrará la mitad de la prestación que paga la Seguridad Social.

Estar jubilado y empezar a trabajar como autónomo

Por último también es posible cobrar una pensión de jubilación y, al mismo tiempo, poder empezar una etapa profesional como trabajador autónomo, aunque hay que tener en cuenta que se debe cumplir un requisito muy específico. Ya que la Seguridad Social sólo concede la posibilidad de combinar la jubilación y seguir activo en el trabajo si como trabajador por cuenta propia no supera los ingresos mensuales del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que actualmente está en los 965 euros al mes.