España pierde 100.200 empleos y suma 70.900 personas más la cola del paro

España pierde 100.200 empleos y suma 70.900 personas más la cola del paro

El trabajo temporal, el sector industrial y servicios, los empleos más afectados en el primer trimestre de 2022, con mayor predominancia de las mujeres en el paro.

La inflación y la incertidumbre económica, los causantes de los datos de desempleo.
Javier Martín
Actualizado a:

Los datos de la inflación de marzo también deja notar sus consecuencias en el empleo. Los altos precios de los productos y servicios, que se reflejaron al cierre del pasado mes en una histórica cifra del 9,8% del Índice de Precios al Consumo (IPC), han lastrado el mercado laboral español. La incertidumbre económica y los desmesurados costes de la luz o los carburantes se han trasladado de los empresarios a los trabajadores, que acaban pagando la factura con despidos, no renovaciones de contrato o contrataciones rechazadas.

Todo ello bajo el paragüas de la recién estrenada reforma laboral. Enero, febrero y marzo profundizaron en la ya negativa tendencia histórica tras el periodo navideño. Entre esos meses, el paro creció en 70.900 personas, un 2,3% más que el trimestre anterior, situándose en 3.174.700 personas. La cifra de desempleo, por tanto, subió desde el 13,3% hasta el 13,65% del primer trimestre de 2022.
 
Por su parte, se perdieron 100.200 puestos de trabajo. Un 0,5% menos, sin embargo, que el pasado año. De hecho, su menor descenso en un primer trimestre desde 2019, cuando se destruyeron 93.400 empleos. Actualmente, 20.084.700 personas poseen empleo en España.


De esta manera, el frenazo a la creación de empleo y al descenso del número de personas en la cola del paro resulta considerable en este primer trimestre del año 2022, según informan los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A la espiral inflacionista se une, como factor motivante, la falta de políticas energéticas y la invasión rusa en Ucrania, señala el informe.

El sector industrial y el servicios, los más afectados

Los datos afectan especialmente al empleo privado, que registró 92.900 pérdidas de puestos, por los 7.400 del público. Específicamente, por sectores, el de servicios fue el más afectado, con 96.300 parados más. Seguido de la industria (15.700) y la construcción (1.700). La agricultura, por su parte, es la gran beneficiada, con 6.300 trabajadores más.
 
La reforma laboral ya se deja notar. En este primer trimestre se registraron 164.00 trabajadores indefinidos más, que contrastan con los 209.800 menos con contrato temporal. De esta manera, la tasa de temporalidad bajó 1,17 puntos, hasta el 24,21%. Se mantienen por tanto la tendencia al alza del empleo indefinido, que en el último año ha crecido en 557.700 trabajadores.

Se desploman los autónomos y crece el empleo joven 

Los trabajadores por cuenta propia disminuyeron en 55.700. Una cifra considerable si se tiene en cuenta que en el mismo trimestre de 2021 el descenso fue de 12.300. Es decir, cinco veces más. Los jóvenes aglutinan la esperanza. Hay 6.600 trabajadores menores de 25 años más, bajando la la tasa de paro juvenil bajo hasta el 30,18%. Casi un 31% menos que enero, febrero y marzo de 2021.

Cara para la Comunidad Valencia y cruz para Cataluña

La creación de 39.900 nuevos puestos de trabajo sitúa a la Comunidad Valenciana como el líder de creación de empleo a nivel de autonomías. En la cara opuesta de la moneda se encuentra Cataluña, con la pérdida de 40.900 trabajos.

Le siguen Andalucía con 32.000 empleos y Canarias, con 16.700. En cuanto al paro, Andalucía (45.900 desempleados menos) y la Comunidad Valenciana (37.900) fueron las que más mejoraron. Con 68.500 parados más, la Comunidad de Madrid, Canarias (15.500) y Baleares, las perjudicadas.