NoticiasTrabajo logo ¿Qué hacer si el cajero se traga mi tarjeta?

¿Qué hacer si el cajero se traga mi tarjeta?

Hay varias razones por las que el cajero se puede quedar con la tarjeta. Pasos para actuar en esta situación y cómo contactar con la entidad bancaria.

Qué hacer si el cajero se queda con la tarjeta El cajero se queda la tarjeta
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

Los cajeros nos han facilitado la vida. Hoy día, es posible realizar en ellos un gran número de operaciones que, no hace tantos años, obligaban a aguantar largas colas en ventanilla. Lo normal es ejecutar los movimientos sin ningún problema, pero es posible encontrarse con alguna incidencia. Una de ellas es que no se nos devuelva la tarjeta de crédito o débito. Ante esto, cabe hacerse una pregunta: ¿Qué hacer si el cajero se traga mi tarjeta? 

Aunque es extraño, puede suceder. ¿Por qué puede quedársela? Los motivos, principalmente, son los siguientes: 

  • Superar el número de errores permitido para introducir el PIN. Responde a una razón de seguridad, para que nadie pueda sacar dinero en caso de robo o pérdida de la tarjeta. 
  • Tarjeta no válida: se produce cuando está caducada o bloqueada. 
  • Problemas técnicos o por corte eléctrico. 
  • Tarjeta olvidada: cuando el cajero detecta que se lleva un tiempo considerable sin actividad. Normalmente, según BBVA, si estuviera unos 40 segundos en la boca del cajero sin que nadie la recoja, a pesar los pitidos, este se tragaría. 

En caso de que encontrarnos en alguna de estas situaciones, existen dos protocolos de actuación, dependiendo de si la oficina bancaria se encuentra abierta o no. De ser así, bastaría con acudir a alguno de los empleados. Previa identificación, y tras comprobar que la tarjeta no estaba bloqueada por algún motivo específico, se devolvería al titular. Si la sucursal ya estuviera cerrada, habría que actuar de forma diferente. 

Qué hacer cuando el cajero se queda la tarjeta 

Son cuatro los pasos que hay que seguir si el cajero se queda con la tarjeta, independientemente de la entidad bancaria a la que se pertenezca. 

Llamar de inmediato al banco

El primer paso es llamar al banco para informar de lo sucedido. No tendrás problema a la hora de localizar el teléfono, pues todos los cajeros automáticos deber tener de manera visible un número para incidencias (normalmente es una pegatina), tal como exige la normativa de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios. A través de esta vía, podrás conseguir asesoramiento del Centro de Atención al Cliente de la entidad. Si no hubiera otra opción, habría que cancelar la tarjeta. 

Según los portales web de cada banco, estos son los teléfonos de atención al cliente correspondientes:

  • BBVA: 900 102 801.
  • CaixaBank: 93 887 25 25 y 900 40 40 90.
  • Santander: 915 123 123.
  • ING Direct: 91 206 66 66.
  • Sabadell: 963 085 000. 
  • Bankinter: 91 657 88 00.
  • EVO Banco: 91 090 09 00 y 900 813 846.
  • Openbank: 91 177 33 10 y 901 247 365.
  • Cajamar: 900 15 10 10.
  • Unicaja: 952 076 263 y 900 151 948. 

Permanecer en el lugar 

El paso anterior se debe hacer siempre desde el lugar en el que se encuentra el cajero, ya que el mismo podría devolver la tarjeta sin previo aviso. Por ello, conviene esperar un tiempo prudencial junto al terminal y realizar la llamada telefónica desde dicho lugar. Con total seguridad, el personal del banco solicitará varios datos personales para identificar al titular, por lo que conviene tener a mano la información relacionada con la cuenta y la tarjeta. Será también necesario si hubiera que bloquearla. 

Revisar los movimientos bancarios 

Incluso si se decide bloquear la tarjeta, es conveniente por seguridad revisar la cuenta bancaria para ver si se ha producido algún movimiento extraño. De encontrar algún cobro indebido, se tendría que contactar nuevamente con el banco para dar parte, lo más rápido posible. 

Solicitar una nueva tarjeta 

Una vez puestos en contacto con la entidad bancaria, la misma dará instrucciones para obtener una nueva tarjeta con las mismas características. Por lo general, no suele tener ningún coste y su recepción suele tardar pocos días. La nueva vendrá en un sobre junto a una clave para activarla, que después se puede cambiar si así se prefiere. 

Consejos para evitar que el cajero se trague la tarjeta 

Si bien es una incidencia que puede ocurrirle a cualquiera, hay varios consejos para evitar que el cajero se traque la tarjeta. El primero es ver previamente cómo se encuentra el terminal: si la pantalla no se ve con claridad, mostrando un software defectuoso, conviene sacar dinero de otro cajero. 

Otro truco es ver que la boca del mismo no se encuentre obstaculizada, permitiendo insertar la tarjeta con normalidad. De hecho, uno de los métodos que utilizan para hacer copias es colocar un pequeño aparato en esta rendija, accediendo a la cuenta bancaria. También hay que asegurarse de que la tarjeta esté operativa, con una fecha válida (sin caducar) y que no ha pasado por un gran periodo de inactividad.