NoticiasTrabajo logo Cuidado: las 5 cosas que debes revisar en tu coche antes de irte de vacaciones

Cuidado: las 5 cosas que debes revisar en tu coche antes de irte de vacaciones

Si no quieres sufrir una avería este verano o tener problemas en la carretera, estos son los cinco elementos que debes revisar obligatoriamente en tu vehículo.

Las 5 revisiones que sí o sí necesita tu coche antes del verano Revisiones obligatorias del vehículo antes del verano
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

Ya está aquí el verano. No hay más que ver la ola de calor que estamos pasando. Entre los remedios para combatir las altas temperaturas, está el coger el coche para escaparnos a la playa más cercana o irnos de ruta a la montaña. Eso sin hablar de que es el transporte que utilizan muchos para irse de vacaciones. ¿Está tu coche preparado para realizar todos esos kilómetros? 

Si la respuesta es no o tienes dudas, debes saber que hay que preparar el vehículo a conciencia. De lo contrario, podrías llevarte un susto en la carretera. De hecho, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), hasta 1,7 millones de vehículos sufren averías cada año durante los desplazamientos del verano. ¿Quieres ser uno de ellos? Si no quieres sumarte a este grupo, te conviene apuntarte los elementos básicos que debes revisar antes de marcharte o irte a disfrutar de tus días de descanso.

Revisiones básicas del vehículo antes del verano 

Desde Oscaro, plataforma especializada en recambios online, tienen las claves y revisiones básicas que se deben hacer en el vehículo sí o sí antes del verano. Una comprobación que te ahorrará más de un disgusto y sufrir problemas mayores que puedan arruinarte tus escapadas vacacionales. 

Comprobar la batería 

Es uno de los elementos fundamentales. De ella dependen funciones como el sistema de iluminación, el aire acondicionado, la radio… Así que hay que asegurarse que funciona perfectamente. ¿Cómo hacerlo? Encendiendo el vehículo varias veces y verificar que no aparece ningún piloto de avería en el cuadro de mando. También hay que ver si, al hacerlo, el coche arranca sin problemas. Otro aspecto importarte es verificar que el voltaje de la batería se encuentra entre los 12,5 y los 12,9 voltios, de lo contrario… De no ser así, toca cambiar la batería.

Neumáticos a punto 

Los neumáticos son la toma de contacto con la carretera, así que obligatoriamente tiene que formar parte de las revisiones básicas. Las ruedas no pueden estar desgastadas, pinchadas o sin los dibujos del neumático. Si se cumple alguno de estos signos, es un aviso de que es hora de cambiarlas. Asimismo, es importante comprobar que la presión es la adecuada: no solo por seguridad, sino porque nos permitirá ahorrar combustible. 

Revisar los frenos 

Otro de los elementos principales por razones obvias, ya que permiten parar el vehículo. En concreto, hay que revisar que las pastillas y discos de freno no estén gastados, encontrándose en las condiciones óptimas para emprender un trayecto largo. También hay examinar el líquido de frenos, pues tiene la función de ejercer toda la fuerza sobre el freno y hacer que estos funcionen.

Limpieza del aceite 

Conviene apuntarse cuándo fue la última vez que se cambió el aceite, así como verificar el nivel en el que se encuentra. Eso evitará fallos y averías en el motor. Su comprobación requiere únicamente un par de minutos: con el motor apagado y en frío, hay que abrir el capó y extraer la varilla que mide el nivel de líquido de aceite. Esta varilla muestra dos marcas que indican el mínimo y el máximo: si la mancha se encuentra justo entre ambos, el nivel es el correcto. Por el contrario, si se encuentra por debajo del mínimo, hay que rellenarlo hasta que el nivel sea el adecuado.

Funcionamiento del aire acondicionado 

No afecta directamente a la seguridad del vehículo como el resto de elementos, pero sí nos evitará más de un sofoco. Existen varias señales que indican que el aire acondicionado no funciona correctamente: desprende mal olor, no tiene fuerza aunque se ponga en los niveles más altos y hace que se acumule vaho en los cristales.