Sociedad

CaixaBank avisa sobre solicitar un microcrédito

Antes de solicitar un microcrédito, hay varios conceptos que se deben entender. CaixaBank lanza un aviso para explicarlos uno a uno.

Aviso de CaixaBank sobre pedir un microcrédito
Aviso de CaixaBank
Esperanza Murcia
 

Subida de precios. Es la consecuencia principal que están viviendo los hogares españoles ante el marco económico actual, golpeado por la elevada inflación. Se ha visto aumentado el precio de la luz, la cesta de la compra… Por lo que, muchas familias, se ven obligadas a pedir un préstamo al banco. ¿El problema? Que no siempre se pueden cumplir con los requisitos establecidos. En este caso, hay una alternativa: solicitar un microcrédito. CaixaBank ha lanzado un importante aviso sobre esta cuestión.

Primero de todo, conviene saber qué son los microcréditos. Como explica la entidad financiera, son una herramienta útil para financiar proyectos o afrontar gastos inesperados. Explicado de forma sencilla, son préstamos de importes reducidos que se conceden, especialmente, a personas o empresas que tienen dificultades para conseguir otros productos financieros. 

Partiendo de esta base, hay varios conceptos que, para CaixaBank, los interesados deben conocer antes de pedirlos al banco. Por ello ha elaborado una guía explicativa, donde se responde a las principales preguntas: ¿en qué se diferencian de un préstamo?¿Cuál es el periodo de carencia? ¿Qué intereses hay? 

Aviso de CaixaBank sobre los microcréditos 

A la hora de solicitar un microcrédito, CaixaBank avisa de que hay que entender distintos conceptos que interfieren en este tipo de préstamos. 

Diferencias entre crédito y préstamo

Se podría decir que los microcréditos son pequeños préstamos, pero lo cierto es que tienen diferencias. En los créditos se establece un contrato por el que el banco pone a disposición una cierta cantidad de dinero que se debe devolver junto a unos intereses en un plazo determinado. Sin embargo, posee un elemento diferenciador: no se tiene por qué acceder a todo el importe de golpe

A medida que se vaya devolviendo el dinero, se podrá disponer de más, siempre que no se supere un límite. Por el contrario, en los préstamos se accede al capital en una sola vez. Otra diferencia es que en el crédito el capital prestado no tiene por qué tener una finalidad prefijada, pero esto sí que se exige en los préstamos convencionales.  

Garantía 

Para pedir un microcrédito, no se necesitan avales ni garantías de otro tipo, algo que sí se exige en la mayoría de productos financieros, como ocurre con las hipotecas. 

Amortización 

Otro término importante es el de amortización. ¿Qué significa? La extinción gradual del crédito, que se va efectuando según se va devolviendo el dinero a la entidad financiera. Se puede realizar de forma total, cancelando el crédito con su reembolso, o parcial, entregando una parte. Para ello, normalmente se pacta un plazo de tiempo con la entidad, y puede estar sujeta al pago de una comisión. 

Comisión

Relacionado con el punto anterior, tenemos la comisión. Esta afecta a la cantidad total que se paga por el microcrédito, siendo el porcentaje que la entidad financiera percibe por prestar el capital. Existen de distintos tipos, pero las más comunes son las comisiones de apertura, que se abonan en el momento de formalizar el crédito. 

Cuota y capital 

El capital es el importe de dinero que se solicita al banco y se debe devolver (con intereses). Así, el capital amortizado es la parte que ya se ha devuelto, mientras que el capital pendiente es la cantidad que todavía queda por pagar. Por su parte, la cuota es el importe que se abona de forma periódica a la entidad bancaria, que normalmente suele ser mensual. 

A esto, habría que sumarle los intereses: la parte que se lleva el banco por prestar este servicio. Los más habituales son los de tipo fijo, que no varían, y los de tipo variable, que pueden cambiar dependiendo del índice de referencia asociado, normalmente el euríbor. Es la razón por la que, actualmente, se han encarecido las hipotecas variables. 

Carencia

Aquí se encuentra otra ventaja de los microcréditos: su carencia normalmente es mayor que la de los préstamos convencionales. Esto es, el periodo en el que no se deben pagar intereses o amortizar capital. De ese modo, se consigue ganar tiempo para generar ingresos y poder cumplir con las cuotas futuras.

TAE 

Son las siglas de Tasa Anual Equivalente (TAE), agrupando lo que cuesta cada año el crédito sumándole gastos, intereses y comisiones. Es vital para comparar distintos productos financieros. 

ARCHIVADO EN: