NoticiasTrabajo logo ¿Qué significa el día de Halloween y por qué se celebra?

¿Qué significa el día de Halloween y por qué se celebra?

Halloween es el resultante de la contracción “All Hallow's Eve”. Descubre qué significa y por qué se celebra en todo el mundo.

qué significa Halloween por qué se celebra
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

Llega octubre y con él Halloween. Cada año son más las personas que celebran esta fiesta y se lanzan a la calle con terroríficos disfraces a la voz de “truco o trato”. La noche del 31 de octubre, que este año cae en domingo, no deja de cosechar seguidores que ya están realizando los preparativos para que este día sea inolvidable. 

halloween

Pero, si nos paramos a pensar, ¿qué significa Halloween? No es una palabra que en el idioma español podamos asociar a ningún concepto. Ni siquiera del todo en inglés. Y es que esta festividad no viene de Estados Unidos como siempre se ha hecho creer. Hay que retornar hasta la Edad de Hierro y a la cultura celta en particular. Estos pueblos, situados en Irlanda, hablaban en gaélico de donde viene la palabra. 

Así, Halloween es la contracción de “All Hallow's Eve”, que significa “víspera de todos los santos”. La celebración también es conocida como “Noche de las brujas Samhain”, que proviene de nuevo del gaélico, significando el último término “fin del verano”. 

¿Por qué se celebra Halloween?

El origen de Halloween se remonta también a Irlanda y a la cultura celta. Regresando a la palabra “Samhain”, el solsticio de otoño coincidía con la celebración del fin de las cosechas. Durante esta fiesta, los celtas al acabar el verano se despedían del dios del Sol, Lugh, que era el que les proporcionaba energía durante las recoletas. 

por qué se celebra Halloween

Además de rendir culto a esta divinidad, estos pueblos tenían la creencia de que durante esta noche, la del 31 de octubre, la puerta que separaba el mundo de los vivos del de los muertos se abría y los espíritus de los difuntos podían visitar a sus familiares. Por ello se realizaban distintos ritos para conseguir establecer el vínculo con sus antepasados. Uno de ellos era el de dejar comida y dulces en señal de ofrenda, así como encender velas y dejarlas en las puertas para que los muertos encontrasen el camino de la luz. 

Por miedo a que además de los ancestros familiares pudieran llegar espíritus malignos, los celtas comenzaron a usar máscaras con motivos oscuros y de terror para ahuyentarlos. En cuanto a sus difuntos, celebraban banquetes en las tumbas de sus familiares como en una especie de reunión con ellos. 

Esta tradición se fue repitiendo año tras año en Irlanda. De ese modo, cuando los irlandeses emigraron a Estados Unidos se llevaron esta festividad con ellos. La celebración se fue propagando con éxito por todo el país americano hasta adaptarla a su propia cultura y extenderla al resto del mundo tal y como se conoce en la actualidad. 

A día de hoy, es una de las fiestas más importantes en los países anglosajones y cada vez más en España, donde ya parece indispensable disfrazarse, decorar casas y establecimientos, y salir puerta por puerta a pedir caramelos.