NoticiasTrabajo logo No tengo ganas de estudiar y tengo examen: consejos y trucos para animarse

No tengo ganas de estudiar y tengo examen: consejos y trucos para animarse

Estas son las técnicas infalibles y las mejores herramientas de estudio para motivarse a la hora de estudiar para un examen si no se tiene ganas de estudiar.

 

No tengo ganas de estudiar y tengo examen: consejos y trucos para animarse y consejos La motivación comprende un porcentaje muy alto a la hora de enfrentarse a un éxamen
Trini Rodríguez
Trini Rodríguez
Actualizado a:

A quién no le ha pasado alguna vez eso de tener un examen a la vuelta de la esquina y no tener ganas de estudiar. ¿Qué hacer en ese caso? Esta es la pregunta más frecuente entre los estudiantes, independientemente de si están estudiando la ESO, el Bachillerato, una carrera universitaria o incluso una oposición.

La raíz del problema surge de la falta de motivación. Todo ello unido a la también falta de organización y planificación de cara a saber cómo enfrentarse a una prueba académica con éxito. No parece una tarea sencilla, pero no hay nada de lo que temer. De hecho, se trata de algo que suele pasar más a menudo de lo que a todos nos gustaría.

Para resolver este continuo quebradero de cabeza, existen una serie de consejos y trucos para animarse y conseguirlo. Por lo que si de aquí a pocos días se deben realizar esos más que temidos exámenes, es recomendable seguir leyendo este artículo para así poder tener una actitud positiva y resiliente capaz de hacer que los apuntes se conviertan en pan comido. 

Técnicas y consejos infalibles para motivarse en los estudios y aprobar los exámenes

Antes de empezar, como siempre, es importante recordar el hecho de que más allá de los materiales que se necesiten, como puede ser el caso de un ordenador o una buena silla de estudio, por poner algunos ejemplos, lo más importante servirse de la ayuda de un espacio tranquilo, acogedor y accesible en el que el estudiante se sienta seguro y sin distracciones.

Es entonces cuando surge otra de las cuestiones más frecuentes: ¿es mejor estudiar en casa o en la biblioteca? Pues lo cierto es que no existe una respuesta que sea igual para todo el mundo, si no que dependerá en buena medida de en qué lugar se sienta más cómoda esa persona.

Lo que sí hay que tener claro es que parte de poder estudiar libros y apuntes, parte del hecho de conseguir calma y serenidad a nivel exterior, independientemente de dónde se encuentre el aspirante a conseguir un aprobado con nota. 

Más allá de los aspectos que tienen que ver con el entorno de estudio, saber cómo conseguir una mente fuerte pero, sobre todo, con determinación y con objetivos claros no solo a corto plazo, sino también en el tiempo, marcará la diferencia entre un aprobado o un suspenso. Así que una vez dicho esto, es momento de conocer las herramientas para motivar a los que no tienen ganas de estudiar. 

Trucos para motivarse

  • Tener presente la recompensa en todo momento: hay que recordar que cada uno de los esfuerzos hechos hasta el momento, por pequeños que puedan parecer, son un paso más hasta alcanzar la meta y conseguir el ansiado aprobado en el examen. No tires la toalla. 

  • La motivación es un porcentaje alto: se debe luchar a diario por tener una mente positiva, pero del dicho al hecho, como dice el dicho, hay un trecho. ¿Cómo se consigue? Hay que liberar cortisol y ello es un proceso cerebral que hay que se libera como respuesta al estrés y a un nivel bajo de glucocorticoides en la sangre. 

  • Hacer deporte: tanto si gusta como si no. Hay que intentar caminar como mínimo 45 minutos al día o alcanzar los 12.000 pasos y esto también tiene que ver con el cortisol. Hay que liberarlo y para ello se recomienda practicar algún tipo de ejercicio a diario, ya sea intenso o no, pero que permita que la mente se despeje y en cualquier caso descanse de los apuntes por poco tiempo que sea. 

  • Organización: Otro punto clave, de nada servirá llevar a rajatabla todo lo descrito anteriormente si no se cuenta con una rutina de estudios planificada. 

  • Ten claro el lugar de estudio: No hay que estar rotando de un lugar para otro de forma incómoda, aunque el espacio puede variar algún día, lo más aconsejable es contar con un escritorio fijo en que se pueda dejar listo todo lo que se vaya a necesitar para el día siguiente.

  • Usa un calendario: Dentro del plan, tener una agenda o calendario hará que se puedan ir señalando las metas a conseguir en el tiempo, sin dejarlas en el olvido. Algo que suele ocurrir muy a menudo.

  • Cronometrar: no tires el tiempo, porque aunque pueda parecer un tópico es oro y lo más importante en la vida de una persona. No por estar más horas sentado en frente de los libros se han a conseguir mayores resultados. Otro crasso error. Todo lo contrario, puede propiciar el aburrimiento más absoluto. Hay que intentar sacarle todo el jugo posible a los minutos y exprimir cada hora. Otra opción es ir poco a poco, con unas pocas horas cada día cuando bien se esté empezando a ir sumando más con el paso del tiempo o cuando la fecha del examen se aproxime. 

  • ¿Qué se busca conseguir? hay que solar con ello, por fantasioso que parezca porque permitirá segregar neurotransmisores que estimulan el control de las emociones y el estado de ánimo, como es el caso de la seritonina.