NoticiasTrabajo logo El Gobierno está dispuesto a subir el SMI, pero solo 19 euros

El Gobierno está dispuesto a subir el SMI, pero solo 19 euros

Los sindicatos reclaman una mayor subida del Salario Mínimo Interprofesional para garantizar el poder adquisitivo debido a la inflación.

subida salario mínimo interprofesional
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

Un máximo de 19 euros, ese ha sido el importe sugerido para la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que tenía como misión el Gobierno de España y los agentes sociales para este último tercer trimestre del año natural político y que se ha gestado en una reunión llevado a cabo en el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Es la primera de ellas y que ha servido para comprobar la cercanía de la posibilidad de llegar a un acuerdo. El segundo y definitivo round, del que salga el acuerdo final, se producirá el próximo 6 de septiembre.

Aunque el punto de partida del Gobierno se fije en 15 euros, ese 19 provienen del intervalo de precios que se extraen del informe elaborado para la causa del comité de expertos, que también adelantó previsiones para 2022 y 2023, con subidas consecutivas en ambos años de 31 en cada uno de ellos en base a sus cavilaciones. De hacerse realidad estas previsiones, se llegaría a los 1.000 euros de SMI en 2022 y a los 1.031 al final de la legislatura del gobierno de coalición PSOE y Podemos

La propuesta del Gobierno, que ha tratado de mantenerse en un rol conciliador entre sindicatos, Hacienda y Economía con esa propuesta de 15 euros situada en término medio de lo que recomiendan los expertos en base a la realidad económica española tras la pandemia en una negociación que se prevé ardua, encajaría con lo previsto: alcanzar hasta el 60% del SMI actual: entre 1.011 y 1.049 euros mensuales. Si obtuviesen luz verde estos términos, la subida del SMI se cifraría en un 1,57%. Es decir, de los 950 euros divididos en 14 pagas actuales, a los 965.

Nadia Calviño y Yolanda Díaz enfrentadas por la subida del SMI

La primera manga de la negociación para la subida del SMI ha hecho saltar chispas entre la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, y la ministra de Trabajo y número uno de Podemos, Yolanda Díaz. Mientras que la primera ha instado a esperar a comprobar de forma fehaciente señales de mejora económica y laborales, Díaz ha vuelto a insistir en equiparar el incremento del SMI a los 0,9% en los que se ha revalorizado los ingresos de funcionarios y pensionistas. “Esto no va de que gane Nadia o Yolanda si no de que un millón y medio de personas fuera de convenio tienen que regular su situación”, concluía Díaz a Onda Cero.

Al otro lado, los sindicatos, que reclaman que la cantidad propuesta por el Gobierno -que vuelve a ceñirse a las propuestas de los expertos tras tildársele de inconcreto- es insuficiente. ¿Por qué? Aluden, según los marcadores macroeconómicos como el IPC con una subida del 3,3% respecto a julio en agosto que el coste de vida ha aumentado. Concretamente, UGT y CCOO reclaman subidas de hasta 25 o 30 euros. “Con una inflación desbocada como la que tenemos, y con un incremento de alguno de los elementos de uso fundamentales de los trabajadores, es claramente insuficiente, justifica Pepe Álvarez, de UGT. 

Y también la patronal, que aunque se mostraba reticente en un primer momento, ha dejado la puerta entreabierta, con la misma postura que Economía: “¿A quién no le gustaría que los salarios suban? Yo soy el primero que digo que lo tendríamos que hacer. Pero pensamos que no es el momento porque venimos de un año y medio horrible”. 

Recuperación de la adquisición y la inflación, el debate a tres bandas 

Unidas Podemos, con Yolanda Díaz, a la cabeza, ha sido el brazo ejecutor que ha puesto mayor énfasis desde el Gobierno en esta medida. De la mano, aunque más radical, sindicatos. Y negando con la cabeza el Ministerio de Economía y también el de Hacienda y Función Pública, e incluso Pedro Sánchez, que prefiere pecar de conservador a pesar de que afirmó hace una semana que la subida del SMI era “inmediata”.

“El nuevo Gobierno, la sociedad civil y yo diría también que los agentes sociales estamos llamados a dos tareas fundamentales. La primera es consolidar la recuperación económica que estamos viendo en los datos macroeconómicos. Y la segunda que esa recuperación llegue al bolsillo de todos los españoles en forma de más empleo, en forma de mejores salarios, y en forma de pensiones más dignas. Porque no va a haber una recuperación económica si no es una recuperación justa”, afirmaba el presidente. 

Los datos de afiliaciones anticipados por Seguridad Social para el mes de agosto, con 19.480.000 afiliados, junto con las predicciones en España de algunos como el FMI, que pronostica que el PIB subirá un 6,2% en 2021 y un 5,8% en 2022, cargan, de momento, de razones a Unidas Podemos.