Economía
Declaración de la renta Ahorro e inversión Hipotecas Consumo

Qué es la estanflación y qué consecuencia tiene en la economía española

La inflación está a la orden del día, pero instituciones como el Banco Central Europeo o el Fondo Monetario Internacional alertan de los riesgos del estancamiento económico que pueden producir la subida de tipos.

Moneda de un euro flotando
Qué es la estanflación y qué consecuencia tiene en la economía española
Javier Martín
 

La estanflación ya es una amenaza real para Europa. Lejos de las optimistas previsiones del Gobierno de España, el Banco de España y el Fondo Monetario Internacional (FMI)  elevaron hasta el 4,3% la previsión de crecimiento española para este año pero la rebajaron un 1,2% para el que viene. Un contexto de ralentización económico generalizado, con el mínimo crecimiento posible -incluso las carteras de Alemania e Italia se contraerán-, junto a alza generalizada de precios de la inflación.

Todo ello resultado de las secuelas del parón generalizado tras la pandemia de la Covid-19 y otros obstáculos de consideración como la guerra en Ucrania. España recibe los elogios de las instituciones económicas por ser uno de los países miembros de la eurozona que mejor ha gestionado sus recursos en este 2022. Pero en 2023 va a pesar el coste de “la energía, la debilidad de la demanda y la política monetaria más estricta, la combinación de estas tres cosas”, avanza el consejero económico del Fondo, Pierre-Olivier Gourinchas.

Es decir, este año ha amortiguado mejor de lo que se esperaba los severos efectos del contexto, sin embargo, en 2023 la inflación pasará el peaje. Al igual que ocurrirá en el conjunto de la eurozona, donde el Banco Central Europeo ya prepara la tercera subida de puntos básicos para diciembre. Europa pasará de un IPC medio en 2022 del 8,3% al 5,7% en 2023 y su tasa de paro, del 6,8% al 7%.

"Elevar los tipos en este contexto contraerá aún más el consumo, retrasará las inversiones verdes y también deteriorará el mercado laboral", aseguraba Stanilas Jourdan, director ejecutivo de Positive Money Europe, tras la última subida de tipos del Banco Central Europeo (BCE), que los sitúa ya sobre el 2%. El FMI alerta que esto puede abrirle la puerta al fantasma de la estanflación.

Estanflación y sus consecuencias

Inflación o deflación son términos en boga. Algo menos la deflación. Este término económico se define como un periodo en el que el crecimiento es pobre pero lo precios suben. Proviene de la unión de los vocablos ‘inflación’ (subida de precios) y estancamiento (poca producción o actividad). ¿Por qué se produce la estanflación?

Normalmente porque hay un aumento abrupto de las materias primas que llevan a que la economía se desacelere o porque los factores monetarios, que al fin y al cabo son siempre los que lideran a la inflación, llevan a que los precios aumenten. Es decir, que la moneda pierda poder adquisitivo y que la economía se estanque en un crecimiento, como mínimo, muy pobre.

Este proceso no se ha llegado a consumar aún en ningún país, pero sí es un riesgo a tener en cuenta, tal y como alumbran y respaldan el FMI o el BCE. ¿Por qué? Están subiendo los precios de los bienes y servicios ya desde antes del coronavirus por factores monetarios a pesar de que sigue existiendo sobrecapacidad en la mayoría de esos productos. Segundo, es motivo de preocupación ya que el proceso de recuperación económica genera una visión sobre el producto interior bruto (PIB) equivocada. Se ve el rebote como si fuese un gran crecimiento. Pero en realidad, se debe tener en cuenta después, que indicará qué contexto económico hay que enfrentar.

El crecimiento de la productividad y del endeudamiento generan un efecto freno en la economía. Si a eso se le añade que se mantengan los agresivos estímulos monetarios y fiscales se genera como un ‘efecto triple shock’. Por un lado, la economía no crece todo lo que se esperaba, y, a la vez, los precios se mantienen elevados. Estanflación no significa que los precios suban un 20% y la economía decrezca. También puede ser que la economía crezca un 2% y los precios, un 3%.

Los consumidores son los principales perjudicados. Como en inflación a secas, se pierde poder adquisitivo y capacidad de compra ya que ni suben los salarios reales ni la productividad como debería. Asimismo, a nivel inversor, los sectores denominados de renta de posición o los que tienen más cercanía a los gobiernos también sufrirán especialmente por la actividad que llevan a cabo estos. Estos gobiernos suelen decir que la inflación es temporal o transitoria y se presentan a sí mismos como la solución aplicando controles de precios

Principales efectos de la estanflación

  • Mayor impacto en el sobrecoste de todo tipo de productos y servicios.
  • Mayor impacto en el sobrecoste de las materias primas.
  • Las subidas salariales no tienen por qué resultar la solución.
  • Problema para la rentabilidad de los inversores: la bolsa no tiende a subir.
  • Mayor brecha social: las rentas más bajas se verían más afectadas.
ARCHIVADO EN: