El sector hotelero, en alerta: casi 1.000 negocios cerrados y 30.000 empleos destruidos

El sector hotelero, en alerta: casi 1.000 negocios cerrados y 30.000 empleos destruidos

Según el INE, las consecuencias económicas consecuentes de la pandemia en los dos últimos años han hecho estragos en uno de los pilares económicos del país. Este verano, el gran examen.

El 15% de establecimientos hoteleros de Madrid por ejemplo siguen inactivos
Javier Martín
Actualizado a:

La crisis del Covid-19 ha dejado tiritando el sector hotelero, una de las principales fuentes de ingresos de la economía nacional. Las severas consecuencias de las restricciones sanitarias impuestas a lo largo de los dos últimos años han propiciado que 1.111 hoteles todavía se encuentren cerrados respecto al mes anterior de la llegada del nuevo coronavirus, contando con el supuesto de que no lo hayan tenido que hacer definitivamente.

La oferta hotelera en España ha perdido 107.091 habitaciones en los últimos 24 meses. Esto supone una bajada del 9,03%. Es una de las secuelas que sufre con mayor intensidad el sector global del turismo y que señala el último informe sobre la ‘Coyuntura Turística Hotelera’ elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado mes de febrero, que pone de relieve un retroceso general.

Además, en cuanto a los datos de empleo, subraya que se ha producido una destrucción de empleo estimada del 16,92%. Concretamente, unas 27.871 personas han visto perder su puesto de trabajo en este tiempo en el que la figura de protección laboral de los Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) han evitado males mucho mayores al respecto.

Melilla, Madrid y Baleares encabezan el estancamiento

Sin embargo, aunque el sector hotelero en general ha sido el que ha sufrido con mayor agresividad las consecuencias en su proceso de reactivación económica, no lo ha dicho al mismo ritmo según sus autonomías. Madrid, Melilla y Baleares, todas con un 15% de sus establecimientos hoteleros aún inactivos, están a la cabeza. Le siguen, con más del 10%, Aragón, Castilla y León y Extremadura. En el panorama contrario están La Rioja, Cantabria y Navarra, que a pesar de resultar ‘menos turísticas estadísticamente’, ya trabajan al mismo nivel de actividad que en febrero de 2020.

Sin embargo, el estudio también alude que algunos de ellos han aprovechado ese espacio de tiempo en el que estaban abocados mayoritariamente a las pérdidas para remodelar física o conceptualmente sus negocios. Por ello, muchos de ellos se disponen a reincorporarse a la actividad justo cuando dobla la esquina la época más esperada por el sector en casi dos años: el de este verano, que apunta a ser un antes y un después con la retirada de mascarillas y la inmensa mayoría de las restricciones.

El sector hotelero, casi tres cuartos en ERTE

Es el gran desafío, por tanto, del sector. El que marcará su frontera reciente más próxima en un panorama dominado por la incertidumbre y que compromete la rentabilidad a corto, medio y largo plazo. La eterna duda y el miedo se ha instaurado. Tan solo hay que echar un vistazo a lo que dicen los números. Según los últimos datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, más de 13.000 empleados relacionados con el sector turístico continuaban en ERTE en marzo. De ellos, el 67,7% figuraban con un paro total de su actividad.