NoticiasTrabajo logo Las 5 ventajas y desventajas de vivir en una casa prefabricada

Las 5 ventajas y desventajas de vivir en una casa prefabricada

Las 5 ventajas y desventajas de vivir en una casa prefabricada Aspectos a tener en cuenta a la hora de adquirir una vivienda prefabricada
Trinidad Rodríguez
Trinidad Rodríguez
Actualizado a:

Emprender la aventura de instalarse en una casa prefabricada no siempre es una decisión sencilla. Lo cierto es que si bien existen enormes ventajas a la hora de vivir en una vivienda modular, también existen otro tipo inconvenientes que conviene tener muy en cuenta. Pero antes de empezar a enumarlos, conviene saber a qué nos referimos exactamente.

Lo primero que hay que saber es que un innovador modelo de construcción modular que responde a un diseño arquitectónico que a nivel de infraestructura y materiales ya vienen construidos de fábrica. Esto se ve reflejado en el hecho de que se acortan notablemente los plazos de instalación y montaje. Es más, en algunos casos, cuentan incluso con los útiles del baño y también de la la cocina ya perfectamente preparados para entrar a vivir

casa prefabricada interior

Conviene señalar que existen dos tipos de construcciones prefabricadas. Las que se pueden mover de un lugar para otro, bajo el nombre de las mobile home o casas móviles, que normalmente incluyen ruedas para trasladarlas. Estos modelos normalmente no necesitan licencia de obra puesto que no se fijan en un lugar en concreto. Por otra parte, también se dan las que se fijan en un terreno en concreto. 

Las ventajas de apostar por una vivienda modular 

Si bien los precios fluctuan en el mercado inmobiliario, normalmente sus precios suelen ser más económicos que los de un hogar convencional. Suelen rondar entre los 50.000 y los 100.000 euros por cada 100 metros cuadrados, aunque dependerá en buena parte de la empresa que se contrate. Además, a todo ello hay que sumarle el alto grado de personalización que permiten.

Normalmente los nuevos inquilinos pueden apostar por los materiales que se quieren emplear durante el proceso de fabricación. Hay que tener en cuenta que se suele buscar opciones sostenibles y respetuosos con el medio ambiente pero, sobre todo, que no generen residuos a la naturaleza. Es el caso de la madera, por ejemplo.

casa prefabricada interior ventanal

Lejos de lo que se puede llegar a pensar, son realmente fuertes y aguantan a temperaturas adversas, como los terremetos o las fuertes rachas de ciento. Otro de sus puntos fuertes es la mayor eficiencia enegética, lo que marca la diferencia. Incorporan en muchos casos placas solares en el tejado que, al contrario de lo que se puede llegar a pensar, trabajan incluso cuando no hace sol

Las PassivHaus

Desde hace unos años atrás hasta ahora, entra en juego un nuevo concepto: las viviendas modulares pasivas o PassivHaus. Probablemente te estés preguntando porqué se llaman así. Su consumo en energías comos la electricidad, ahora rozando precios máximos históricos, o el gas se caracteriza por ser muy bajo o, en determinados casos, completamente nulo.

casa pasiva

Para conseguirlo tienen aislamientos exteriores adicionales de triple vidrio y persianas motorizadas. Es más, incluyen energías renovables generadores. Eso sí, los costen suelen ser más altos de lo habitual con un precio de salida de 1.400 euros + IVA (10%) por cada metro cuadrado. Pero ahí no acaba la cosa, porque también es capaz de cargar el coche eléctrico familiar.

Las desventajas de vivir en una vivienda prefabricada

Siguen siendo muchos los que todavía ven con recelo estos inmuebles, especialmente en la cultura española que las miran con prejuicios puesto que algunos países como Reino Unido o Alemania sí suelen ser más comunes. Se suelen asociar a la idea errónea en muchas ocasiones de construcción de poca calidad. Nada más lejos de la realidad si sabe elegir la compañía adecuada. A veces lo barato sale caro y aporta mala fama al sector.

casa prefabricada terreno

Otro tanto que hay que anotar son los altos costes de mantenimiento, aunque no siempre es así. Esto solo ocurre en determinados casos en los que se usa la madera y que con el paso del tiempo necesita una mano de pintura o algunos retoques. Se aconseja huir de los sistemas de entramados ligeros, que es un eufemismo que usan algunas multinacionales para decir madera. Ojo al dato. 

Entra en juego otro factor, el de la financiación. No todas las entidades bancarias están dispuestas a conceder nuna hipoteca por estas viviendas tan poco habituales. En este sentido, para realizar esta compraventa con éxito, los compradores han de contar con ahorros previos. Vamos, hay que dar una entrada de dinero importante.