NoticiasTrabajo logo ¿Son las casas prefabricadas realmente más baratas que las tradicionales?

¿Son las casas prefabricadas realmente más baratas que las tradicionales?

La constante evolución del sector de las viviendas modulares abre el debate sobre si el precio continúa siendo su mayor reclamo respecto al hogar de toda la vida.

¿Son las casas prefabricadas realmente más baratas que las tradicionales?
Javier Martín
Javier Martín
Actualizado a:

Los precios, en teoría más baratos, de las casas prefabricadas son, sin lugar a duda, uno de los mayores reclamos de este tipo de viviendas modulares, cuyas ventas se han disparado en España tras la pandemia y la reconsideración de un nuevo estilo de vida, más independiente, autónomo y alejado del bullicio de la ciudad. Y además, en un plazo sensiblemente inferior al que puede tardar un hogar tradicional. Generalmente las empresas cifran ese tiempo en torno a los 3 a 6 meses.

Atajando ese concepto, el de considerar la casa prefabricada como segunda vivienda, residencia estacional, casa de invitados o incluso almacén o cobertizo, es lógico y cabal, por tanto, afirmar que las viviendas modulares, ya que se construyen por módulos o estancias que luego se acoplan e instalan en el terreno, sean más baratos que los hogares convencionales.

Sin embargo, el sector de la construcción, ante la masiva demanda, ha evolucionado tanto que estas casas industrializadas logran llegar a ser mejores cualitativamente en cuanto a las de toda la vida. Y por tanto, a mejores calidades, mejores materiales. Por tanto, mayor es el precio. Todo ello sin contar con que, ahora bajo la lupa de las administraciones por su boom inmobiliario, cumplan los requisitos de edificabilidad o, que directamente sean consideradas vivienda como tal por ley. A la hora de la verdad, ¿es verdad que son más baratas?

¿Cuánto cuesta una casa prefabricada?

El abanico de precios de las casas prefabricadas es tan variado como sus diferentes modelos, casi infinitos. Esto se debe a que se puede elegir su diseño y participar activamente en el proceso. Dependerá de la utilidad a la que se le vaya a destinar, en la que intervienen diferentes factores:

  • Calidad de los materiales.
  • Diseños empleados.
  • Estructura de la vivienda.
  • Sistema constructivo.
  • Equipamiento, tecnología y el servicio ofrecido.

Además, de otros, tan importantes como los anteriores, pero que se suelen pasar por alto:

  • Estudio de viabilidad urbanística y geométrica.
  • Levantamiento topográfico y estudio geotécnico.
  • Estudio logístico para la viabilidad del transporte hasta el terreno.
  • Elaboración del anteproyecto, proyecto básico y de ejecución.
  • Todo el proceso relativo de instalación: dirección facultativa de obra, dirección de ejecución de obra, estudio y plan de seguridad y salud, coordinación de la seguridad y salud en la obra, controles de calidad de la ejecución, transporte de módulos a parcela de hasta 100 km, cimentación superficial, 10 metros lineales de zanjas para las acometidas de los suministros.

¿Es más barata una casa prefabricada que una tradicional?

Por tanto, según Atlántida Homes, concluye la empresa española especializada en el sector de las casas prefabricadas, por el perfeccionamiento del proceso y los materiales y los requisitos legales, los precios de una vivienda modular y de una tradicional acaban resultando similares.

Lo que acaban desnivelando la balanza son otras ventajas que ofrecen los hogares modulares como el coste cerrado de inicio, fabricación autónoma en fábrica que acota los tiempos e independiente a otras inclemencias, el ahorro de costes por la estandarización de procesos o la mayor eficiencia energética.