NoticiasTrabajo logo ¿Son compatibles las pensiones no contributivas con las contributivas?

¿Son compatibles las pensiones no contributivas con las contributivas?

A menudo muchos beneficiarios de una pensión no contributiva si es posible compatibilizar este cobro con el de una contributiva, aunque la respuesta es clara por parte de la Seguridad Social.

¿Son compatibles las pensiones no contributivas con las contributivas?
Diego Fernández
Diego Fernández
Actualizado a:

Ante el inminente cobro de las pensiones en el mes de septiembre, todos los pensionistas que van a recibir el pago de una pensión no contributiva por parte del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) esperan ya el momento del cobro. Pero no solo eso, sino que, de cara a futuras mensuales, se preguntan si podrían compatibilizarse con el ingreso de una pensión contributiva. 

Esta pregunta surge con el fin de aumentar los ingresos económicos que recibe el beneficiario de la pensión no contributiva que apenas supera los 400 euros al mes. Y que, en caso de haber más de un beneficiario en la misma unidad familiar, esa cantidad se puede ver reducida hasta los 322,24 euros mensuales para cada uno. 

Al ser dos pensiones prácticamente idénticas en cuánto al formato, ya que en el caso de la no contributiva sólo existen dos modelos, una pensión de invalidez y otra de jubilación, puede llegar a surgir esta duda. Pero la Seguridad Social lo aclara con el fin de que estos beneficiarios de las pensiones por no haber cotizado lo suficiente al INSS sepan hasta qué punto pueden solicitar o no una ayuda económica extra. 

Ambas pensiones no son compatibles entre sí

Lo cierto es que, tal y como explica el Instituto Nacional de la Seguridad Social, las pensiones no contributivas y las contributivas no pueden ser compatibles entre sí. Esta situación es debido a que, en el caso de que se reciba una segunda pensión, junto a la no contributiva, dejará de cumplirse uno de los requisitos principales por lo que se conceden.

El requisito es el límite de ingresos mensual que puede tener como máximo una persona que recibe una pensión no contributiva. En el caso de recibir un segundo cobro, supondría que el beneficiario supere el límite establecido por la Seguridad Social y, por lo tanto, que dejaría de recibir la pensión no contributiva en favor de aquella en la que reciba una mayor cantidad económica. 

Se recuerda que, para una persona que viva sola y sea beneficiaria de la pensión, ya sea por invalidez o por jubilación, que no haya cotizado lo suficiente a la Seguridad Social, no podrá tener ingresos mayores a 469,93 euros mensuales. Algo que choca de manera directa con el cobro de las contributivas, debido a que el dinero que se paga al solicitante, una vez se le concede, es mayor a dicha cantidad. 

Tanto es así que la propia pensión mínima de jubilación supera en 200 euros mensuales a estas pensiones no contributivas, por lo que hace incompatible que una persona pueda cobrar ambas prestaciones. En relación a la pensión mínima contributiva en España se puede ampliar información sobre las cuantías que se entregan a aquellos que se les concede a través del artículo sobre la pensión mínima de jubilación: requisitos y cómo solicitarla en 2021.

La pensión no contributiva tampoco es compatible con los diferentes subsidios

Pero la pensión no contributiva no es solo no compatible con la pensión contributiva, sino que tampoco se puede solicitar con ningún otro tipo de prestación ni subsidio si se está recibiendo.Todo ello debido al mismo motivo, y es que, al tener un límite de ingresos tan bajo, como son los detallados 469,93 euros mensuales, cualquier tipo de subsidio extra que se recibiese supera dicha cantidad.

Tanto es así que ni siquiera se puede cumplimentar con el Ingreso Mínimo Vital (IMV), una prestación que normalmente se puede compatibilizar con otros tipos de ayudas, siempre que no se superen los ingresos por encima del 70% del Salario Mínimo Interprofesional. Pero que superan claramente el dinero que una persona puede recibir con su pensión no contributiva.