NoticiasTrabajo logo Los 7 pueblos más bonitos de Andalucía para ir de escapada este puente

Los 7 pueblos más bonitos de Andalucía para ir de escapada este puente

Sea en el puente o no, tienes que visitar estos pueblos de Andalucía. Lugares con encanto que todo el mundo debe visitar una vez en la vida.

Los pueblos con más encanto de Andalucía para visitar este puente Pueblos con más encanto de Andalucía
Esperanza Murcia
Esperanza Murcia
Actualizado a:

El próximo lunes, 28 de diciembre, se conmemora el Día de Andalucía. Por eso, qué mejor forma de celebrarlo que viajando de ruta por los preciosos pueblos que conforman la comunidad autónoma. Siempre se ha hablado de la belleza del Sur, más allá de sus tradiciones y su arte, conviviendo entre sus provincias paisajes tan diversos que harán realmente difícil la elección de qué destino elegir. 

Callejas, casas blancas, mar, montaña, legado andalusí… Hay tanto donde elegir, que es imposible reunir en un solo artículo los enclaves andaluces que merece la pena visitar al menos una vez en la vida. Aún con esa problemática, hemos querido acercarnos escogiendo los siete pueblos más bonitos de Andalucía

Pueblos con más encanto para ver en Andalucía 

No te dejes guiar por el orden de esta lista, ya que los pueblos que se mencionan a continuación no están situados en un ránking. Son lugares, igual de bellos, que enamorarán a cualquier visitante. Ya sea para descubrirlos en el puente de Andalucía o más adelante, aquí van los pueblos que deberían estar en la hoja de ruta de cualquiera. 

Frigiliana (Málaga) 

En la comarca de la Axarquía, junto al parque natural de las Sierras de Almijara, se ubica Frigiliana. Declarado Conjunto Histórico Artístico, es considerado no solo uno de los pueblos más bonitos de Andalucía, sino también de España. Su centro histórico árabe es, además, uno de los mejor conservados del país. Las casas blancas se encaraman unas sobre otras, funcionando el propio pueblo como mirador sobre el Mediterráneo. 

Frigiliana
Frigiliana

Setenil de las bodegas (Cádiz) 

En la Ruta de los Pueblos Blancos hay un imprescindible: Setenil de las bodegas. Es uno de los pueblos más curiosos, ya que se esconde bajo las rocas horadadas por el río Guadalporcún. Su enrevesado entramado de calles es su mayor atractivo, contrastando sus casas blancas con los colores de la piedra que la acogen por encima. 

Setenil de las Bodegas
Setenil de las Bodegas

Cazorla (Jaén)

Las maravillas del Parque Natural de la Sierra de Cazorla se acompañan de su hermoso casco histórico. El Castillo de Yedra, de la época bereber, se roba el protagonismo junto a las ruinas de la Iglesia de Santa María, de estilo renacentista. Eso sí, es imposible no escaparse a sus alrededores para hacer una de sus muchas rutas de senderismo. 

Cazorla
Cazorla

Pampaneira (Granada) 

La Alpujarra de Granada no podía faltar. De entre sus imprescindible, el pueblo de Pampaneira es un rincón que derrocha autenticidad con sus “tinaos” y “terraos”, que conforman su arquitectura popular. Además de perderse por sus calles, hay que descubrir su artesanía y orfebrería, destacando sus jarapas y alfombras. 

Pampaneira
Pampaneira

Mojácar (Almería) 

Un pueblo de postal, así es Mojácar. Sus casas trepan colina arriba ubicándose el enclave en la Sierra de Cabrera, justo a la costa mediterránea. Sus calles laberínticas se entrecruzan entre sí en sus viviendas encaladas, una tranquilidad en contraste con la vida de las playas que bañan sus inmediaciones. 

Mojácar
Mojácar

Zuheros (Córdoba) 

Su caso histórico declarado Bien de Interés Cultural (BIC) ya podría ser suficiente reclamo, pero destaca también por ser la entrada a la espectacular Cueva de los Murciélagos. Situado en la Sierra Subbética cordobesa, merece la pena perderse por el conjunto de Zuheros precedido de un mar de olivos. 

Zuheros
Zuheros

Grazalema (Cádiz) 

Seguramente habrás escuchado mil veces su nombre en el telediario, especialmente en la sección del Tiempo, ya que Grazalema es el lugar de España donde más llueve. Gracias a ello se encuentran todavía densos bosques de pinsapares milenarios, los únicos que se conservan junto a los de la Sierra de las Nieves. Sus casas blancas con tejados rollos de arcilla rompen ese paisaje verde, siendo el enclave perfecto para cerrar este listado. 

Grazalema
Grazalema